sábado, 21 de julio de 2018

EL MOLINO DEL PONTÓN DE BILBAO-PRIMERA PARTE

el Pontón hacia 1890,foto de Hauser y Manet

EL MOLINO DEL PONTÓN,DON MÁXIMO AGUIRRE,EDUARDO COSTE VILDÓSOLA Y JOSÉ CECH Y HLADICK.
En el año 1523 existia la casa y la casería de Tristán de Leguizamón en Miraflores y se acometen las obras para la conducción de agua que pasa por sus tierras,en el Molino del Montón.
Era Comendador de la Orden de Santiago,capitán de lanzas en Italia,Preboste vitalicio de Bilbao,Capitán de guerra de Bilbao,Tristán apodado "el viejo"nació en Bilbao el año 1492 y murió en 1595.

En el año 1540 el matrimonio Juan López de Escoriaza y Teresa Luisa de Butrón,ella la dueña de la casa y el solar de Begoña,con los molinos del Montón.
El 14 de setiembre de 1553 Bilbao sufre una gran inundación.
El 20 de setiembre de 1571 Gregorio Gómez de Begoña Leguizamón era el dueño del molino del Montón.
En el año 1584 existía la fuente mayor de Iturburu que está en el Camino Real que va desde la villa al Ibaizabal.
Se construye un nueva presa en el Pontón en el año 1607.
La riada de 1593 causas daños en los molinos del Pontón junto al rio Ibaizabal. 

*Durante cinco siglos sufrió daños el molino del Pontón a consecuencia de las crecidas y grandes avenidas del río Ibaizabal.Incendiado en la primera guerra carlista sirvió de tumba a 31 jóvenes liberales.
El trayecto final del paseo de los Caños fue uno de los itinerarios más románticos y amenos de Bilbao.
Es muy posible que existiese a finales de la edad media un molino en el paraje del Pontón.
Es un lugar estratégico,está en el punto de mayor potencia hidráulica de Vizcaya y mas abajo la Isla de San Cristobal.
Primer molino se puede situar entre los años 1523 a 1593.
El segundo molino de 1642 a 1749,a finales del siglo XVII prescribieron los de uso y la ciudad  lo sacó en arriendo.
Tenía que dejar toda el agua para abastecer la Alberca,las fuentes,el matadero y la Carnicería de Bilbao,el agua llegaba a Bilbao por unos caños y era subido por unas muelas.


De la Biblioteca Hemeroteca Nacional de Madrid
El aguaducho de noviembre de 1737 arrastró el puente de San Francisco,cegó y dañó las conducciones de piedra del paseo de los Caños y dañó gravemente el molino.*
Pero fue peor la inundación de 1858,fue un miércoles día seis,empezó a llover a mares en Bilbao y a las once y media de la mañana el Nervión  rebosó el vivo de todos los muelles.
Caía el agua torrencialmente,engrosándose sus aguas y recogiendo la de sus afluentes que desemboca en Bolueta bravo e impetuoso.
A la doce y media el agua había invadido la Plaza del Mercado,la Ribera,el muelle del Arenal y reventado en la calle Correo uno de los conductos subterráneos.
Las calles Correo,Bidebarrieta,Plaza del Mercado,Ribera y Arenal se hallaban casi anegadas.
El cielo abría sus cataratas con un duro viento del noroeste,todo el que conoce Bilbao sabe lo expuesto que se halla a las inundaciones y algunas han pasado a la historia.
Se sacan de almacenes y depósitos de comercio las mercaderías más expuestas para ponerlas a buen recaudo.
Las narrias,carros de bueyes,las tandas de cargueras y cargadores,todos los mozos allí presentes encontraron ocupación.
La operación era importante,había grandes existencias de azúcar,cacaos y de harinas.
Un gran movimiento y una actividad inusual,se trasladó a tiempo la mercancía y solo algunos confiados sufrieron pérdidas.
No sucedió lo mismo en las afueras de Bilbao,en las proximidades del Nervión,la soberbia fábrica de Bolueta quedó anegada y la de los señores Ybarra en el Desierto.
Horrosamente bello el espectáculo que presentan los Caños,la Isla,la Peña y el Pontón.Las olas se desploman y chocan contra los peñascos.
La diligencia de Orduña no pudo pasar de Arrigorriaga,donde permaneció toda la noche y hubo que poner camas en la taberna.
Las verjas del muelle de la Ribera,del Arenal y la Sendeja han quedado rotas.
El puente de la Isla fue arrastrado por las aguas,un mulo se cree que salió nadando por uno de los molinos de la Isla y pasó por delante del Arenal,luchando con furor contra la corriente.
Una parte del convento de la Merced se desplomó con un terrible estrépito.
No hubo función teatral,tenía dentro de sus muros una vara de agua.
A pesar de la tragedia corrían por sus calles,lanchas y gabarras movidas por remeros,hasta la Plazuela de San Nicolás,el Víctor,Arenal y Bidebarrieta.
A las nueve de la noche unos cuantos jóvenes de los que forman el Círculo de la Pastelería,tuvo la felíz ocurrencia de meterse en una de esas barquillas recorriendo las calles,Correo y Arenal cantando Barcarolas.El efecto que produjo fue magnífico,con las luces que se reflejaban sobre las aguas,deslizándose hasta penetrar dentro de la Pastelería.
Las personas de más edad consultadas dicen que la avenida ha sido mayor que la de 1845 y la más grande de todas la del año 1801.



