sábado, 21 de noviembre de 2015

LOS HERMANOS BECQUER TOMAN LOS BAÑOS DE MAR EN ALGORTA Y OTROS DETALLES DE SU VIDA



Calle popular de Bilbao año 1864,dibujada por Valeriano
Becquer.Puede ser las Calzadas de Mallona.
Archivo Nacional de Madrid
PRIMERA PARTE:

Valeriano y su hermano Gustavo fueron amantes de conocer en sus viajes toda España.
Entre los lugares que recorrieron uno de ellos fue la playa de Algorta,Bilbao y otros puntos de la geografía vasca.

Gustavo Adolfo Bécquer llegó 
a Madrid hacia el año 1854.
Su tio le dio treinta duros para hacer el viaje a la capital y se hospedó en una casa de huéspedes en la calle Hortaleza,diez y seis años vivió en la capital de España.Seis de bohemia desteñida y trágica y los restantes de un modesto pasar.
Recorrió todo el calvario de la miseria,empleado con tres mil reales anuales a cesante,escribió en periódicos como:El Mundo,el Porvenir,La España Artística y literaria.....
También su hermano el pintor fue a Madrid,Valerianos los dos se profesaban un excelente y fraternal cariño.
Gustavo era delgado,de buena estatura,rostro embelesado y simpático,grandes ojos oscuros,llenos de dulce melancolía,usaba corta perillo y barba corrida.La melena con grandes bucles que acariciaban al caer lacios,con una frente despejada y soñadora.
Era tímido,pálido y enfermizo,su naturaleza física débil.
El destino injusto y cruel le acosaba causándole dolencias,la más incurable y dolorosa la del alma.
No se quejaba,ni contaba a nadie sus dolores,cuando se quejaba era a solas con un lápiz y un papel. 

En Madrid conoció y entabló amistad con Antonio Trueba.
Este era mucho mayor que él,había nacido el 24 de Diciembre de 1819 en Montellano(Bizkaia).
La infancia de Antonio trascurre en el mundo rural hasta el año 1834,con quince años su padre le quiere librar de la guerra y le manda a Madrid.
En Madrid trabaja en la ferretería de sus tíos y se va formando de una manera autodidacta.
Algunos años después entra a trabajar en el ayuntamiento de Madrid y lo compagina con el periodismo.
En el Correo de la Moda coincidieron Trueba y Bécquer y en otros periódicos de la capital.
Fue Trueba el que le habló de la belleza de Bizkaia,de sus playas y de sus baños de mar.
Tanto él como su hermano el pintor hicieron sucesivos viajes a San Sebastian y Algorta.
Los datos más fiables de su estancia entre nosotros los situan entre el 14 al 19 de Julio,hasta el 3 de Agosto de 1864.
Valeriano pinta personajes y paisajes,Gustavo hace el relato de todo lo que ve.


TIPOS VASCONGADOS:
La pesca de la sardina en los pueblitos de
Lequeitio,Santurce,Portugalete.
Las muchachas llevan la pesca para vender a la ciudad y no tienen otros recursos que los que generosamente les ofrece el mar.
Algunos sirven en buques mercantes y si pueden reunir algún dinero para sus estudios y obtener el título de capitán.
Se retiran de la carrera de América y en su costa se dedican al tráfico de la pesquería.
Bilbao año 1864,Valeriano Becquer
puede ser el Arenal.
Archivo Nacional de Madrid

EL MERCADO DE BILBAO
Como la mayor parte de las poblaciones marítimas se distingue Bilbao por la elegancia de sus construcciones modernas,por el aire de bienestar que respiran sus calles rectas,limpias y desahogadas,el puerto le presta vida y animación.
Bajan las aldeanas trayendo esta un cesto de frutas,aquella un par de gallinas,la otra una brazada de legumbres.
Se mezclan con las vendedoras de sardinas frescas que llegan a primera hora desde Santurce,Portugalete,Algorta....
Un caso peculiar,todo lo que está a la venta en el mercado,son las mujeres vendedoras.Algún aldeano con su boina de color y con su imprescindible paraguas bajo el brazo,vienen acompañar a las muchachas desde su pintoresco caserio en el que habitan.

