lunes, 20 de septiembre de 2010

COSTUMBRISMO BILBAINO-LOS CHIMBOS,9 DE SETIEMBRE DE 1858


San Antón y el mercado de la ribera año 1902
entrada a Bilbao por Atxuri año 1902

LOS CHIMBOS Y LOS CHIMBEROS:
"Cuentan que cansados los vitorianos del apelativo "Babasorros" comedores de habas,con el que los bilbainos los calificaban.Se tomaron la revancha y les colgaron el apodo de CHIMBOS,por la enorme afición que tenían por cazar unos pájaros pequeños,para los de Bilbao sus pajaritos los Chimbos eran cosa distinta.Nada que ver con los de otros lugares. De este añorante pasado solo queda el dibujo de Anselmo Guinea de finales del siglo XIX."En el país de los chimbos"Imanol Villa-Internet".,

Chimbo es un pajarito de cuatro pulgadas de largo,pardo por el lomo y blanquecino por el vientre,el Motacilla Ficedula de los latinos,el bocafigo de los españoles,el bec-figne de los franceses,el fig-pecker de los ingleses y el feige-schnepfe de los alemanes.
Es un pájaro muy interesante y pertenece a las aves trasmigradoras.Las especies principales que visitan nuestro país son cinco,pero el chimbero las confunde de tal modo,que comprende en el número desde  sylvia hasta la troglodita.Vienen a nuestro país desde África cuando los calores se hacen insoportables se secan las ramas y se mueren las hormigas,desapareciendo la sombra del que son amigas.Pasan el estrecho entran en Andalucía y se distribuyen en legiones por la Península,llegando a Vizcaya  por la primavera,donde se pasean y anidan,pero en corto número.La gran falange detenida en Andalucía tiene también que emigrar,llegando por agosto y setiembre,flacos extenuados a Vizcaya,en la época en que el sauce,la zarzamora,la madreselva,la alheña y sobre todo la higuera,le ofrecen apetitosos regalos.



de la Sociedad Bilbaína

Bajo el nombre generoso de chimbo,califica el chimbero muchas especies de este modo:chimbo de higuera,de zarza o mora,silbante,de maiz,hormiguero,silvestre,de corona roja,idem de negra,de agua y chimbo real.
Y no se crea que aquí acaba la lista,pues cuando mato uno desconocido le bautiza inmediatamente con el nombre de guión de chimbos,que le sienta como si le llamaran paloma del Óceano.

El chimbero que suele ser zapatero por lo general,es el cazador más extra vagante y antieconómico del país.Existe una notable  diferencia entre el chimbero zapatero,que es el verdadero cazador de chimbos y el chimbero propietario,del que no nos ocuparemos porque no lo es tanto.
El primero despierta en el alba,oye la primera misa y echada la parva,rompe la marcha,acompañado de un chicuelo y un perro,cuya especie va desapareciendo.Su traje  es todo lo más al del cazador.Una zamarra y un pantalón de Chinchón,grandes zapatones y una pesada gorra de nutria.
La significación de cazador le dan una escopeta,brujaca y el perdigonero y polvorinero,que  unas  veces van descubiertos y otros escondidos.
Apenas pone el pie fuera de la jurisdicción de Bilbao,carga su arma mortífera y ya cree ver hendir el aire a los chimbos o chirtas,charchares,chontas,chíos,chindores y chiflantes.

Un chimbo ha posado sobre una higuera;ved al cazador arrimarse con la mayor cautela,ya agachado,hasta tocar con la barba en las rodillas,sin pestañear,mirando al árbol hoja por hoja,sin descrubir a su victima;vedle con el rostro animado y el ojo atento seguir todos los movimientos del chimbo,levantar el arma cruel,apuntar,y pum¡...recibir el más soberano petardo,porque otro cazador,más diestro que el disparó unos segundos antes;vedle registrar los zarzales más espesos,abriéndose en las manos y rostro rasgaduras profundas para buscar el pájaro a quien descargó una tremenda perdigonada,pero que hiende el aire gozoso,aunque aturdido;vedle armado de una paciencia que envidiaría Job,delante de una higuera esperar horas enteras a que venga la incauta avecilla,etc.etc.