Las ordenanzas de la panadería del año 1798
Archivo de la Diputación Foral de Bizkaia

EL MOLINO DEL PONTÓN
En su funcionamiento era similar a otros molinos de Vizcaya,una presa sobre el cauce del río,la retención y acumulación de agua para aprovechar su fuerza motriz y de allí iba al edificio de la molienda mediante un canal en un depósito llamado antépara.
Había pocas innovaciones,se limitaban al tamaño de las muelas y rodetes,sustituir la madera por la piedra. 
En el año 1723 estaba el molino en arriendo,era de titularidad pública.En el año 1753 Ignacio Arróspide se halla al cuidado de los caños antiguos y nuevos,que van desde el molino del Pontón hasta la Alberca en la Plazuela de San Juan y de allí a las arcas y fuentes del Portal de Zamudio y calle San Miguel.
En el año 1790 la comisión municipal estudia aumentar la capacidad productiva para abastecer a la villa en sus necesidades y romper la dependencia de antiguos proveedores.
En el año 1793 Real Facultad para el establecimiento de una panadería,hornos y ampliación de molino del Pontón,acopios de trigo para su pósito.En la actualidad se cuecen 5.200 libras de pan de todas clases a precios moderados.
El 1 de agosto de 1794 le otorga una escritura de fundación el consistorio bilbaíno a Pablo Saráchaga y Antonia Ramona de Izarduy.Tienen que construir los nuevos hornos para la cocción del pan y adquirir 10.000 fanegas de trigo para garantizar el abastecimiento del público de Bilbao.
Según la Ordenanza para la panadería de Bilbao 18 de abril de 1798.
Para evitar la arbitrariedad de pesos y precios de los forasteros que surtían a la villa de Bilbao.

DON MÁXIMO AGUIRRE Y EDUARDO COSTE VILDÓSOLA
A mediados del año 1844 el molino estaba arruinado y el consistorio lo sacó a público remate.
Fue don Máximo Aguirre el que lo compró en agosto de ese año y así empezó a funcionar.
Formaba un complejo industrial valorado en 1.482.873 reales,la empresa,almacenes y terrenos adyacentes.
También quería hacer una fábrica de hilados,además del molino.Se llamaba la fábrica de Lencería-Miraflores.
En octubre de 1859 se produjo un accidente mortal,en el molino del Pontón.
Un operario fue encontrado completamente mutilado,se cree que el desgraciado se acercó a los dientes de la rueda y le cogió algún trozo de ropa y le mutiló.Así lo contaba la Discusión,a las nueve de la noche ya se estaba aceitando la máquina.
En el año 1871 había otras fábricas de harina en la proximidades,la de Juan Cruz Artiach en el año 1865,en la Isla y la Sociedad Zavala y Arnedo en la Naja el año 1871.
Han llegado hasta nosotros el nombre de algunos administradores del molino y la panadería.
Vicente Mariano de Urcullu en el año 1797.
Domingo de Urquijo en el año 1806 y posteriormente Pascasio de Olavarría.



