viernes, 25 de septiembre de 2015

EDWARD WHYMPER,EL PIONERO DEL CERVINO

Edward Whymper joven

Edward Whymper nació en Londres el 27 de Abril de 1840.
Era hijo de Josiah Wymper,este a su vez hijo de un cervecero.
Fue en sus años mozos aprendiz de cantero,pero dirigió sus pasos hacia el dibujo y la pintura.Grabó trabajos en madera y era un notable acuarelista.
Nació el 24 de Abril de 1813 en Ipswich y murió el 7 de Abril de 1903 en la ancianidad con 90 años.
Tuvo once hijos,nueve varones y dos hembras.
Se casó dos veces primero con Elizabeth Whitworth que le dio once hijos y algunos años después con Emily Hepburn.

Edward heredó la destreza manual de su padre,tallaba y madera y dibujaba con gran pericia.
En el año 1860 una editorial inglesa llamada Longman le contrata para realizar unos dibujos para ilustrar un libro en los Picos Alpinos.
Su aspecto físico era alto,musculado,rostro endurecido por el carácter y el sol,ojos azules,pelo rubio luego encanecido.

Llega a Zermatt y se queda prendado del Cervino,había ascendido al Pelvoux con 3.901 metros en los Alpes franceses el año 1861,Barre des Ecrins en 1864 de 4.102 metros,L ´Aiguille D´Argentiere en 1864 de 3901 metros,Aiguille Verte que lleva el nombre de corredor de Whymper por ser el primero en escalarlo de 4.122 metros y el Grand Cornier de 3.962 en 1865 junto con la cresta del Dent D´Herens que tenía 4.171 metros, en ese mismo año.
En Groelandia se adentró 12 km en el interior los años 1867 y 1872.
Entre 1879 y 1880 exploró los Andes y Ecuador,el Chimborazo,Cotopaxi y Antisana. 
Los años comprendidos de 1901 a 1905 hizo viajes de exploración a Canadá y las Montañas Rocosas.

El 25 de Abril de 1906 con casi sesenta años se casa con Edith Marie Lewin,de solo veinte de edad.
Tuvieron una hija que heredó las dotes del padre,actualizaba las guías alpinas para los nuevos montañeros que visitaban la zona.

*Era un hombre solitario que estaba mas a gusto,entre los picos inhóspitos de los Alpes que en compañía de otros y la tragedia del Matterhorn solo exacerbó su tendencia a la introspección*

Whymper hace una cuestión de amor propio y de gloria para alcanzar antes que otro la augusta cima,colocada en el mismo corazón de los Alpes.
Hace siete tentativas infructuosas y tenía 25 años, era el mas apasionado de los montañeros con una atracción obsesiva por el Cervino.
Freschfield y Whymper eran las dos figuras del alpinismo inglés en aquellos años.
Los suizo y los italianos van lo mismo.Pero estos se organizan y Carrel lleva ventaja.
Dos figuras de la montaña Jean Antoine Carrel un italiano nacido al pie de la montaña y Guido Rey un poeta con devoción romántica por el Cervino.
Y un científico convertido en alpinista llamado John Tyndall.
El inglés enterado de esta tentativa,encuentra en Zermatt al célebre guía de Chamonix Michel Croz,cuyo pie no había conocido resbalón,ni un mal paso.
Se juntan dos ingleses Hadow y Hudson,lord Douglas también quiere la gloria para sí.Los Taugwalder padre e hijo estan dispuestos a este desafío supremo.


Este es el relato de la ascensión del Cervino que hace Joachin Bonlieu,el 13 de Febrero de 1965 en la revista Blanco y Negro de ABC.



el grupo expedicionario al completo

*SIETE HOMBRES A LA VENTURA
A las cinco y media de la mañana del día 13 de Julio de 1865,el grupo de alpinistas se hallaba listo para partir con todo el equipo delante del hotel Monte Rosa en Zermatt(Suiza).
El grupo lo forman siete hombres,el británico Edward Whymper que el jefe de la expidicción,integrada además por tres compatriotas:Hudson,Hadow y Douglas,un guía francés Croz y dos guías suizos de Zermatt Peter Taugwalder padre e hijo.
Alejandro Seiler el hotelero se despidió de todos y de cada uno en particular.Lo consideraba tan importante el momento que no dejó en paz a su mujer hasta que no salió a despedirles y participó en un brindis.
Dos horas despues se detuvo el grupo de montañeros ante la capilla de Schwarzsee,novecientos metros mas arriba bajo de ellos estaba el denso bosque del Barranco de Z´mutt y cada cual iba enfrascado en sus propios pensamientos.