Después que el cazador empleó toda la mañana en recorrer las huertas y subir vericuetos,cansado y maltrecho,con el estómago vacío como el morral,se decide por fin a entrar en alguna taberna próxima.Si es en Baracaldo,la mesa de la casa de ZALBIDEA,se le aparecerá suculenta,pero tal vez recule ante la idea que su comida y la del acompañamiento costará más de 20 reales.Si se halla en Deusto recuerda las antiguas casas de PIA y de CHAGUEDA,deliciosos templos culinarios de los que tanto disfrutaron nuestros estómagos,pero cuya fama ha desaparecido ya.

Apenas pone pié en el umbral de la taberna cuando el perro arma camorra con tres o cuatro perros de otros tantos chimberos que han tomado allí posesión.Serenado el conflicto se insinua la conversación:
¿Cuantos han caído?le dice uno de los cazadores.
Seis chimbos y una chonta contesta con gravedad.
Pues en mi brujaca hay 27
No matados hoy
Hoy
No puede ser.
¿Como que no?
Porque el viento Sur que corre ningún cristiano,es capaz de matar tantos
Pues yo los he matado.
Si con perdigón de plata.
Con esta escopeta y con estas manos.
Pues no puede ser.
Pues sí
No señor.
Si señor...
Y levantando la voz a más y mejor,acabarían por levantarse las manos,si otra voz no viniera a
Poner coto a los desmanes
silencio al labio atrevido...
¡Chimbo! dijo en el momento que atravesaba el espacio un pajarito que fue a posarse en un roble cercano.A esta voz prodigiosa empuñan todos las escopetas y cautelosamente se aproximan al roble.
chimberos

No de zarza, replica otro
Yo creo que es chiflante
Pues yo hormiguero.
¡Quiá! le he visto la cabeza y es de corona roja;chimbo real.
Pero dobla a las doce la campana de la iglesia y nuestros cazadores descubiertos,rezan la oración del mediodía.Entrando la taberna coloca sobre la mesa una gran cazuela de sopa de ajo,que nuestros cazadores,cuchara en mano devoran en un santiamén.Sigue el pote de berza,habichuelas y garbanzos,chorizo etc...y viene en pos otra enorme cazuela de bacalao.
Entretanto el chacolí reconforta de tal guisa los estómagos,que los labios entonan la popular canción....ahora tan en moda:
¿Quién es aquella señora
que va por los andurriales?
La Pisquis,la peinadora,
detrás de los oficiales

Pero se aproxima la hora de emprender la retirada,y he aquí que los cinco cazadores,con los cinco canes amén de tres o cuatro chicuelos,se disponen a regresar a la villa.Poco a poco se ha cercan al Campo de Volantín,donde ya la noche les sorprende.
El zapatero no trabaja el lunes y el zapatero-chimbero ni aun el martes durante esta temporada;comienza la semana el miércoles y como el domingo gastó diez reales en pólvora y perdigón,resulta que el zapatero-chimbero es el cazador más caro y pobre que se conoce.

Anteayer,domingo salieron de Bilbao por sus diferentes avenidas este número de cazadores:Sendeja 103;Urazurrutia 83;Achuri 52;Zabalbide 52;Puente de Isabel II 39;Cruz e Iturribide 37;Verónica 22;Puente Colgante 11;que hacen un total de 404.Estos datos están tomados por los celadores que ocupan las avenidas nombras y no se cuentan los cazadores que salieron de víspera.Suponiendo por término medio que cada cazador matara diez chimbos,el domingo dejarán de volar 4.040 chimbos ¡Que horror!
En Bilbao se publicó un periódico con el nombre "EL CHIMBO" el primer número salió el 12 de Agosto de 1878,aprovechando el tirón de tal nombre.

Bilbao continuó siendo una ciudad pequeñita y entrañable, todavía en el año 1902  tenemos la noticia de un señor que vive en la Gran-Vía y protesta al Ayuntamiento de Bilbao,de que los serenos vocean la hora durante toda la noche y para que no se conviertan,en relojes despertadores privando del sueño a los vecinos de Bilbao.