retratos del pintor Juan Barroeta
autor del libro José Antonio Larrínaga
Máximo Aguirre Ugarte(Bilbao 29 de mayo 1791- +22 de marzo de 1863 en Abando(Bilbao).
Era un comerciante e industrial y representaba a la burguesía más dinámica de Bilbao.Su capacidad personal,inteligencia y visión de futuro se observan en todas sus iniciativas.
Era hijo de un comerciante de Galdácano Manuel Aguirre Ibarrondo casado con Francisca Antonia Ugarte Ugarte natural de Bilbao.
Máximo Aguirre se casó con Francisca Labroche Oreña,nacida en Deusto(1806-1867).
El matrimonio tuvo cinco hijos,Dolores,Eduardo,Ezequiel,Carlos y Julio.
Se especializó en cereales,harinas,productos textiles(yute,hilaza,lienzos).
Tenía su escritorio en la calle la Ribera y los almacenes en la Ribera de Olaveaga.
En el año 1861 era el comerciante más importante en el negocio de harinas junto con Nicolás Olaguibel.



Eduardo Coste Vildósola
retrato atribuido al pintor Juan Barroeta
del archivo de José Antonio Larrínaga
EN LA CALLE DE LA RIBERA
La calle de los escritorios y de familias de rentistas,comerciantes y propietarios.
En el número tres segundo piso vivía Evaristo Churruca,nacido en Motrico y de profesión ingeniero.
Casado con Ramona Calbetón y Blanchón donostiarra,vivían con tres hijos:José,Juán y María Teresa.
En el número cuatro, cuarto piso Francisco Vitoria de Lecea y Arana,propietario y nacido en San Juan de Luz.
Estaba casado con Concepción Mazarredo y Ugarte de Bilbao,con tres hijos Rafael,Teresa,Concepcción.
En el número seis segundo piso vivía,José Yirschick y Grumer,este señor llegó de Bohemia-Austria el año 1829,forma parte de un grupo de bohemios que se establecieron en Bilbao,los Yohn,Horn,Yanke,en mi artículo de Leandro Yohn hablo de todos ellos.
José estaba casado con Florentina Silveria Urigüen y la Concha y tenían tres criados.
En la calle de la Ribera quince en principal,vivía Aureliano Jaufret y Olalde,comerciante casado con Petra Muguerza,tenían seis hijos y dos sirvientes.

En el número quince segundo piso,Juan Basterra Isasi,comerciante,era viudo y con siete hijos.
Con él vivía su hermana Catalina soltera.
En el diez y siete principal,José Power Tejeiro de San Sebastián.Llevaba treinta años en Bilbao.
Estaba casado con Martina Zavala Echevarría y tenían cinco hijos.
En diez y nueve segundo piso,Julián de Basabe y Allende Salazar,propietario y casado con Teresa Ortíz de la Riva,con sus dos hijos Juan José y Gertrudis.
En la otra mano del segundo piso,Fernando Ybarra y Arambarri,comerciante,casado con María de la Revilla Ingunza,natural de Santander.
Con sus hijos,Fernando,Gabriel y Emilio.
En el tercer piso de esa casa José Vilallonga y Gipuló,nacido en Figueras el 13 de mayo de 1823 y casado con Rafaela Ybarra Arambarri y sus hijos.
Eduardo Privat Coste Vildósola,Privat era su primer apellido antes de quitárselo.Vivía en la misma calle en el número diez y ocho segundo piso.Con su esposa con Dolores Aguirre Labroche,la hija de Máximo Aguirre.