La partida de Zermatt

Croz iba por delante,se dirijía hacia unas rocas horizontales que unían la cresta con el flanco oriental.
Había veces que había que levantar las rodillas,casi hasta la altura de las narices para colocar el pie en la siguiente grieta que estuviera firme para apoyarse en ella.
Aunque la cuerda nos enlazaba,a todos nos unía un sentimiento de comunidad,el de atrás cogía los asideros del otro.
Poco antes del mediodía llegaron a una importente torre que les forzó a dar un rodeo,por el flanco norte que era tremendamente vertical.Pero tenía arriba una meseta casi horizontal. 
Whymper dispuso hacer un alto,quería el primer día iniciar solo la ascensión para llegar a la cima al día siguiente temprano.
Los escaladores se detuvieron en lo que llaman "los hombros",es decir las partes salientes de la pirámide cuadrangular,allí establecieron  su campamento para pasar la noche.
La cresta del noroeste subía en un ángulo entre 60 y 80 grados,abandonaron el costado oriental del monte y la cresta del noroeste para intentar el avance por la pendiente norte de la pirámide superior.
Lo hicieron a la mañana siguiente,cuando reanudaron la escalada.
Tras media hora de esfuerzos apareció la cresta superior del noroeste,surgió con todo su esplendor.Eran unos peldaños de la pirámide un poco desgastados por el tiempo y la intemperie.
Whymper aceleró la marcha de tal forma que los demás apenas podían seguirlo.
Soltaron la cuerda Whymper y Michel A. Croz,que se lanzaron por delante.Era una carrera a porfía y a gatas,sobre la roca el mejor era Croz y sobre la nieve Whymper.
Los dos llegaron al mismo tiempo y se estrecharon las manos,Whymper miró la hora 1 hora y 40 minutos.Buscaron huellas humanas en la cima por si los italianos habían llegado antes pero no había rastro.
Whymper se tiró al suelo,todo lo largo que era y se inclinó sobre el borde de la pared sur tanto como lo permitía el equilibrio.
Gritó a Croz,¡Ahí están! ¡Ahí están! ¡Pronto venga!
Se inclino Croz y preguntó ¿Donde? ¡Allí sobre el hombro!
Croz escupió despectivo,bastante lejos,todavía les queda lo peor.
Whymper no se podía contener y saltó iniciando una danza guerrera,Croz le miró y soltó una estrepitosa carcajada.
Tenemos que llamarles tan fuerte que nos oigan. ¡Tienen que vernos!.Empezaron a gritar dando alaridos,cada vez mas fuertes y rabiosos.
Los gritos transportados por el viento llegaron a Carrel y sus acompañantes,vieron los pantalones claros de Whymper que tan bien conocían.
Carrel se tapó la cara con las manos y quedó inmóvil cerca de media hora.

Una hora entera descansaron en la cima,no se veía al grupo de Carrel y Whymper dejó que se calmasen sus latidos,comenzando con sus meditaciones.
Douglas y Croz se aprovecharon de la ocupación de Whymper para plantar una banderita en el pico mas alto.
Whymper despreciaba estas puerilidades,con mucho disimulo Croz pudo robar de la tienda plegable de Taugwalder hijo,uno de los palos largos.
Tenemos el mástil ¿Pero que bandera ponemos? dijo Douglas.

El sol brillaba sin nubes sobre ellos,no soplaba casi nada de viento y de las rocas subía un calor trémulo.
La nieve se evaporaba en los sitios que formaba una capa fina y no dejaba señal de humedad.
Cuando se mezclaba con el calor irradiaba entre las piedras un vaho de fusión y como un ácido las ventanas nasales empezaban a picar y un estornudo liberado lo rechazaba otra vez hacia fuera.
Foto del The Guardian,del Cervino
Croz tiró la chaqueta y se quitó la camisa azul oscuro.
¡Esta será nuestra bandera! ¡No la necesito!.
Luego echará usted de menos la camisa le dijo Whymper en tono mordaz y siguió en sus cavilaciones.
Lord Douglas se colocó junto a la bandera,la enrolló y exclamó:¡Edward Whymper,el vencedor del Cervino! ¡Hurra! y dejó ondear libremente la bandera azul.

