miércoles, 12 de junio de 2013

EL MONT-BLANC,JOSÉ MARÍA DE ANZOLA Y EGUIDAZU- PRIMERA PARTE






Refugio Vallot,foto de wwwcmpradoluengo.org/
Curioseo un viejo cuaderno entre los partes de montaña del Club Deportivo de Bilbao.A la parte inferior derecha leo una dedicatoria,escrita en una bonita letra inglesa que dice así:
Al bravo mendigozale don Antonio Bandrés y Azkue escalador vasco del Mont-Blanc,en agradecimiento por su generoso afán de enseñarnos los aires puros de la montaña,le dedico mi mejor ascensión con todo cariño.JOSÉ MARÍA DE ANZOLA Y EGUIDAZU.
Aunque era socio del Club Deportivo de Bilbao,pertenecía al grupo de montaña ALDATZ-GORA muy activo por aquellos años,con buenos escaladores y montañeros.

Pongo en conocimiento de ustedes que el día 11 de Agosto de 1930 subí a la cima más elevada del Mont-Blanc 4807 metros,donde deposité mi tarjeta.Testigos Frederic Havas y Jacques Burnet.

Jueves 7 de Agosto de 1930
Ha llegado el momento de la partida pero antes quiero hacer un poco de historia de esta expedición.
Estábamos reunidos en la biblioteca del Centro,el día de la Inmaculada Concepción del año 1928.Patxo Gruber,Jesús Nebreda y yo hablando de nuestro grupo alpino.Cuando salió la conversación de los Pirineos.Alguien apuntó porqué no podíamos hacer nosotros una excursión por allí y tomando en serio la idea,aquella misma tarde fuimos  con todo entusiasmo a estudiar los relatos de otras excursiones y un Bedeker del Pirineo Central.
A los pocos días,después de consultar a Espel y Angel Sopeña que conocían este terreno,ya teníamos confeccionado el programa y este no era cualquier cosa.Pensábamos atravesar el Pirineo Central empezando por el Vignemale(Cauteretts) para pasar a Gavarnie,subiendo al monte Perdido y continuar por Bielsa a la Renclusa,después subir a Posets para finalmente alcanzar la cima más alta de los Pirineos, el Aneto y regresar por Luchon.En total unos 14 0 15 días de pireneismo.
Había que ver el entusiasmo que esta excursión nos causaba.En todas partes,a todas horas,no hacíamos más que hablar de ello y empezamos ahorrar,yo era el encargado de meter en mi libreta las cantidades que me iban entregando mis amigos para tal fin.
La excursión estaba prevista par el verano de 1930,por la imposibilidad de reunir fondos para el año en curso.
¡Que ilusión con dos años por delante! y ya estábamos ahorrando.
Pero pasó el tiempo y por diversos motivos este proyecto no se pudo llevar a cabo.Cuando me animaron a formar parte de una excursión que Garbi organizaba al Mont-Blanc,por la Costa Azul y París.
Hablé con algunos amigos que se animaron,ya no estaba solo.Fui ahorrando no reparaba en privaciones y sacrificios,cuantas veces dejé de asistir al cine o al teatro para ir haciendo "montón".
Llega el verano tantas veces anhelado y triste casualidad que me encuentro otra vez solo.Ferrer que pensaba acompañarme no puede hacerlo,por causas ajenas a su voluntad.
Pero estoy decidido hacerla aunque sea solo,tengo la duda de si me llegará el dinero.Unos me animan,otros me lo quitan de la cabeza diciendo que es una locura ir solo.
Pasamos por la tienda de Ferrer,él nos enseña una revista de unos madrileños  que el año pasado realizaron la subida al Mont-Blanc y las dudas y todas las incógnitas quedan despejadas.
Me despido de Ferrer,quién me desea buena suerte y la voy a necesitar.
A mis padres le he dicho que voy con unos amigos a Lourdes y los Pirineos,para que esten tranquilos.
Casi no duermo pensando en la mañana siguiente.Por fin llega y me levanto a las cinco de la mañana y después de despedirme de mis padres voy a misa.Quiero empezar bien el viaje,además estamos en la Novena de la Virgen de Begoña.
Ya en la estación de Achuri vienen a despedirme mis buenos amigos Santhi Laespada y Patxo Gruber.Un abrazo muy fuerte,me desean buena suerte y yo quiero tenerla para llevar a cabo mi misión.
Pocos saben en la aventura que me he embarcado,pretendo que mis diabluras no conociéndolas casi nadie no lleguen a oídos de mis padres.
Llego a San Sebastian y siento el nerviosismo,me encuentro solo.Trato de leer un periódico pero el nerviosismo me lo impide.
En San-Sebastian hace un tiempo poco agradable,el permiso municipal de que se puede ir por la calle en maillot ha atraído mucha gente este año.....
El alcalde quiere poner a tono la playa donostiarra con otras del extranjero y permite ir desde casa a la playa en esta forma tan primitiva,hoy las ciencias adelantan que es una maravilla......
Llego a Hendaya la primera contrariedad,el tren de las 2,24 ha partido ya,el inconveniente de no adelantar la hora cuando las naciones fronterizas lo hacen.
Afortunadamente el siguiente tren es a las 4,52 de la tarde que alcanza al que tengo que coger en Burdeo,paso dos horas muy aburrido en la estación de Hendaya.