Dolores Aguirre Labroche
la mujer de Eduardo Coste
retrato de Juan Barroeta
autor y archivo José Antonio Larrínaga
*Tal como nos dice María Jesús Cava mesa en su artículo,una Estirpe de Emprendedores en el periódico Bilbao,marzo 2015.
Había nacido en 1818 en el castillo de Saint Martin de Seigneaux muy cerca de Bayona.
Era el primogénito del matrimonia Antonio Privat de Coste y Jacquet y Josefa Vildósola y Labayen y sus otros hijos Dámaso,Ramón y una hija Matilde.
Antonio Privat y Coste murió en 1835 quedando la familia en una situación económica muy delicada,pero todo mejoró con la boda de Matilde con  su tío carnal José Antonio Vildósola y Labayen nacido en Zeberio en 1789,un acaudalado comerciante,Síndico General de Vizcaya y Tesorero de la Junta de Comercio de Bilbao.Se casaron el 16 de julio de 1845 en la iglesia de Santiago de Bilbao*.
 Por parte paterna los Coste estaban emparentados con el francés,Carlos Hipólito Jacquet de origen parisino que llevaba residiendo en Bilbao desde el año 1861 de profesión comerciante y banquero con variado negocios,la familia vivía en la calle de la Estufa.
Eduardo comenzó a trabajar con su tío José Antonio
en la importación y exportación de trigo y la familia se trasladó de Vitoria a Bilbao y así empezó su trayectoria industrial en la villa.
En el padrón municipal de 1880 vivía la madre ya viuda,su hijo Ramón y su hija.La viuda figuraba en el censo como rentista y disponían de cuatro criadas.
Eduardo se casó hacia 1860 con Dolores Aguirre Labroche(1827-30 de diciembre de 1890).
Dolores en primeras nupcias se casó Juan Labroche y al enviudar lo hizo con Eduardo.
Máximo Aguirre murió el 22 de marzo de 1863 y Dolores recibió en herencia la fábricas de harinas del Pontón que pasó a dirigirla su marido. 

En el año 1873 dos máquinas de vapor se desembarcan en el muelle del Arenal,frente al Teatro Municipal.
Se habían fabricado en Barcelona por los señores Alexander y Hermano,los motores son de diez y veinte caballos nominales de fuerza motriz que se pueden elevar al doble en caso necesario.
El primer motor es para la fábrica del Pontón y el otro para los señores Arriaga de la fábrica de papel.
En los años 1870 Eduardo Coste era el Síndico del Bando Oñacino,con Cosme Echevarrieta y Pablo Galindez,vestigios de las antiguas disputas entre dos bandos enfrentados oñacinos y gamboinos durante siglos.
Eduardo Coste Vildósola fue toda la vida un liberal moderado.
También participó en los negocios de Baños de Mar Bilbainos,de los Sucesores Hijos de Aguirre,con la reapertura después de la guerra y el tran-vía de Bilbao a Las Arenas en 1877.
En la Compañía Euskalduna de Construcción y Reparación de buques.Socio de Santa Cecilia,vicepresidente de la Diputación Foral de Bizkaia,presidente de la Cámara de Comercio,en el año 1902 presidente de la Junta del Puerto de Bilbao.
Al morir Eduardo Aznar y de la Sota Presidente de la Compañía Bilbaína de Navegación.
Fundador y Consejero del Banco Bilbao y del Comercio y subcriptor del Ferrocarrilo Bilbao a Tudela.
Dolores Aguirre Labroche murió el 30 de diciembre de 1890 y donó al Hospital de Bilbao 1.250 pesetas.
En el año 1901 Eduardo Coste junto con su hijo Ramón,fundan la sociedad colectiva "Eduardo Coste Vidósola e Hijo"donde trabaja Carlos Cech.
Esta sociedad estaba dedicada a la compra venta de trigo elaborado con harinas,otros negocios y especulaciones mercantiles e industriales.
Esta sociedad operó hasta el 31 de diciembre de 1913.En febrero de ese mismo año muere su hijo Ramón y el 4 de setiembre fallece Eduardo Coste Vildósola Jacquet y Labayen en su casa de Las Arenas.En el año 1902 el rey le nombra Marqués de Lamiaco y también estaba en posesión de la Orden Civil de Isabel la Católica.
Al morir Eduardo donó 3.000 pesetas a la Casa de Misericordia y a la Asociación Vizcaína de Caridad.
Ramón estaba casado con Dolores Acha Garamendi,Carmen con Ramón Jaúregui Zabálburu propietario de una fundición en Amorebieta y Máximo que murió joven sin descendencia.
Bajada de Miraflores y entrada en Bilbao por Atxuri
Biblioteca Nacional de Madrid y Hemeroteca 