Tras una pausa Douglas volvió hablar:Oiga Whymper ¿Que haría usted si ahora nos cubriera una nube?
Exactamente lo mismo,respondió el aludido no he escalado nunca una cumbre para ver el panorama.
Taugwalder padre advirtió que se debía levantar el campamento,Whymper les dijo a los demás que se fueran por delante que el los alcanzaría.
Croz iba de nuevo en cabeza,Taugwalder había alcanzado a Hadow al subir,quizás quería ir protegido por Croz.

La expedición llevaba una cuerda de cáñamo de Manila(abaca de Manila) de sesenta metros de larga.
El tercero en la cuerda era el reverendo Hudson,tras él Lord Douglas,este quería haberse quedado con Whymper pero Hudson se opuso.Unidos los dos por una cuerda siguieron al grupo.Para juntarse el grupo en el paso dificultoso de la pared norte.



Zermatt,las pistas de esquí y el Cervino.


TRAGEDIA EN LA MONTAÑA HELADA
Whymper dispuso que en la meseta helada avanzase por delante solo un hombre,los demás avanzaban a pie firme.
Empezó Croz,recorrió los cinco primeros metros,le seguía Hadow pero falló.
Croz clavó su pico en la nieve,retrocedió con las manos libres y le colocó a Hadow los pies en los sitios que se podían sujetar un poco.
Era solo un reborde de piedra del espesor de un dedo pulgar o poco mas.Hudson ayudaba a sujetar a Hadow.
Justamente cuando Croz había desviado la mirada de Hadow por breves momentos y volvió la espalda.
Hadow vaciló y resbaló,cayó como caen los niños al patinar sobre el hielo de espaldas.
Estiró las piernas en el aire sin pode sujetar,sus botas de montaña dieron con fuerza contra los riñones de Croz que estaba inclinado hacia delante.
Croz perdió el equilibrio y cayó de cabeza dando un alarido estridente.Trató de agarrarse en la pendiente con las manos desnudas,primero del pico del alpinista y luego algún punto resistente que se ofrecía.
Hudson saltó hacia atrás para volver a la peña resbaladiza en la superficie helada,pero cuando estaba a punto de conseguirlo le alcanzó el tirón de la cuerda con la que se deslizaban Croz y Hadow hacia el abismo.
También Hudson fue derribado,Lord Douglas vio lo que pasaba pero no se le ocurrió nada para salvarles.
El peso de los tres hombres le alcanzó a él sin que ofreciera resistencia,estaba paralizado por el miedo.
Whymper se percató de todo y gritó¡Tirad de la cuerda!
Él y Taugwalder clavaron sus pioles en las grietas rocosas mas cercanas y se apretaron contra la montaña con todas sus fuerzas.

Dibujo de la época Gustavo Doré
Durante una fracción de segundos hubo esperanza,si se conseguía detener el deslizamiento,Croz y Hudson con su experiencia alpina lo podían evitar.Ninguno se balanceaba sobre el precipicio y la pendiente de la ladera no era muy inclinada.
Pero la cuerda tirante que unía a Douglas conTaugwalder,era de cáñamo ordinario y vieja y se rompió.
Lo que hizo multiplicar con rapidez el deslizamiento,uno detrás de otro.Los cuatro llegaron al borde de la pared o cortado a pico,bajo la cual brillaba el sudario del glaciar Cervino.
Uno tras otro fueron cayendo por el borde del precipicio,unos segundos después cayeron algunas piedras pequeñas.
Abajo resonó el eco del alud y luego la montaña quedó sumida en un silencio de muerte.
Los tres supervivientes quedaron inmóviles en sus posiciones.
Tras una hora de convulso silencio,Taugwalder hijo alzó la cabeza y con los ojos cerrados,exclamó asustado como un niño perdido ¿Estas ahí padre?
Coja usted la parte rota de la cuerda,Taugwalder que la necesitamos abajo.¡En marcha,si no les dejo aquí plantados a todos y me voy solo,mandó Whymper.
Con las manos temblorosas Taugwalder le alargó el fragmento de la cuerda.
Vio el extremo de la cuerda débil y gastado.
Taugwalder sollozó,¡No puedo seguir,señor!
¡Quiero perecer aquí!
Deje usted por lo menos a su hijo fuera de peligro,si a usted ninguna otra cosa lo retiene.
Whymper se puso a la cabeza,le abandonaban las fuerzas Taugwalder hijo vaciló y empezó a caer,pero esta vez resistió la cuerda.
Con medidas de precaución que se repitieron varias veces en los lugares de peligro,se salvó la vida a los otros dos.