La travesía de las Landas,camino de Burdeos se hace muy monótona por la poca variedad del paisaje,pinos y más pinos.De una región arenosa y esteparia,se ha convertido en una rica región maderera y resinera.
Llega a Burdeos a las 9,19 horas, cambio de tren y me acomodo en un departamento para pasar la noche.Salgo a las 9,35 horas en dirección Lyon,intento dormir pero al parar el tren en todas las estaciones me vuelvo a despertar.

Viernes 8 de Agosto
Me espabilo a las seis de la mañana en pleno mediodía de Francia.Desayuno en Gannat.El paisaje es muy llano,tiene sus encantos no es la aridez de las tierras de Castilla.
El tiempo está dudoso y chocholo como en Bilbao,necesito buen tiempo para cumplir con mi objetivo.
A las 12 de la mañana llego a la estación de Lyon-Perrache y me apeo pero empieza a llover,no tengo más remedio que quedarme dentro de la estación.Me entretengo viendo el entrar y salir de los trenes.
A la 1,10 cojo el tren rápido para Saint Gervais-Le Fayet-Chamonix.En Culoz dejámos la línea de Ginebra y desembocamos en el valle del Ródano,atravesando el rio de su nombre y las vastas praderas pantanosas no lejos del canal de Saviers que lleva al Ródano las aguas del Lago Bourget.
Llego a la famosa y boniota villa termal de Aix-les Bains conocida por la bondad de sus aguas desde el tiempo de los romanos y a orillas de su precioso lago Bourget,estamos en el departamento de Saboya,la región de Ródano-Alpes.
Vamos remontando el valle Sierroz,pasamos Hauteville y vamos cogiendo altura.
En Annecy bajan unos exploradores que piensan pasar unos días a orillas del lago,este es más pequeño que el de Bourget tiene 14 kilómetros de largo.
Vamos subiendo hasta La Roche-sur Foron gozando de un paisaje delicioso.Desde este punto se observa una vista muy bella.Se van viendo los Alpes bajos.Vemos el Diente de Oche,la Roca del Infierno etc...El Mont-Blanc debido al tiempo tan oscuro no se aprecia.
Hemos alcanzado una altura de 580 metros y vamos descendiendo al Valle del Arve,para luego volver a remontar  hasta Saint Gervais les Bains donde dejo el tren de via normal que me ha traído desde Lyon para coger la línea eléctrica de Chamonix y Martigni,no veo nada llueve más que cuando enterraron a Zafra.
El viento y la lluvia azota en las ventanillas del tren y estoy completamente descorazonado.Si persiste el tiempo así no podre llevar a cabo ninguna excursión.
¿Será este un castigo por haberles engañado a mis padres?Esto me ha dicho una señora que viaja conmigo en el tren,que Dios me ha castigado por engañar a mi madre.
Son las 8,30 cuando bajo con mi mochila y mi maleta en la estación de Chamonix.con este tiempo tan horrible no veo gente por la calle.Pregunto por el Hotel de la Industria y me dirijo allí.me reciben con amabilidad,pues les digo que soy amigo de Espinosa que el año pasado estuvo allí.Pero le creían muerto en algún periódico leyeron la fatal noticia de su muerte en el Cervino.
Ceno y me acuesto son dos días de tren y cojo la cama con gran gusto,mi único deseo es que mañana haga un día espléndido.Si quiera para verles las barbas al Rey de los Alpes.Un termómetro en la calle marca los tres grados sobre cero.Me tranquiliza ver que mi cama tiene tres mantas y una colcha pesadísima.Me encuentro estupendamente con todo ese almacén de paño encima de mi cuerpo y caigo en los brazos de Morfeo.