LA SARDINERA
Muchachas de tipo acabado,agilidad y gallardía,la hermosura de la forma,la fuerza y la elasticidad de sus movimientos con el cesto en la cabeza,las ropas flotantes y los pies desnudos.
Van dejando una ligera huella en la arena de la playa y van corriendo a lo largo de la costa,trepando con pasmosa seguridad por los peñascos que baten la ola y antes del mediodía van a vender al mercado de Bilbao,después de recorrer dos o tres leguas.



EL MONASTERIO DE VERUELA
Aparece una grave crisis de su enfermedad que le lleva con su familia a Sevilla,donde se reune con Valeriano que durará hasta bien entrado el año 1864.
Gustavo Adolfo Becquer escribe una carta a finales del mes de Abril de 1864 desde el Monasterio de Veruela.
La carta va dirigida a su suegro el doctor Francisco Esteban,natural de Pozalmuro y residente por aquellos años en Noviercas.
Este era un  médico que ejerció su profesión en Madrid.
Valeriano Bécquer
Biblioteca Nacional de Madrid
La hija de Valeriano Becquer dice que era oculista y allí acudió Becquer a curar su dolencia, otros historiadores lo ven como ¿especialista de enfermedades venéreas? que fue según se dice el que trató al poeta.
A finales de 1864 por la amistad con el ministro González Bravo,le da el puesto de "fiscal censor de novelas" que lo ejercerá con un paréntesis de un año hasta finales de 1868. 

Durante en el año 1858,estuvo meses en la cama aquejado de una terrible enfermedad,que no detallan y algunos de sus biógrafos se decantan por la enfermedad venérea. 
En su convalecencia conoce a la joven cantante de ópera Julia Espín,hija del maestro Joaquín Espín Guillén,Julia es la supuesta inspiradora de sus rimas. 
La hija de su médico se llamaba Casta Esteban,era una bellísima mujer con la que contrajo matrimonio en el año 1861 a la vuelta del Monasterio de Veruela al pie del Moncayo.
Una mujer a la que amó con locura,pero de ella se dice que era caprichosa,voluble y fría.
La voz del pueblo atribuye al poeta estos versos:
*Yo con Casta me casé,
porque la creía casta,
yo por casta la adoré,
y hoy reniego de su casta.*





Una romántica imagen de Gustavo
Adolfo Bécquer
Biblioteca Nacional de Madrid
Y esta es la carta que el poeta escribe a sus suegros:*Queridos padres después de haber estado un mes en Madrid,me encuentro en el Monasterio de Veruela en el Moncayo bastante recuperado.
Gustavo hacía viajes al Monasterio, estaba enfermo del corazón.
Llevaba colgada al hombro la escopeta,anduvo mucho,filosofó más y no cazó casi nada.
*Frente al arco que queda a la entrada del primer recinto de la abadía se extiende una larga explanada de chopos,tan altos que cuando agita sus ramas el viento de la tarde,sus copas se unen y forman una inmensa bóveda de verdura.Por ambos lados del camino y saltando y cayendo con un murmullo apacible por entre los retorcidos árboles corren arroyos de agua cristalina y transparente,fría como la hoja de una espada y delgada como su filo.*

Casta y el niño están bien,voy a ver si vacuno al niño y lo llevo a Noviercas.
Gustavo remite al Contemporáneo,las célebres Cartas desde mi Celda que se empiezan a publicar.
Pasaremos algunos días en Noviercas,los negocios no han salido demasiado mal,estaré con vosotros hasta junio y luego iré a tomar los baños de mar a Bilbao.*
La playa de Algorta año 1864
de Valeriano Bécquer
Archivo Nacional de Madrid
Estamos a finales del mes de Julio de 1864,los hermanos Becquer acuden a la playa de Algorta.Mientras el poeta toma los baños de mar recomendados para su salud.
Valeriano se dedica a dibujar paisajes, personajes,lugares y gentes,croquis y su lapiz romántico.Registra todo lo que sus ojos ven interesante.
La mujer de Gustavo trata de domesticar las rebeldías de su primer hijo Gregorio nacido en Noviercas el año 1862,luego vino Jorge en el año 1865 en Madrid y el más pequeño Emilio,que nació en Noviercas en el año 1868.
De este último hijo algunos historiadores creen que es fruto del adulterio,con el Rubio de Noviercas.