Este artículo se recogió en el Noticiero Bilbaíno ,ponía fecha de cuando se escribió el 9 de setiembre de 1858,pero era de otro periódico bilbaíno más antiguo, quizás el Irurac-Bat.
Hemeroteca de la Diputación Foral de Bizkaia



EL ANTIGUO CAZADOR DE CHIMBOS
Seis de Setiembre de 1880-ARGOS,El Noticiero Bilbaíno
Laborioso,honrado,exento de ambición,con una salud a prueba de sabañones,y por conclusión,casado,esas son las principales cualidades que caracterizan a un cazador de chimbos.
Es laborioso,porque pertenece sin excepción a la clase de hombres que trabajan seis días a la semana.
Honrado,porque esta cualidad es corolario de la anterior.
Tiene ambición ,porque sus aspiraciones no pasan de la semana en que vive.
Goza de completa salud,y la necesita para cumplimento de sus deberes.
Está casado,si señor,y tiene un hijo que va a la escuela,como que el sábado por la tarde,al salir de ella más contento que Colón al descubrir el nuevo mundo,le oímos decir-Ves tú mañana voy con la escopeta-¿Con quién vas?Con el padre ¿Ya tienes escopeta tú? ¡Andaaa! ¡Mira que para ir con la burjaca......
Hay freses que expresan lo contrario de lo que se quiere decir.En este caso en el desprecio,se traslucía la envidia;porque es seguro que este parecía tener a menos ir con la burjaca,hubiera ido aunque,fuera haciendo de perro. debían o no podían dormir todos los de la casa.
El hijo prometió despertar a su padre:oficiosidad inútil pues esto no dejaría seguramente de abrir los ojos a las cuatro de la mañana en punto.
Al rapaz le picaban las pulgas o tiene hormiguillo según se mueve.Son las once de la noche y siguen despejados el niño y el perro.
No echa aquél en saco roto,el canto del velador nocturno.
Es media-noche y no hay novedad ni en la atmósfera ni en los párpados del muchacho.
La una y....nublado!
Nublado! esto es grave.Solo queda la esperanza de que el sereno se halla equivocado,o de que el nublado sea pasajero.Pero ¡ah! una hora después son las dos y....lloviendo.Si toda aquella agua cayera sobre el desgraciado muchacho aquel,es bien seguro que no lo dejara más frío que le dejo el canto del sereno.
!Lloviendo su gozo en un pozo.
!Adios escopeta y chimbos y auditorio escolar del lunes y....
Dos horas después su padre lo llama inútilmente;esta en el primer sueño y no es fácil despertarle.A fuerza de sacudidas abre por fin los ojos en el momento que su padre le dice:
Vamos Mariano que es tarde.
Pues ¿que hora es?replica el niño con voz somnolienta.
Las cuatro van a dar
¿Está lloviendo?
Esta frase la pronuncia el muchacho de un modo que no es posible adivinar si desea que la contestación sea afirmativa.En aquel momento el sueño puede en él casi tanto como el deseo de ir de caza.
No dice el padre.Va a hacer un día magnífico.Con el siri-miri de esta noche.
Aquella noche se cenaba tempranito porque había que madrugar,y el muchacho daba la mitad de su ración a morito porque creyó su deber el tenerle bien preparado y además porque él no tenía ni pizca de gana.
A las nueve a la cama.Pero no
Pero poco efecto podían hacer las palabras fuesen cuales fueran,al venturoso cazador en ciernes,pues no dio lugar a oírlas.Más ligero que caballo desbocado y más puntual que de costumbre,llegué a su casa,sudando y jadeando,pero con aliento suficiente para gritar desde la puerta:
¿Ya ha venido el padre?
No,observa que está el sombrero sobre una silla,el gozo le ofusca,hasta el punto de volver a hacer  la misma pregunta-Si hombre, si,en la cocina está.Pero oye,recoje las buenas tardes que has dejado olvidadas a la puerta.
Buenas tardes....¿Que está haciendo Usted padre?
De pie próximo al hogar de la cocina,había un hombre  como de 45 a 50 años,en cuyo semblante,llano,rubicundo y liso y llano como la palma de la mano,rebosaba una completa satisfacción.