Sábado 9 de Agosto
Al despertarme siento todavía más frío que el día anterior,el sol brilla sobre la Aguja de Midi y por fin a lo lejos veo la cumbre del Mont-Blanc.Esto me devuelve el buen humor,pero es pronto para cantar victoria.
Desayuno y voy a la iglesia para pedir protección a la Virgen.¡Estoy tan solo!Hago la novena a la Virgen de Begoña.Visito el cementerio y veo cantidad de tumbas con lápidas de famosos alpinistas muertos en estas montañas.Esto es una cosa que al hombre más templado conmueve y emociona.Estas montañas tan altivas se cobran su tributo diario por dejarse conquistar.
Delante de la iglesia católica existe un monumento dedicado a Jacques Balmat primer escalador del Mont-Blanc.Tuvo lugar esta gesta el año 1786 después de 26 años de tentativas para ganar el premio que el profesor Saussure estableciese a la mejor  subida.El consigue subir el tres de Agosto con un guia por el camino trazado por este y considerada la mejor ruta.

En la oficina de los guías veo el reglamento de las ascensiones.Se necesita un guía y un porteaur,el primero cuesta 500 francos y el segundo 350 francos para la ascensión al Mont-Blanc.Dejo mi nombre para formar con otro grupo y de esta forma me resulte más económico.
Las orquestas tocan fuera de los cafés,después de comer y con mi mochila sobre la espalda me dirijo al glaciar de Bossons,como medida de entrenamiento ante el próximo desafio.
Llego a Chalet de Sro desde donde se domina el Glaciar de Bossons para bajar por él me veo obligado a bajar por un cauce tremendo,atravieso todo el glaciar hasta la cabaña de Bossons en la montaña de la Côte.He sentido una emoción muy grande al pisar por primera vez estas superficies heladas.La travesía la he hecho sin grampones ni piolet,claro que con muchas precauciones.Los guías cobran por esta travesía 15 francos.
He notado un dolor en el corazón que me tiene preocupado,¿no será mal de altura?No puede ser no estoy en una altura importante.
Regreso de la excursión, me mudo y bajo a cenar.Me espera una agradable sorpresa,el dueño del hotel sabe de mis deseos para subir al Mont-Blanc y me presenta un guía de confianza que si lo deseo me acompañará sin porteur.No lo pienso acepto enseguida,si mañana hace buen tiempo iremos camino del Mont-Blanc.No puedo dormir estoy muy nervioso,me acuesto,me siento en la silla así toda la noche........Me duermo por fin pensando en mañana.









Dome de Gouter,foto de Wikipedia
Domingo 10 de Agosto
El tiempo amanece espléndido,estoy loco de contento.Voy a misa a las ocho y me preparo por lo que pudiera ocurrir.Después de desayunar hago la compra de provisiones con el guía,pués en Grand Mulet todo es carísimo y nos limitamos a lo más imprescindible.
Llevamos dos panes grandes,media libra de turrones de azúcar,otra de ciruelas pasas,queso,un buen pedazo de salchichón y algo de fruta.Tampoco falta el vino,el guía ha cogido en el hotel,dos botellas de vino de Burdeos añejo que me va salir el pelo cuando tenga que pagar.No me importa si llego a la cumbre.Me haré a la idea que es champán y así lo celebraremos.
Como experto en el tema me acompaña a comprar grampones y piolet.Antes de comer ya tengo preparada la mochila.No se lo que hay en ella pero pesa mucho.¿Ya podré con tanto peso?
Antes de partir escribo a mi buen amigo Patxo,dándole cuenta de que me lanzo a la conquista del rey de los Alpes.