LA PARTIDA CARLISTA
Pero la tragedia se cierne sobre la fábrica de harinas del Pontón y de su gestor Eduardo Coste.
Así lo relata un hijo de Máximo Aguirre,lo narra el 21 de octubre de 1874 en le periódico La Época.
Se tuvieron que ausentar de Bilbao para atender los destrozos que nos hizo el río Arlanzón,durante las inundaciones del mes de junio,en la empresa de una importante fábrica de harinas,se llamaba el Molino de Henar.Años después se utilizó para obtener energía eléctrico para el alumbrado y a principios del siglo XX pasó a manos de Eduardo Coste Vildósola e Hijo.
Alaba la historia de su padre Máximo Aguirre ya fallecido y elogia su hermano político Eduardo.
Las dos fábricas trabajaban a pleno rendimiento,tanto la de harina como la de tejidos de Miraflores,bajo la atenta dirección de Eduardo.
Cuando sobrevino la guerra civil y el Sitio de Bilbao.
Un domingo 18 de octubre de 1874 fueron incendiadas las dos fábricas,por fuerzas carlistas de Gorordo y Durango a las once de la noche.
Apenas se había acostado el administrador y su familia cuando llamaron a la puerta los dos jefes carlistas acompañados de fuerzas ocuparon las avenidas de la fábrica.El que parecía el jefe que aparentaba tener unos treinta años,llevaba dos galones y sable colgado,espuelas y botas de montar y su compañero el conocido cabecilla "Alcate"armado con un trabuco y parecía servir de guía como conocedor del terreno.
Ambos jefes intimidaron al administrador,diciéndole que tenían orden de dar fuego a todos los edificios y le ordenaron que entregara las llaves de la fábrica y almacenes.
Con el semblante aterrado don Pascasio de Olavarría al oír semejantes intenciones,les recordó la gravedad del acto y la importancia de la fábrica que desde hace treinta años venía sosteniendo a más de cien familias e ingenuamente preguntó:¿Si no había algún otro modo de evitar la terrible catástrofe?.
Los citados jefes se desentendieron de todo lo explicado y de las súplicas,manifestando que seguían órdenes superiores y que si no se hacía lo manifestado serían fusilados antes de las ocho de la mañana.
El desesperado administrador manifestó que ante tan cruel resolución prefería perder la vida,a lo que contestaron que bien podía suceder las dos cosas.
Les mostró todos los salones de las fábricas,hasta la vivienda del molinero llamado Federico Lilló.
Con las llaves entregadas a los carlistas fueron prendiendo fuego a dichos edificios con los jergones del molinero y luego los almacenes.
Al molinero y su familia los condujeron al barrio de la Peña sirviéndose de las barcas que tenían preparadas para el paso de las fuerzas carlistas.
Fue el batallón de Durango el que incendió el molino al mando de un coronel.Se extendió con rapidez y solo quedaron las sólidas paredes.
Puente nuevo de Bolueta
Hemeroteca y Biblioteca Nacional de Madrid
Si el gobierno no ampara al propietario de la fábrica y lo indemniza en sus pérdidas ¿Que porvenir tendrán los industriales como Eduardo Coste?
que se han ocupado toda la vida de criar riqueza y prosperidad pública.
Eduardo Coste corrió con todos los gastos para volver abrir y se renovó con una nueva caldera de vapor y todos los adelantos técnicos de la época.Para la elaboración de un pan de calidad,por el procedimiento austro-húngaro,el nuevo nombre de la empresa lo decía "El Pontón-Viena".
Tenían que utilizar las harinas de mejor calidad con mezcla de levadura prensada con un procedimiento húngaro y moler hasta seis veces el grano.
En aquellos momentos los países centro-europeos eran los que tenían más sofisticados medios para elaborar y dar pan de calidad.


FIN DE LA PRIMERA PARTE
Archivo y Hemeroteca Diputación Foral de Bizkaia
Liburuklik
Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de Madrid
Historia del Molino del Pontón,Maite Ibañez,Alberto Santana y Marta Zaballa.Revista Ernaroa-mayo 1987
Diccionario Biográfico de los Diputados Generales,Burócratas y Patricios de Bizkaia 1800-1876 J.Agirreazkuenaga.








No hay comentarios:

Publicar un comentario