Pasadas tres horas interminables llegaron al campamento en la altura del gran campo de nieve junto a la ladera oriental.
Así quedaron todos fuera de peligro,Whymper se acurrucó con el pico sobre las rodillas y el sombrero muy echado sobre la cara,sordo para los intentos de Taugwalder de reanudar una conversión.
Ambos tenían que hacer algo,la tensión era abrumadora y el corazón latía muy fuerte,en el borde superior del acantilado que baja al glaciar del Cervino y gritaron haciendo bocina con las manos los nombres ¡Lord Douglas! ¡Amigo Lord Douglas! Croz,Hadow,Reverendo Hudson.
El cadáver de Douglas,jamás fue encontrado.
Jean Antoine Carrel




UNA SEÑAL DE GRAN MISTERIO
Los dos Taugwalder cayeron de repente de rodillas,señalaron hacia la cresta del Liskamm del macizo del Cervino con 4.527 metros y empezaron a rezar.
Whymper despertó asustado de su mudo ensimismamiento y desesperación.
Allí arriba en el Liskamm se dibujaba un arco iris circular sobre el fondo del crepúsculo.
Atravesando el borde superior del arco,caía verticalmente un rayo o una columna recta  y brillante formando una especie de cruz.
Whymper trató de encontrar interpretaciones puramente ópticas y descartó algo sobrenatural.
Por el otro lado de la montaña,el Valtournenche del Valle de Aosta en Italia.
Carrel y sus compañeros vieron el mismo fenómeno sobre Liskamm y descendieron apresuradamente.
Whymper dijo:Pronto ya no subirá nadie con nosotros al Cervino y emprendió la marcha.
A los dos guías les costó trabajo seguirle.
¿Es que quiere usted también arrastrarnos hacia abajo como a los otros le dijeron?.

A las nueve de la noche Whymper no pudo seguir su camino,no se veía mas allá de sus narices.Se acurrucaron en un pequeño hueco resguardado del viento.
Apretados unos contra otros,así pasaron toda la noche a Whymper le estremecía el calor corporal de los otros pero lo necesitaba para no helarse el mismo.
Cuando empezó hacerse de día se puso en pie de un salto,muy temprano llegó Whymper con los dos Taugwalder a Zermatt.
Sin ningún saludo se separaron al llegar a las primeras casas del pueblo.No estaba cerrada la puerta del Monte Rosa,en el vestíbulo del hotel Whymper tropezó con Alejandro Seiler que había velado y esperado toda la noche.
Desde Zermatt habían seguido la ascensión durante horas.Se porfiaba sobre la situación del grupo y habían confundido con frecuencia con hombres algunas piedras que habían caído.
 Pero al mediodía ya no cabía la menor duda de que en lo alto del Cervino,se veían hombres claramente sobre el fondo del cielo.
Un pinche de cocina había visto como caía un alud desde la cumbre al glaciar del Cervino y fue a decírselo pero el señor Alejandro Seiler,este no le creyó.
Seiler fue pionero de la industria hotelera moderna en Zermatt,en el año 1884 abrió un hotel con 150 camas.
Taugwalder padre e hijo
EN BUSCA DE SUPERVIVIENTES
Hacia el anochecer despertó Whymper y levantó las ventanas de su cuarto.
Algún rumor o palabra le despertó asustado de su letargo.El despertar era doloroso y difícil como el nacer.
En el umbral del hotel estaban los de Zermatt y los forasteros formando pequeños grupos.Palabras sueltas y excitadas,las noticias rebasaban su capacidad de comprensión.
No solo había ocurrido lo que tenía grabado en la memoria que habían perdido a Douglas,Hadow,Hudson y a Croz.
¿Oyó algo mas? Tres cuerpos yacían sin vida en lo alto del glaciar,pero el cuarto Douglas no estaba allí.
¿Es que vivía aún? ¿Estaría herido allí arriba? en alguna parte del monte.
¿Esperando el socorro que no llegaba?
A Whymper los chicos y los grandes le miraban con respeto y reverencia como a un dios desconocido.
Apareció de repente a medio vestir y les pidió que partieran con él al Cervino.
Le respondieron que pronto iba a oscurecer y Whymper les replicó que había antorchas.
Mañana a primera hora.
Mañana es domingo,tenemos que ir a misa.
El hotelero Alejandro Seiler intervino cerca del párroco,pero este negó el permiso a los lugareños para partir antes de la misa.
Entonces iré solo,se acercó un hombre a Whymper y le dijo quedamente:Yo también soy cura y le acompaño.
A las dos de la madrugada partieron con las antorchas,siguiendo el mismo camino al lago Negro(Schwarzsse),luego al Hörnli al pie mismo de la pirámide del Cervino desde donde se observaba el monte.