*Hará cosa de quince días cuando no sin haberme dado antes mi remojón de costumbre y mientras respiraba la freca brisa del mar de la deliciosa playa de Algorta,desdoblé un periódico de Madrid...........*

*Ola fresca transparente y verde que en la playa de Algorta me brindaste con tu música de murmullos alagadores y tu espuma dispersa el aire en menudo rocío,si el eco de mis lamentaciones llega en el aire de la brisa a la distante playa a donde después de besar las costas española.....*

¡Olas gigantes que os rompéis bramando
en las playas desiertas y remotas,
envuelto entre la sábana de espuma
llevadme con vosotros!

Como la ola a la playa viene 
silenciosa a expirar.........

El 14 de Agosto 1864,sale de la estación de Chamartín en Madrid a las cinco de la tarde el primer tren de línea en dirección a la estación de Hendaya(Francia),ferrocarril del Norte de España y en el vagón de los periodistas viaja Gustavo Adolfo Bécquer,redactor del periódico El Contemporáneo.

Las noticias de Madrid,domingo 30 de Julio de 1865 decían:Nuestro querido compañero Gustavo Bécquer ha salido en dirección a San Sebastian a tomar baños.
Pero esto no quiere decir que haya tocado a término su idilio de poeta de las rimas con la belleza de la costa vizcaína.

El final del año 1864 hasta primeros de 1865 fueron los mejores para él.Vivió el poeta los más opíparos y esplendorosos días de su breve y desigual existencia.
Becquer tenía gustos de gentleman,cuando disponía de dinero.Su primera necesidad era beber vino de Burdeos viejo y comer carne bien hecha y luego se ponía elegante de los pies a la cabeza.
El 17 de Setiembre de 1865 nacía su segundo hijo Jorge y a finales de Agosto de 1867 Bécquer y su esposa Casta volvieron a Vizcaya con su hijo Jorge.
Embarcándose en el puerto de Algorta en dirección a Portugalete,según carta autógrafa de Jesús Cuevas,Sevilla 1956.

SUS PADRES
José Dominguez Becquer nacido en Sevilla el 22 de Enero de 1805,destacado pintor de la Escuela de Bellas Artes de Sevilla.Murió el 26 de Enero de 1841 en Sevilla a los 36 años.
Su madre Joaquina Bastida y Vargas nació en Lucena(Córdoba) se casaron el 25 de Febrero de 1827 y tuvieron ocho hijos además del poeta y el pintor sabemos el nombre de tres más, Estanislao,Eduardo y Jorge.
La madre de Gustavo Adolfo Bécquer murió el 27 de Febrero de 1847.
Gustavo nació en la calle llamada hoy Conde de Barajas en el número 26,un 17 de Febrero de 1836 y su madrina se llamaba Manuel Monchay.
El primer Bécquer que fijó su residencia en la capital andaluza lo hizo a principios del XVII,eran originarios de la provincia de Flandes.La existencia de esta casa en la nobleza sevillana hacia el año 1622,se demuestra por la inscripción labrada en la verja de la capilla de Santiago entonces ,hoy de las santas Justa y Rufina en la catedral hispalense.En la capilla estan enterrados los hermanos Miguel y Adam Bécquer y sus herederos y sucesores.
El apellido Bécquer se extinguió en su abuelo don Antonio Dominguez Bécquer.

Gustavo a los diez años ingresa en el Colegio de Mareantes de San Telmo,iba para piloto de altura pero cerró el colegio y fue acogido por su acaudalada madrina que le dio cariño y las lecturas de su biblioteca que llenaron su solitaria vida.