A las dos y media de la tarde me pongo  en marcha con mi guía,después de despedirme del hotelero que nos desea buena suerte y vamos camino del funicular de Les Pelerines,que en una bella ascensión nos lleva hasta el  chalet del mismo nombre.
Una vez bien colocada la mochila,desprovistos de la chaqueta y remangados empezamos la ascensión.En este lugar hay muchos turistas de pantalón chancullo nada más,que nos miran asustados.Varios nos preguntan si vamos al Mont-Blanc.Yo no se si podré subir,pero me doy mucha importancia.Les contesto con mucho aplomo,un rotundo sí,como aquél que ha subido varias veces.
Al de un rato de caminar debajo de la Aguja de Midi llegamos al glaciar de Bossons.A lo lejos me indica el guía don se encuentra el chalet de Grands Mulets.
No necesitamos encordarnos hasta llegar a la Jonction a las 4,30 de la tarde.Tenemos que salvar grietas y más grietas.Por todas partes no se ven más que abismos blancos que tenemos que rodear o saltar y atravesar con mil cuidados.Grietas enormes que se forman por efecto  del calor y del continuo descenso del glaciar.Nos dicen que estos glaciares recorren de 40 a 50 centímetros diarios.
Imponen grandemente los seracs(picos de hielo) que se yerguen cual icebergs flotando sobre este mar siempre blanco.

La cuerda con la que voy atado por estos lugares,es de cáñamo de 12 mm y de un peso de 58 gramos por metro.Su largura total de 20 metros,con una resistencia de 550 kilogramos.
El guía es el encargado de atarle a cada uno,pues se requiere cierta atención.Se pasa la cuerda por la cintura y se hace un doble nudo.
Pasamos por unas escaleras rudimentarias que salvan unas grietas enormes.Por la parte de la Aguja de Midi quizá el camino esté algo mejor,pero según el guía es más peligroso porque caen muy a menudo avalanchas.Efectivamente poco tiempo después oigo un ruido algo así como el estallido de un trueno.Es un alud que se precipita al glaciar desde la Aguja de Midi,no es el último que veremos.
Una caravana compuesta por dos profesores de París con sus correspondientes guías,perecieron el otro día en el Rateau alcanzados por un alud.
Según vamos subiendo las grietas desaparecen.Cada vez es mayor la pendiente.Resulta muy fatigosa la marcha por la blancura de la nieve que es muy reciente y nos hace resbalar con frecuencia.El guía estima no conveniente ponernos los grampones.Me dice el modo el modo de evitar los continuos resbalones.Golpe duro y de medio lado,nada con la punta.Pobres pies,no voy a poder mañana con ellos.

Nos cruzamos con tres caravanas de italianos que baja de los Mulets,donde llegamos nosotros a las 6 de la tarde.No hay nadie somos los primeros que subimos hoy de Chamonix.Este Chalet-Hotel des Grands-Mulets como pomposamente le llaman está situado sobre unas rocas de gran altura llamadas rocas Blancas o Grandes Mulos que emergen del Valle Blanche,debajo del pico Wilson.
Todo él es de madera,de construcción completamente sencilla para llegar hasta el refugio hay que escalar unos cuantos metros de roca,la subida es mala existen unos alambres para llegar hasta él.Esta situado 3.050 metros de altura.Tiene a su alrrededor un balcón del que pende una bandera tricolor y tiene un foco para alumbrar a los que suben o para enfocar a Chamonix.Consta de primer piso y planta baja,camas con literas todo sencillo y limpio.
En las cercanías se alzan las Agujas de Midi,Mont-Blanc de Tacul,la Aguja de Saussers(estos dos últimos montes se llaman los Malditos) detrás el Mont-Blanc con su cresta completamente blanca y pulimentada,Dome du Gouter y Aguja du Gouter.Todas estan alrrededor del Mont-Blanc.