En aquel momento separaba del hornillo una teja sobre la que extendía cuidadosamente parte de la pólvora que tenía en un paquete.
Poco después sacaba el combustible echado en la teja,dentro de un polvorín de cobre.
Era necesario observarle para comprender la importancia dada a todas estas operaciones.
Ya en su alcoba,reconocía la escopeta minuciosamente y colocaba los chismes todos de caza por orden de categoría.
El rapaz no perdía uno de los movimientos de su padre y delante de ambos iba,de un lado a otro de la casa,morito el perro chimbero,raza que ha desaparecido casi por completo a impulsos de la civilización y de la strignina o nuez vómica.
Enseguida empezó la operación de hacer tacos,en lo que le ayudaba el hijo con una destreza sin igual.Un libro forrado de pergamino,quedó poco más que la cubierta merced a la prisa que el muchacho se daba por arrancar las hojas.
Ya bastan dijo el padre
¿Y si luego nos faltan?
!Que nos han de faltar¡
Si hay para matar todos los chimbos de este año.
El chico arranca media docena de hojas y las guarda en la burjaca,por si acaso
De noche tiene que haber muchos chimbos.
Se viste por fin el niño a tropezones.
Su madre ha tenido de víspera mucho cuidado de colocarle a los pies de la cama la ropa que había de llevar,que no es la de todos los días de trabajo,ni mucho menos la de los domingos y fiestas de guardar,si  no aquella que ha servido para estas y las otras.
También su padre viste un traje que no es el que lleva al escritorio y que está muy lejos de ser de gala.El color de la ropa es de pasa,y las hechuras tienen también mucho de pasa...en tono de do.
Mientras la criada hace el chocolate van a misa padre e hijo;y delante de ellos rompiendo la marcha el morito aullando y ladrando de alegría y haciendo rabiar de desesperación a los vecinos a quienes despierta.
Cumplido el tercer mandamiento de la ley de Dios vuelven a casa donde encuentran  preparado no solo el chocolate que lo toman a medio sorbito,si  no tienen unas magras metidas dentro de un fot caliente,que va a parar a la burjaca.
 Ya ha llegado la hora de marchar.
El cazador se cruza sobre sus hombros el polvorín de cobre y el perdigonero de cuero,cuelga de los de su hijo  la burjaca,coje la escopeta de manos de este y ...andando.El perro va siempre por delante,despertando a los que no había despertado antes y volviendo  a despertar a los que después de haberles despertado habían vuelto a cojer el sueño.
Una vez fuera de Bilbao carga la escopeta,tomando parte el muchacho en esta operación,como en todas las otras,bien adelantándose a dar un taco a su padre,e bien tocando el cañón de la escopeta mientras su padre ataca.
Concluida esa operación previa marchan perro,hijo y padre con ojo avizor,hasta que dice este último sottovoce:
Mariano atrás!¡Atrás morito!
El cazador avanza solo,dos pasos más apunta y ...vuelve a colocar la escopeta en el hombro,porque ya no parece el chimbo que creyó distinguir en unas zarzas.
¿Que era padre?
Un chimbo de zarza
¿Caray! si hubiera esperado un poco
Hay que advertir que el hijo del antiguo cazador de chimbos se hallaba  generalmente en carácter.
Poco más allá se repite la misma operación de llamar a retaguardia al hijo y al perro.Ambos obedecen contentos e impacientes a la vez.
El cazador mueve la cabeza a uno y otro lado para tratar de distinguir en un espeso matorral el objeto que debe servirle de blanco.Seis veces lo menos se ha echado a la escopeta a la cara,y cada vez que la  ha bajado de la dirección horizontal,el muchacho se ha rascado la cabeza detrás de las orejas y el perro ha bajado las orejas y la cabeza.
Por fin apunta y....¡pun! porque es de advertir  que el verdadero cazador de chimbos tira siempre,con muy poca carga a fin de meter a la pieza con el menor destrozo posible.
Al compás del estruendo  echan a correr hacia donde iba dirigida la apuntería,el muchacho y el perro,este por instinto,aquél por afición.
Busca por aquí,busca por allí,pero ni el can ni el muchacho dan con el difunto.El cazador después de cargada nuevamente la escopeta,trata tambien de encontrar lo que inútilmente buscaban hacía rato sus dos compañeros.Inútil ayuda,solo consigue salir arañado de los espinos,pues el chimbo no murió,o sí murió debieron enterrarle sus compañeros bajo siete estados de tierra.
Abandonan por fin el lugar de la refriega,no sin que el muchacho dejase de  volver dos o más veces para tocar una hoja o una piedra cualquiera que a él se le antojase ser el chimbo muerto,ni sin que el perro quedase aún olfateando hasta oir el silbido del cazador.
Por todas partes por donde van se oye fuego graneado,y cada tiro que se oye hace en el niño el mismo efecto que si lo tirasen a él,todos mataban chimbos,menos ellos.Y sin embargo debo decir en honor a la verdad,que sucedía en muchas de aquellas salvas lo que sucedía con la anterior de su padre.
Sería tarea prolija y cansada para mis lectores si yo me refiriese aquí todas las peripecias y trabajos de un cazador de chimbos.Solo una conversación tenida entre los aficionados que despues de haber corrido de la zeca a la meca se reunen a comer en una de las muchas tabernas sembradas entorno a nuestra villa,podría dar idea de lo divertido que es sudar la gota gorda,romper calzado,comer peor que en su casa y concluir por volver a ella una hora despues de anochecido,rendido y cansado y trayendo las más de las veces,como recompensa de su trabajo,un pajarito que no lo quiere ni el mismísimo gato.
La caza de chimbos de hoy  no se parece en nada  a la caza de chimbos de hace cuarenta años.Merece la pena pues capítulo aparte.