Don Joaquín el hermano de su padre que también era pintor le decía:Tu nunca serás un buen pintor,sino un mal literato.





bañistas en Algorta año 1864
Valeriano Becquer
Biblioteca Nacional de Madrid
Su hermano Valeriano dos años mayor que el poeta se había casado con una dama inglesa muy guapa,Winnefred hija de un almirante llamado David Coghan que tenía fijada su residencia en el Puerto de Santa María.
Era un señor de un carácter terrible y se hizo odioso entre todos sus convecinos,en cierta ocasión apedrearon todos los cristales de su casa.
Cuando fue Valeriano a pedir la mano de la inglesita,lo recibió con desprecio y exabruptos."Es usted poco para mi hija",un hombre sin porvenir y no se casará con mi hija aunque sea el mismísimo Velazquez.
En un banquete tanto le odiaban que lo envenenaron y entonces Valeriano tuvo vía libre para sus propósitos maritales.Se casan el año 1857,en 1860 nace su hija y dos años después Alfredo y más tarde se separan.
Los hijos se quedaron con el padre,su hija Julia dice: no recuerdo a mi madre
Vivieron en Sevilla en la calle Palacios de Melmer en el 42.
Allí nacieron Alfredo y su hija Julia Bécquer.

El padre fue todo para ellos padre y madre,dice Julia que no les faltaron los cuidados maternales por la ausencia de su madre.Valeriano decide irse a Madrid a reunirse con su hermano y los dos hijos.







imagen romántica del monasterio de Veruela
de la Biblioteca Nacional de Madrid

JULIA BÉCQUER CUENTA SU INFANCIA,EN EL HERALDO DE MADRID:
Valeriano recoge apuntes que luego transforma en dibujos o cuadros.
En el año 1866 recibe una pensión del Ministerio de Fomento para viajar por toda España,pintando tipos y costumbres populares en trance de extinción.
Valeriano y Gustavo recorren Aragón,Castilla,Navarra,el País Vasco.....
Formaban una caravana pintoresca,lo chiquillos pequeños viajaban amontonados en algún carromato o metidos en serones a lomos de algún borrico.Los padres jinetes en mulas,los dos hermanos iban vestidos de forma extravagante,regalando arengas fantásticas a los campesinos que veían por el camino.
Su llegada trastornaba los lugares de las tierras por donde pasaban,la chiquillería del pueblo corría alborozada hacia ellos,las comadres salían a las puertas de sus casas y miraban atónitas el paso del cortejo.
A Julita le gustaba más Madrid con su paseo del Prado,los finos y pulidos niños jugando bajo la protección de sus ayas o institutrices.
Solo elle echaba de menos Madrid,los niños Alfredo,Gustavo y Jorge disfrutaban más cometiendo toda clase de travesuras.
En cuanto se instalaban en un pueblo Valeriano montaba sus bártulos y se ponía a retratar campesinos y a tomar apuntes y bocetos de paisajes.Charlaba con los campesinos y se hacían populares en las aldeas.
Do Valeriano pinteme Vd.,suplicaban los aldeanos,quiere venir a pintar a mi abuela.
Pintaba sin cesar,astrosos gañanes,mozuelas descalzas,labriegos en burro,viejas encorvadas,viejas como brujas y niños sorbiéndose los mocos.
El tío Gustavo siempre estaba ideando bromas,era jovial,locuaz y campechano.Solía hacer por las noches funciones de guiñol con muñecos de trapo por él construidos y oculto detrás de una colcha en el zaguán del mesón,movía los hilos y decía chistes ante los regocijados lugareños.
Por la noche Valeriano cogía la guitarra y cantaba alguna habanera:"Una rubita,como un rubí,
                  hacia la playa la vi pasar......
Y cuando había luna llena tocaba la flauta,melodías melancólicas recordando con tristeza sus amores con Winnefred.
Julia Becquer de joven y con su familia
La Estampa de Madrid
La sobrina de Gustavo,Julia le recuerda al poeta,apacible,de carácter débil,impresionable y él y su hermano eran muy niños.
                  







La familia con todos los hijos se instalan en sus correrías en Toledo,allí hacían vida reposada.tomaron dos criadas María y la Felipa que peleaban con los chiquillos y tenían limpia y compuesta la casa.
Los domingos que hacía buen tiempo iban de comida con toda la familia a la vega del río Tajo a pasar el día.
La noche de las ánimas llevaron muchos buñuelos de viento y castañas,al amor del brasero como es costumbre contaron a los niños divertidas historias.
En la nochebuena hicieron un hermoso nacimiento,compraron muchos dulces y una espléndida anguila de mazapán en una bonita caja decorada.
Cantaron,sonaron las zambombas y bailaron  "la tarara y la carrasquiña",hasta muy avanzada la noche.
En Mayo el día de la Cruz,los niños trajeron flores de la vega y los papas montaron un altarcito y luego cantaron los dos hermanos bonitos elogios a la Virgen,viejas tonadas sevillanas.
Bilbao Julio 1864
vendedoras de pescado
de la Biblioteca Nacional de Madrid
No duró mucho la felicidad, de Toledo marcharon a Madrid vivíamos en un hotel allá por las Ventas,un hotel que ahora es hospital o Sanatorio de los Evángelicos.
Cayó enfermo Valeriano,días de silencio y angustia en nuestra casita tan alegre y risueña.
Cuchicheaban graves las señoras,Gustavo con la cabeza caída y los ojos enrojecidos,andaba arrastrándose como un espectro por los pasillos.
Una mañana,un revuelo extraordinario,la casa llena de gente,iban de un lado a otro como trastornadas,se oían suspiros,sollozos,ahogos y una voz desgarrada. ¡Mi hermano! ¡Mi hermano!
Una señora enlutada se llevaba del brazo al tio Gustavo,con la cara blanca como un muerto,torcido,levantando los puños convulsos al cielo.
El doloroso aullido se oyó de lejos.
Julita fue a Sevilla a casa de un hermano de su padre que se llamaba Estanislao y era ingeniero jefe de las obras del puerto.


La casa donde nacio Gustavo Bécquer
en Sevilla
La Estampa
Luego fue interna a un colegio de señoritas muy 
distinguido,el Sagrado Corazón.Era una chica estudiosa,la literatura era lo que más le gustaba.
Después de salir del colegio,Julia Becquer se casó con un oficial de carabineros,llamado José Senabre que murió en Zamora.Tuvieron nueve hijos para poder atenderlos Julia tuvo que renunciar a sus aficiones literarias.
Los tuvo que cambiar por la aguja y el soplillo.
Ahora esta señora de blanquísimo pelo blanco,con sus finos rasgos y una cara de bondad va a merendar a uno de esos viejos cafés de barrio de Madrid,con divanes rojos,de color ya desteñido y espejos empañados,quizá fueron muchas veces su padre y su tío.

Dos preciosos álbunes de Valeriano,entre los años 1870 y 1880,su viuda Winnefred Coghan,los vendió através de la señora del embajador inglés en Madrid.
Le habían pagado una sustanciosa cantidad de dinero,seis mil y pico reales.
Uno de estos álbunes fue a parar a un alemán de Leipzig y este anunció su venta en el año 1893,atribuyendo su autoría a Gustavo Bécquer.
Este álbum fue a parar a la Avery Architectural Library de la Universidad Norteamericana de Columbia,también existe otro álbum en el Museo Romántico de Madrid.

FIN DE LA PRIMERA PARTE

1 comentario:

  1. Que interesante conocer un poco de la sobrina de Gustavo Adolfo Bécquer.Para mi que soy un asiduo lector de la obra Becqueriana .Ojalá y pronto pueda leer íntegra "La verdad sobre los hermanos Bécquer.Memorias de Julia Bécquer"

    ResponderEliminar