Llega una señorita norteamericana con un guía,más tarde un japonés y un  inglés y al de poco unos franceses,parece la Sociedad de Naciones.
El comedor está muy animado con tanta gente.Veo un gramófono y está sonando la canción de "Ramona".
Ceno con mi guía,hemos toamado una sopa(potage) caliente y algo de carne,todo lo demás lo traemos nosotros, al que no hace ningún gasto le cobran doce francos por la mesa.
Todo el mundo después cenar se va acostar yo estoy en mi cuarto a las ocho de la noche.Desde mi ventana veo los últimos rayos de sol proyectarse sobre la cima del Mont-Blanc.No me canso de contemplar tan soberbio espectáculo.La reluciente cumbre cambia continuamente de color y sus tonos son tan bonitos que el tiempo pasa sin darme cuenta.
Engraso bien mis botas para combatir la humedad y me acuesto.



Chalet Hotel des Grands Mulets,el estado actual
EL MONT-BLANC,foto de Wikipedia
Lunes 11 de Agosto
Me despierto a las doce de la noche por unos tremendos ruidos y me arrimo a la ventana,pero es el viento que mete bulla.Veo que luce una hermosísima luna llena y el tiempo no puede ser mejor.Los ruidos vienen motivados por los continuos aludes.
Me he desvelado,no puedo dormir,a pesar de la necesidad de descansar.
Pasa algo más de media hora y llaman a mi puerta,es la hora de levantarse.Hoy es el día que menos me ha importado dejar el lecho.
Bajo al comedor donde desayuno con mi guía,el día se presenta excelente y todo el mundo se prepara para el gran momento.

Mi guía me coloca los grampones después de haber puesto un calcetín por encima de mis botas a las que he de preservar contra la humedad,permite que no resbalen los clavos de las botas con los grampones.Antes de salir del Chalet nos encordamos,esta vez en fila de a cuatro.Yo llevo como compañero a la señorita americana.
Los guias no hacen más que advertir que no pisemos la cuerda con los grampones en nuestros movimientos dentro del comedor,pues un agujero podía ser fatal en una "glisade"
Todos nos ponemos en marcha a la misma hora,salimos a las dos de la madrugada.Bajamos el glaciar con múltiples cuidados pues con los grampones se anda muy mal por la roca.Aunque luce la luna llevamos faroles que portan los guías.Vamos por este orden:Mi guía,la norteamericana,el que suscribe y el otro guía.
La nieve ayer a la tarde estaba blanda y ahora está durísima,con los grampones se sube muy bien.
Este artefacto tan práctico en estos sitios,entorpece muchos los movimiento pero como la marcha es lenta y rítmica se van bien con ellos.
Vamos subiendo la fuerte pendiente que se forma debajo del pico Wilson,donde vemos una tienda de campaña.Les llamamos y al de poco nos contestan,nos desean buena suerte.Son dos muchachos que llevan varios días de acampada.

Todos pisamos en el mismo sitio y siempre llevamos el mismo paso.De esta forma la marcha es mucho más efectiva.Hasta las 3,15 de la mañana no hacemos un alto en el camino.Las caravanas se distancian unas de otras y a lo lejos se ven los faroles.
Mis pulmones responden estupendamente,en estas durísimas pendientes de hielo,donde va uno haciendo escaleras al subir.
Vamos por debajo de la Dôme du Gouter,encima de nosotros se ve gran cantidad de nieve.
La señorita norteamericana empieza a cansarme.El guía le anima a continuar hasta Grand Plateau,pues pararse aquí es una gran temeridad.Llegamos a él a las cinco de la mañana.Está amaneciendo,en la vertiente italiana ya dará el sol.
He chupado terrones de azúcar voy a terminar mi ración,me queda el chocolate y las ciruelas.
La señorita está muy cansada,quiere parar de nuevo no se encuentra bien.Breve descanso y adelante.Ha pesar de la marcha que llevamos su respiración es fatigosísima.El mal de montaña se nos presenta,los guías le animan le dicen que lo que tiene ella le pasa al todo el mundo.En estos casos lo mejor es detenerse,beber una infusión de té muy frio y azucarado.
Los guías son de la opinión que lo mejor es llegar hasta el refugio de Vallot,donde puede descansar adecuadamente.
Yo tampoco me libro de los efectos del "mal de altura"tengo un dolor de cabeza muy punzante.

Continuamente le vamos prodigando alientos a la señorita para que llegue al Vallot,no sabe ni donde se encuentra,tiene los ojos cerrados.Por la fuerte pendiente del Col du Dome va materialmente a cuestas del guía.Estamos a 4.24o metros.Vemos los primeros rayos de sol,la superficie aquí está pulida y dura y sopla un fuerte viento.
A las 7,15 llegamos al refugio,estamos a 4.362 metros situado sobre unas peñas llamadas Rocher des Bosses.Todo él es de madera algo más allá esta el observatorio que lleva su nombre,el fundador Vallot fue construido el año 1898.Este permanece cerrado y el refugio esta abierto de forma permanente.Esta noche han dormido siete personas.
El viento cada vez es más fuerte y helado,nos vemos obligados a ponernos más ropa.Tomamos asiento junto a las rocas donde Febo nos calienta con sus rayos.Comemos algo,yo me limito a comer chocolate,he querido comer algo de mortadela y la he tenido que tirar.

Con el descanso parece que la americana se ha animado bastante,le decimos que no se apure la acompañaremos hasta arriba.
Desde mi asiento contemplo la serenidad de la cumbre del Mont-Blanc,completamente blanco como su nombre lo dice y veo la pared de la primera jiba por donde ahora van subiendo algunos.Parece mentira que alguién pueda subir por allí.Por una superficie completamente dura,helada.Los grampones se agarran muy bien.
Vemos venir a uno dando gritos.Trae la mano helada,sus compañeros le sientan sobre una roca y a fuerza de golpes y frotamientos prodigados sin piedad consiguen que la mano entre en reacción.
Toda la ropa que llevo puesta y el viento penetra como si nada.El pasamontañas nos reguarda la cara y las gafas ahumadas nos protegen de la refracción.
A las 7,30 de la mañana nos lanzamos a la última parte de la ascensión.Un declive suave y ya estamos en la primera jiba de los famosos Bosses du Dromadaire.Da miedo pensar  por donde  tenemos que subir.Son 150 metros casi rectos que continuan luego hasta los profundos glaciares.La americana no esta para ver estas cosas y otra vez se pone mala y no precisamente de mal de altura,ella y su guía regresan a Vallot.
Es lo mejor que ha podido hacer,pues más arriba esto hubiera sido fatal y nos pone en peligro a todos .
No sería conveniente ir por separado pues la glissade de uno solo de los componentes,puede precipitar con él a todos los compañeros a un abismo incierto.
Suben detrás de nosotros dos más,nos encordamos ya somos cuatro igual que antes.Pertenecen a otras caravanas que sus compañeros no pueden subir.Uno es de Chamonix y el otro es un alemán.
Para resguardarnos del violentísimo viento que sopla,subimos por la parte italiana.Una pared lisa,para subir tenemos que ir haciendo escaleras con el piolet y completamente encorvados.Nuestras cabezas a modo de quillas para hacer frente al furioso viento.Si miramos al fondo esta el glaciar de Miage,que está a dos mil metros debajo de nosotros.Un resbalón y estamos todos perdidos.
Con múltiples y laborioso cuidado subimos a la arista que divide la parte francesa de la italiana.Pasamos la segunda jiba,algo menos escalofriante que la primera.

FIN DE LA PRIMERA PARTE
ARCHIVO DE LA COMISIÓN DE MONTAÑA DEL CLUB DEPORTIVO DE BILBAO
CESAR ESTORNÉS.PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE MONTAÑA

No hay comentarios:

Publicar un comentario