LOS CAZADORES BILBAÍNOS 12 de Octubre de 1896
Empeñados los cazadores bilbaínos en que se les permita cazar(si a mano viene) los chimbos y las calandrias,van a elevar,si no lo han hecho una respetuosa solicitud al Señor Linares Rivas diciendo que esos pajarillos,no son insectívoros y por consiguiente están dentro de la jurisdicción de su escopeta(de la escopeta de los cazadores).
Además( parece que añaden estos,Excmo. Señor,si no podemos cazar ni chimbos ni calandrias)¿A que quiere V.E. que dediquemos la escopeta?
Y si es posible que el señor Linares Rivas les conteste:
-Dedíquenlas,ustedes a la caza de tagalos y mambises(guerra de Cuba y Filipinas).La ley es la ley,y yo no puedo vulnerarla.
En ese caso presentaremos la dimisión de cazadores,con lo cual perderá el Estado anualmente una porción de miles de pesetas.
En cuanto a las calandrias y los chimbos han sabido esto se han reunido en la vega de Baracaldo y han nombrado una comisión para que vaya a Madrid y se presente al Señor Cánovas del Castillo.
La voz cantante, la llevará una calandria la cual insistirá en que ellos son efectivamente insectívoros,y por tanto no debe alcanzarles la mostacilla.
Por otra parte,señor presidente¿Para que son las leyes?.La ley nos declara exentos del servicio militar,digo de los perdigones de nuestros enemigos,y nosotros pedimos el cumplimiento, nada más que el cumplimiento de la ley.
Que es bastante pedir en una nación donde se hacen las leyes para que podamos tener el gusto de faltar a ellas.
Si el Señor Cánovas toma informes del Señor Navarro Reverter,posible será que este,en cuanto se entere de que peligran una porción de miles de pesetas,salga diciendo que lo primero y principal son los cuartos,y que por consiguiente,los cazadores bilbaínos pueden cazar no solo chimbos y calandrias,sino también murciélagos  alevosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada