viernes, 30 de septiembre de 2016

VIEJAS HISTORIAS DE VELOCÍPEDOS Y MEMORIAS DE DOS ROUTIERS



fábrica Rudge de bicicletas en Inglaterra,catálogo de velocípedos,bicicletas y triciclos.
Año 1889 de la familia Ybarra,
Archivo de la Diputación Foral de Bizkaia
*ENTRE EL VAPOR Y LA ELECTRICIDAD POR UNA PARTE
Y LOS VELOCÍPEDOS Y LAS BICILETAS POR OTRA
VAN DESTERRANDO LOS CABALLOS A LAS PLAZAS DE TOROS,
EN LAS QUE TODAVÍA SON BIEN VISTOS*.
Esto decía el 3 de junio de 1888 el Noticiero Bilbaíno,el artículo lo firmaba Chomin.

En las fiestas de Bilbao en agosto 1876 como todos los años los consabidos concursos de chanelas,gobernadas por un solo remo y metidos en sacos hasta la cintura para remar,ya están listas y fondeadas en la Sendeja.
La cucaña horizontal y la giratoria en la ría con sus divertidos resbalones que hacen las delicias de los mirones.
Paseo de gargantones y enanos por el Arenal con música en el Kiosko.A las tres y media de la tarde corrida de toros,fuegos artificiales y gran partido de Ble en el frontón de la Amistad.
Pero entre las atracciones de este año en la feria una carrera de velocípedos en la rueda metálica.

En las fiestas de la Merced en Barcelona en el año 1877 se celebra una carrera de velocípedos por toda la ciudad.
En el año 1878 ya se hacen viajes en velocípedo por Francia.
En el abril de 1880 un vapor llamado Farie Fanny desembarca en el puerto de Bilbao,tres velocípedos para el señor José Eusebio Rochelt.
En Francia los bolsistas y los periodistas las usan para entregar telegramas y noticias en la redacción de sus periódicos.
En Vitoria por esos años se celebran carreras de velocípedos por el paseo de la Florida lugar muy adecuado para su práctica deportiva.
En julio de 1882 "Le Petit Gironde"hace una burla de los hijos de Bilbao:"Han sustituido los caballos por los velocípedos en la suerte de picar dando una prueba de ilustración y progreso.Los velocípedos han burlado la bravura de los morlacos sin ser alcanzados".
Dos años después los nos enteramos de que los carteros rurales franceses usan los velocípedopos y recorren unos 50 kilómetros todos los días.Algunos son mancos o mutilados de guerra,antiguos soldados.Estos adelantos no pueden ni soñarse en España.
Otro tanto hacen los dueños de los periódicos ingleses,usan los velocípedos para repartir la prensa entre sus abonados.
El periódico Standard tiene seis triciclos y solo uno de ellos distribuye mil ejemplares.
El periódico parisino Le Matin cuenta con doscientos veinte coches y treinta velocípedos.
En Inglaterra ya se hacen viajes de novios en estos artefactos,son máquinas de dos asientos a los que llaman "sociables"y que no dejan de ser agradables,principalmente los primeros días después de la boda.

En el año 1884 se ven por las calles de Londres velocípedos electricos con tres ruedas,llevan diez acumuladores en el motor que actua sobre una de las ruedas de gran diámetro.
El conductor tiene a mano un conmutador con varias velocidades. 
En el año 1885 en Bilbao,el parisino Luis Dotesio además de partituras de música y pianos también vende velocípedos,biciclos y triciclos para una y dos personas,las alquila tanto por horas o por días.Es posiblemente el primer vendedor de velocípedos en Bilbao.Tres años después sale otra casa T.y E.S. Bell en la calle Gran-Vía,18.Alquilan y venden bicicletas de las mejores casas francesas e inglesas como Humber y Cia y Coventry que son las más importantes en Europa.
Algunos bilbaínos acuden a las fiestas de San Mateo en Logroño a participar en las carreras de velocípedos.
El Noticiero Bilbaíno del 29 de Agosto de 1886 da la noticia:Dos muchachas velocipedístas bilbaínas,salieron al mediodía de Elorrio y llegaron a las ocho de la noche a San Sebastián.Comentaba el periodista:Es un viaje rápido y difícil teniendo presente las muchas pendientes que han tenido que atravesar,pero por desgracia el periódico no da nombres.



Mariano y Luis Echevarría dueños del Noticiero Bilbaíno
Del archivo de la Sociedad Bilbaina

En el año 1885 don Luis Echevarría dueño y periodista del Noticiero Bilbaíno,funda el primer club Velocipedista de Bilbao tienen su casa social en el Muelle de Marzana.Se ve enseguida el esmero por como las tienen ordenadas y colocadas las bicicletas,con el nombre del propietario,el peso y la altura,también la fábrica de donde proceden.
Se han presentado a dos carreras hasta la fecha,en Logroño y en Oviedo,cuentan con 22 socios fundadores con bicicletas de carreras y de paseo.El resto hasta 236 socios y cuatro honorarios que se les puede ver pasear y practicar por el Campo Volantín.
El ayuntamiento de Bilbao es refractario a este deporte ya que vetan el paso a ciertos lugares,es seguro que el número de socios sería mayor dando más facilidades.
Se anuncian unas fiestas euskaras en Gernika y el club tiene previsto asistir.Años después el club pasó a la plaza Elíptica y allí mismo se celebraron emocionantísimas carreras.
En el año 1888 existía un velódromo llamado Casino de San Sebastián,la influencia de este deporte por parte de Francia es evidente en un lugar tan próximo como Burdeos.

FIGURAS DESTACADAS EN LOS AÑOS 1890:
Secundino Acha de Bilbao corría con una bicicleta marca Raleigt.
Su hermano Alejandro Acha con una bicicleta de igual marca que su hermano.
John Handle de Bilbao con una bici Raleigt.
Agustín Mascarón de Bilbao con una bicicleta Rudge.
Enrique Harcot con una Roulette.
Pedro Chluda con una Roulette.
Pablo Mascarón con una Roulette.
Luis y Ricardo Damborenea con una Roulette.
Santiago Castroviejo con una Roulette.
Radcliff Middleton con una Whitworth.
Llevaban gorrilla y camisetas de distintos colores generalmente en colores discretos y oscuros.
Vicente Fatrás con indumentaria de ciclista

MEMORIAS DE DOS ROUTIERS
Esto es lo que recuerda Vicente Fatrás de sus tiempos de carrerista.Fue publicado en el Liberal de Bilbao el 21 de agosto de 1927.
En los tiempos actuales en que la afición ciclista ha llegado a culminar se me pide que diga algo recordando lo que esa afición fue en el siglo pasado.
Acaso los aficionados de mis tiempos encuentren algún error de fechas en este modesto trabajo,cosa que yo no podré evitar pues tengo que fiarlo todo a la memoria,por no haber coleccionado los datos que ahora me serían muy necesarios para emborronar estas cuartillas.
Me limitaré a contar algo de lo que fue aquella afición desde el momento que yo entré en campaña a principios de 1892.
En dicha época todas las mañanas de buen tiempo nos reuníamos un grupo de aficionados en el paseo del Campo Volantín.
Era entonces cuando llegaban a su ocaso aquellos esbeltos biciclos que todavía usaban,Picaza,Cortina,Luis Losada,los hermanos Ferrer Miguel y Rafeal,Llona,Amann y otros.
Mezclados con los biciclos y sobre bicicletas de goma macizas paseábamos y nos entrenábamos en aquel paseo los nuevos aficionados.
Asistía a nuestro entrenamiento algún público que reía las peripecias del aprendizaje y admiraba las filigranas que realizaban con sus máquinas Cándido Palomo que se permitía el lujo de andar sobre el pretil del muelle,Mascarón hacía verdaderas diabluras y el francés Harcot también era muy habilidoso.



don Cándido Palomo,el ciclista masón
Teníamos el Club en la Plaza Elíptica y era nuestro presidente José Picaza,por las tardes nos reuníamos en el club y también allí lucían sus facultades de verdaderos artistas del pedal,los mismos Harcot,Mascarón y Palomo sobre todo este último.
Parece que estoy presenciando el percance que sufrió Palomo
con su flamante pantalón de franela de verdadera fantasía.
Cuando la gente admiraba sus destrezas y habilidades,el ponía más empeño en hacerlas y tuvo la desgracia de que se le rasgase el elegante pantalón dejando al descubierto una parte de su cuerpo donde la espalda termina y para no verlo algunas damas que allí estaban se taparon con las manos sus castos ojos.
El 25 de setiembre de 1892 mucha gente en la carrera Bilbao-Castrejana por Zorroza y vuelta a Bilbao,sobre máquinas Robin  de gomas macizas.
He facilitado esa fotografía que se hizo en aquella carrera en la Plaza Elíptica donde se puede apreciar la indumentaria que usábamos,sin ánimo de presumir el verdadero aficionado hará las comparaciones entre aquello y lo actual.
Las máquinas de gomas macizas sucedieron a las de caucho hueco y luego vinieron los neumáticos cuyas características fueron progresando rapidamente.
Todas estas bicicletas de carreras eran de rueda fija y llevaban en la horquilla delantera unos descansillos sobre los cuales poníamos los pies para lanzarnos en las cuestas abajo,abandonando los pedales a los cuales no se podía seguir iban locos.
La estabilidad en esos momentos era muy mala y de ahí que nos lleváramos tantos porrazos,unas veces por patinar las ruedas al tomar las curvas y otras por montar simplemente sobre una piedra.
Mientras estaba el club en la Plaza Elíptica,en las fiestas de agosto se celebraron algunas carreras de pista,aprovechando el anillo de calle de dicha plaza.
Acudían carreristas de Bilbao,Pamplona,Vitoria,San Sebastián y algunos franceses.
La más famosa fue la Interclub el 25 de agosto de 1893,de Pamplona vinieron Aldaz y Goicolea,de Vitoria Llorente y Oleaga y representando a Bilbao Acha y yo,ganamos el premio y yo quedé el primero.
El 30 de agosto de 1893 se corrió la carrera Bilbao-San Sebastián con salida en el alto de Miraflores,con untiempo infernal que se mantuvo durante toda la carrera.Henry Harcot me llevó hasta Durango a un tren formidable,pues hicimos el recorrido en 50 minutos,después la carrera fue más suave llegando yo el primero a San Sebastián relativamente tranquilo,pues desde Elgoibar a Donostia no me vi apurado por nadie.
Lo peor de la carrera fue el tiempo,montaba yo un modelo Dernier Cri de la casa Rudge con neumáticos Michelin de unos diez centímetros de diametro sujetas las cubiertas a las llantas con unos arcos de alambre.




Salustiano Mogrovejo
El 11 de mayo de 1893 el club organizó la carrera Bilbao-Balmaseda ida y vuelta.Ganó Fatrás la ida,Acha abandonó la carrera por habérsele torcido el sillín de la máquina.
Algunos años después de José Picaza ocupó la presidencia del club don Salustiano Mogrovejo.
Bien entrenados por el señor Mogrovejo fuimos a San Sebastián,Acha,Cirilo Gana y yo para correr en el velódromo de Atocha.Esta pista medía 400 metros se componía de dos rectas paralelas y dos curvas que las unían,una de ellas sin peralte y con arena en el suelo y la otra con pavimento de cemento con un buen peralte,sobre la cual estaban instaladas las localidades de preferencia.
Llegada la hora nos dieron la salida en la carrera nacional,en la que nos disputábamos el primer premio que consistía en un regalo de la reina María Cristina.
Salieron por delante los tres bilbaínos con un gran tren llevado por Cirilo Gana,seguido de Acha y pegado a este yo.
Cuando íbamos a terminar la cuarta vuelta se salió Cirilo de la línea cuando finalizaba la cuarta vuelta y fue a caer entre las señoritas de preferencia,se hicieron ricos los paragüeros de San Sebastián,viendo las sombrillas para reponer las que el amigo Cirilo Gana había destrozado al caer.
Al ver Acha que le faltaba el guía se embaló de una manera furiosa y yo seguí pegado a su rueda,pero al llegar a la otra curva la que no tenía peralte y con el suelo enarenado le patinaron las dos ruedas,dando con con su cuerpo en tierra.
Yo como dije iba pegado a su rueda tropecé con él y dí un salto de trampolín,con heridas en las dos rodillas monté sobre mi máquina una Whitworth de pista,pero no pude continuar pues la biela del pedal izquierdo se había doblado hacia dentro y pegaba con el tubo horizontal.
Antes de caernos Acha y yo llevabamos más de un cuarto de vuelta al corredor más cercano que era de Vitoria.
Fue una lástima de carrera pues podíamos haber ganado de no haber ocurrido esos dos accidentes y traer tres premios para Bilbao.
Me prestaron una máquina y tomé parte en la carrera de Consolación y de Obstáculos.

A Salustiano Mogrovejo le sucedió en la presidencia del club,Pedro Basterra y fue entonces cuando se acordó construir un velódromo,en él se celebraron brillantes carreras de bicicletas y de tandens.Tomando parte españoles y algunos franceses muy notables como Boulay,Doumont y otros.
Lo del velódromo acabó como "el rosario de la aurora",los contratistas estaban cansados de esperar para cobrar lo que se les debía,llevaron el asunto a los tribunales de justicia y se embargó el velódromo haciéndonos responsables solidiariamente a todos los socios del club que éramos unos trescientos.


Alejandro Acha,hermano de Secundino
Unos pagaron lo que les correspondía con algunas justas protestas y otros que creían que no les alcanzaba la responsabilidad recurrieron,pagando lo que les correspondía más las costas,cuatrocientas pesetas por barba.
De esta forma terminó un bello sueño,desapareciendo para siempre un velódromo en Bilbao.
Pero la afición siguió con carreras y nuevos desafíos,Harcot le lanzó el guante a un corredor francés se llamaba José Palasset,que había tomado parte en las carreras de velocidad.Lo desafió a una carrera Bilbao-San Sebastián,cuarenta duros de apuesta por cada parte,aceptándose el reto.El desafío fue el 27 de agosto de 1895.
Llegó el día señalado Harcot apareció en el Alto de Miraflores a las 7,32 de la mañana.El recorrido era Zuazo-Amorebieta-Durango-Ermua-Elgoibar-Deba y Zarauz-San Sebastián.
Impecablemente vestido de corredor de pista,no le faltaba un detalle,estaba como para hacerle una postal.
Un poco más tarde llegó el francés en traje de calle,pantalón largo y tocado con un sombrerito de paja y llevaba colgando el manubrio de su bicicleta de pista,un atadito con la ropa que había usado en una carrera en el velódromo.
El francés no conocía el camino hasta San Sebastián y se lo explicamos de la mejor forma posible,pero era difícil retener toda la ruta.
Lo que le quedó más grabado en su cabeza que al llegar a Deba,ya el camino no tenía pérdida y uno de broma le decía que al llegar a Deba se empezaba a oler a francés.
Salieron de Miraflores los dos a un tren vertiginoso y como es natural la iniciativa la llevaba Harcot.

El francés se limito a seguir a su rival,no sabía el camino y sin quitarse el sombrerito de paja.Pero al llegar a Deba cogió el rastro gabacho,pegó dos fuerte pedaladas y se despidió de Harcot,diciéndole:Adieu mon ami,au revoir.
Después de Deba comenzó a reventarse el neumático de la máquina que montaba Harcot,estallando hasta ocho veces y por este motivo tuvo que abandonar la prueba.
No le volvió a ver hasta que entró en la Concha de San Sebastián,a la una y veinte minutos de la tarde.
El francés Palasset empleó 5 horas y 22 minutos en recorrer los 117 kilómetros y se llevó las doscientas pesetas.

Con el derrumbamiento del Club Velocipedista de Bilbao se vino abajo la afición ciclista.
Otras sociedades ciclistas se constituyeron con posterioridad para animar y levantar de nuevo el ciclismo,hasta llegar al actual momento de florecimiento de este deporte que yo sigo con admiración y gozo.



Cirilo de Gana
De los ciclistas de mi tiempo destacan Secundino Acha por su complexión hercúlea y su asiduidad a los entrenamientos y con gran amor propio para defender los colores bilbaínos,Cirilo Gana otro notable ciclista por sus enormes facultades.
Otro compañero de pedal,este punto y aparte en aquellos tiempos de gomas macizas y de caucho hueco Emilio Tapia.
Tenía grandes facultades y mucha habilidad,fue el Pichichi del ciclismo.
Los dos mejores Emilio Tapia y Secundino Acha.
VICENTE FATRÁS.





Un tanden de la casa Rudge
del Archivo de la Diputación Foral de Bizkaia
de la familia Ybarra.


APUNTES CICLISTAS DE MARIO LOSADA
Los veranos anteriores a 1890 fueron de verdadera lucha entre los elementos ciclistas de la región vasco-navarra.
Las célebres carreras en Vitoria en sus hermosos jardines de la Florida,en Pamplona en su plaza del Castillo y en Bilbao en la plaza Elíptica.
Por Pamplona venían Aldaz,Navaz y Oraá.
De Vitoria Tolosana y Llorente.
De San Sebastián a Levecq,Gutierrez y Vignaux.
De Bilbao Zuaznavar,Mario Losada,Tomás Amann,Candido Palomo y Ricardo y su hermano Luis Damborenea.
Ricardo Damborenea a decir de los entendidos tenía una indiscutible superioridad sobre los demás.
Se acordó una carrera de bicicletas en Bilbao,el primer match fue de aficionados y el segundo de maestros.
Navaz un ciclista de Pamplona iba el primero en la carrera a punto de llegar a la meta cayó al mirar hacia atrás cuando le faltaban pocos metros.
Le rebasó el segundo con una bicicleta Machinista-Coventry,inglesa de 9 kilos y 10 gramos,con 54 pulgadas de altura y este no era otro que Luis Echevarría,director propietario del periódico el Noticiero Bilbaíno.
Sufrió un grave percance en Logroño en una carrera contra los hermanos Periquet de Madrid.
También nos viene a la memoria aquel célebre corredor de Huesca llamado Campaña,suplía la falta de longitud de sus piernas con unos tacos de madera pintados de negro.¡Hombre chiquito,pero matón!
Antes de hacerse el velódromo se entrenaba en el Campo Volantin,las pruebas eran duras por el mal estado del pavimento y los corredores preferían hacer piernas en carretera.

Un día al salir de la Coral de Bilbao dos ciclistas,hoy agentes de bolsa entablan el siguiente diálogo:Oye mi padre me ha traído una bicicleta alemana marca Nauman que pesa 21 kilos magnífica,hazme el favor de probármela mañana.
A las cinco de la mañana montó en la bicicleta y apareció en la calle Lope de Vega de Santander,sin ropa y con diez reales en el bolsilla.
¿Que te ha pasado? le preguntó el amigo.
Chico andaba tan serita (¿suave?),que la verdad me daba pena pararme.
Alfonso XIII en su bicicleta año 1895
de la Biblioteca Nacional de Madrid
Un grupo de ciclistas entre los que figuraban Cándido Palomo y Mariano Zuaznávar(Aurrerá) después distinguido abogado y alcalde de San Sebastián acordaron ir a Vitoria.
Salieron hasta Lemona en tren,al empezar el trayecto a los dos kilómetros se le rompió el pedal a Mariano y se quedó solo,los demás continuaron su camino y en lugar de volver a Bilbao siguió carretera adelante.
Con la máquina al hombro,camino desconocido de noche y lloviendo,se desencadenó una terrible tormenta y llegó a Vitoria a las dos de la madrugada donde encontró descansando a Cándido Palomo en el Hotel Quintanilla y los demás se habían refugiado en un caserío.
No son de contar los cosas que hizo y dijo Candido para demostrar su simpatía por él.
El accidentado ciclista tenía hambre canina y pedía más y más.........
A la mañana siguiente fue grande el asombro de los que se habían refugiado en el caserío.
Palomo les hizo creer que Zuaznávar había llegado con él y que era un valiente.No como vosotros "señoritos de moño"unos rayitos y unos truenitos os han asustado.
Terminado el festín,se hizo música y cantó mucho el que después fue duque de Nevers en el Arriaga(Mario Losada).
Luego se acostaron todos,ya no queda casi nadie de aquellos valientes,jinetes sobre pesados artefactos que cruzan nuestras alquitranadas carreteras con la alegría de los pocos años y la confianza en sus músculos de acero.
Pocos pueden contar las inolvidables azaña de hace 37 años.
Mariano Losada.



Archivo Diputación Foral de Bizkaia
de la Familia Ybarra

Una pequeña biografía de Mario Losada y su familia:
Mario Losada y Pérez de Nenin,nació en lo que entonces era Begoña en el Campo Volantín número once.Un doce de Mayo de 1870.
Sus padres se llamaban Joaquín Losada Casas de profesión comerciante,era malagueño y había nacido el 10 de Junio de 1834.Llevaba viviendo en Bilbao desde el año 1850,su mujer se llamaba Basilia Pérez de Nenín Urbieta y nació en Zumaya el año 1841.
Por la parte materna era una familia muy conocida en Bilbao,de comerciantes,banqueros,armadores.
Cirilo Pérez de Nenín fue cónsul en el Consulado de Bilbao en el año 1818.Cirilo fue uno de los más perjudicados cuando la invasión francesa en Bilbao,le robaron 120.000 reales en el saqueo de su casa.
En el año 1812 fue designado alcalde de Bilbao y el general Thouvenot junto con un grupo de autoridades bilbaínas se los llevó a Vitoria como rehenes para exigir el pago de los abusivos impuestos de los franceses.
Ignacio Pérez de Nenín era armador y comerciante,traía cerveza,paños,lienzos.......
Pantaleón Pérez de Nenín fue general en el año 1808 y luchó en Bilbao contra las tropas de Napoleón.
Fue husar de la reina María Luisa y está inmortalizado en un cuadro de Goya.
La familia Losada Pérez de Nenín en el año 1874 estaba refugiada en Santander como otros muchos bilbaínos a salvo del asedio de la villa por los carlistas.
Joaquín y Basilia tuvieron cuatro hijos:Mario y Luis los ciclistas,Manuel el pintor y una chica María de la Piedad.
Eran primos de José de Orueta Pérez de Nenín el autor del delicioso libro,Memorias de un bilbaíno.
Mario fue un hombre polifacético,un gran aficionado a la música afición compartida con su amigo Tomás Amann y ambos socios del Kurding Club.
Miembro de la Sociedad Coral de Bilbao,llegó a presidente los años 1902 a 1904.
Era un bajo barítono,cantó en la Sociedad el Sitio de Bilbao el año 1887.La Favorita a duo con Amann y después un aria de Meyerbeer.
También lo hizo en el Teatro Arriaga el 4 de Agosto de 1893 ante la infanta Isabel.
En la inauguración de la Diputación de Bizkaia,el 30 de Julio de 1901,donde tuvo su intervención destacada.
También se dedicó a la docencia musical del canto.
Se casó con María Pilar Venancia Pinedo Monasterio,el 4 de Febrero de 1897 en San Nicolás de Getxo.
Tuvieron cinco hijos:Joaquín,Mario,Fernando,Pilar y José María.
Mario Losada se ganó la vida como agente de cambio y bolsa y entre sus amigos del deporte se pueden contar:Tomas Amann,Felix Aguirre,Luis Briñas,Perico Mac-Mahón,Manolo Elorduy,Ángel Llona que fueron los pioneros del velocipedismo en Bilbao.
Mario Losada murió el cinco de Noviembre de 1935 con 65 años.En la necrológica del Noticiero Bilbaíno decía que fue figura destacadísima en la villa,conocido en todos los centros culturales,prestigioso y activo agente de cambio y bolsa,destacando entre sus muchas cualidades su carácter sencillo y simpático,también su gran predilección por la música.A sus funerales asistieron las figuras y personalidades más destacadas de Bilbao. 

FIN
Archivo de la Diputación Foral de Bizkaia
Hemeroteca de la Diputación Foral de Bizkaia
Hemeroteca Nacional de Madrid
Archivo del Ayuntamiento de Bilbao(Lourdes Ortega)






No hay comentarios:

Publicar un comentario