No siguieron la cresta oriental de la escalera de Whymper,sino que bajaron volviéndose hacia la derecha al glaciar del Cervino,no al otro lado de la morena.
Había una especie de escalones que descendían hacia el glaciar y a las nueve y media habían llegado al punto mas alto del este.
Whymper subió a la cresta superior del monte y llegó al campo de la muerte.

TRES CUERPOS EN LA NIEVE
Tres montículos se alzaban sobre la nieve,se podía pensar que eran piedras caídas de la ladera.
Un sombrero redondo,botas,trozos de tejido.
El sacerdote conservó la serenidad.
Whymper el hombre de los movimientos acompasados,seguros,esta vez rasgó la funda de su anteojo.
Una rápida ojeada a los tres montículos formados por los muertos y luego una insegura búsqueda sobre la sábana de nieve y por los acantilados de la pared del monte.

El sacerdote no comprende la actitud de Whymper,que se precipitaba cada vez mas,palidecía y al que tuvo que sostener.
¡Lord Douglas,Lord Douglas! no está aquí.
Whymper siguió al cura,encontraron primero a Croz y tras él muy cerca a Hadow y un poco mas allá a Hudson,pero ni rastro de Francis Douglas.Al intentar levantar un de los muertos vio que tenían muchos huesos rotos y que la piel sola no podía sostener los cuerpos reventados.
Decidieron enterrar allí mismo los cadáveres,las palabras pronunció el reverendo M´Cormick se basaron en la sentencia bíblica "Si padre cúmplase tu voluntad".
Una vez que M´Cornick hubo terminado cayeron de arriba aludes de piedras y se oyeron también voces humanas pero oscilantes en el eco y confundidas en el oído con el primer ruido.

Cuando miraron hacia arriba vieron en lo alto la bandera tricolor italiana en lo alto de un mástil.
Carrel acababa de llegar a la cima con Bich y vio abajo al pequeño grupo de hombres en el glaciar,sin saber,ni siquiera sospechar,de que se trataba.
Whymper había seguido con impaciencia las acciones religiosas del cura.
La piedad,el rezo,única actitud en aquel improvisado cementerio el más elevado de la tierra.¿Donde estaría Douglas?
Las señales que venían de arriba suscitaron alguna esperanza completamente disparatada.Se llevó a la boca a modo de bocina y gritó al cielo ¡Buscad a Francis Douglas!
¡Buscad a Francis Douglas! y otra vez ..............
Pero los de arriba,ni veían,ni oían nada fuera de ellos mismos,de su victoria y su eco.

Whymper estuvo vagando en solitario por el glaciar del Cervino en busca de su amigo Douglas.Siguió la huella que habían trazado los otros al caer y llegó hasta la pared vertical del precipicio.
Allí encontró un par de guantes que él mismo había dado al amigo.Antes de empezar la ascensión pero fuera de todo eso,nada mas.
A la mañana siguiente subió de Vips el juez de instrucción a Zermatt,Joseph Anton Clement hombre experimentado y un poco ceremonioso.
Este juez era de Vips,político,juez y hotelero y también pionero del turismo en Zermatt.
El juez redactó el acta que en el grupo figuraban como conductores-guías Hudson y Whymper y por lo tanto no se podía reprochar a Taugwalder la organización de la excursión "a la ligera"con pocos guías.
La cuerda rota la habían examinado y vieron que era buena.



Whymper en su ancianidad

EL ÚLTIMO DESEO DE WHYMPER
No solo para el paisaje y la comarca sino también para todos los hombres participantes y supervivientes fue decisiva esta expedición de Whymper.
Las líneas del destino convergían,lo que condicionó la dirección de sus vidas.
Taugwalder padre se entraba en algún restaurante o bar,sin que le preguntasen o recayese la conversión sobre la primera ascensión victoriosa al Cervino.
Todos adoptaban posiciones justificadas o no.El taciturno suizo se convirtió en un narrador siempre dispuesto a contar su prodigioso salvamento en la montaña.

Edward Whymper forzado por las circunstancias de la desgraciada ascensión,tuvo que defenderse en las grandes revistas alpinas y en la prensa diaria de los ataques a su persona.Dejó su carrera civil convirtiéndose en un investigador y escritor.

Todos lo años que le fue posible,volvió Whymper a Zermatt,cuando ya tenía el pelo blanco como la nieve.
Pasaba todos los años el Theodul Pass(entre el cantón Suizo y el Valle de Aosta, Italia) erguido,con su rostro tostado y marcado por las arrugas de la fatalidad.Iba siempre lejos de su guía,aveces se quedaba parado durante cinco minutos y levantaba la vista a su montaña y luego reanudaba su camino,con largos y acompasados pasos.

Todos los vecinos de Zermatt le conocían,le saludaban con respeto y timidez,pero nadie se atrevía a decirle nada.
Un turista alemán se le acercó a él con entusiasmo,diciendo ¡cuanto me alegro de verlo aquí!
y él replicó simplemente:Ya me lo figuro.
Todos los años iba al Cervino,con especial predilección recorría las laderas en las que sospechaba estarían los restos de Lord Douglas.Veía el Cervino como la pirámide funeraria de Douglas.
Ya no era su monte,sino el mausoleo de aquel brillante espíritu que había iluminado la soledad de Whymper.
Llevó el resto de su vida la imagen del trágico acontecimiento y lo tenía grabado en sus más mínimos detalles.
Poco antes de morir dijo en sus escritos que nunca había tenido que modificar una sola línea de lo dicho por él,con una cierta altivez.
El deseo de Whymper era que le enterrasen al lado de Lord Douglas,pero nadie pudo encontrar la desconocida tumba de Lord Douglas.*
Lord Francis William Bouverie Douglas,nació en Escocia(Reino Unido) el 8 de Febrero de 1847.

JEAN ANTOINE CARREL
Nació el año 1829 Valtournenche(Italia).
Subió muchas veces al Cervino como guía.
El último día de su vida,acompañaba a un grupo de clientes por el sur del Cervino y se echó una tormenta.
Guió al grupo a lugar seguro y Carrel murió extenuado por el esfuerzo.
Cuentan que se tumbó en la nieve agotado y murió con 61 años,el 26 de Agosto de 1890 en el Cervino.
Su hermana o hija Felicité Carrel subió al Cervino en 1867 y Miss Walker,mujer muy bella por cierto fue la segunda mujer que subió a la emblemática cima el año 1871.
En el cementerio de Zermatt están enterrados los más intrépidos guias de montaña.
Todas la sepulturas se orientadan a la cara del Cervino.
Al pie de los símbolos cristianos crecen las flores benignas y perfumadas.
Todos ellos intentaron dominar la montaña,pero al final fueron vencidos por ella.

En su libro sobre el Cervino de Guido Rey,alpinista,escritor y fotógrafo italiano.
Nos refiere su encuentro con el célebre Whymper.

"Yo descendía del Theodule a medio camino entre el collado y Giomein,veo acercarse a un gallardo anciano alto,de mirada franca,cara fresca,completamente afeitada y su cabeza coronada de cabellos muy blancos.
Subía con lentitud,toda su figura llevaba el sello de una fuerte voluntad.Su cuerpo derecho a pesar de los años,acusaba un conservado vigor,su paso largo y cadencioso habituado a la montaña.
 Al pasar cerca de él,le saludo siguiendo la costumbre de los que se encuentran en el monte.
Me devolvió el saludo y pasó.
Mi guía se paró para cambiar impresiones con el suyo.
Cuando me hubo alcanzado me preguntó:¿Sabe usted quien es este señor?.
Le contesté que no lo sabía,replicó:Whymper y su respuesta tuvo un acento de respeto al pronunciar su nombre.
Al instante sentí una conmoción,cual si me hallara ante una aparición,jamás lo había visto.Solo en retrato y al momento me volví a mirarle.
El también se había detenido y contemplaba el Cervino,que se mostraba maravilloso e impotente.



Aquí reposan los restos de Whymper

ÚLTIMAS PALABRAS DE WHYMPER,CHAMONIX Setiembre de 1911.
Whymper se había sentado cerca de nosotros y nos contaba sin ningún temblor,su mirada era fija.
Llamó al hostelero y le pidió un whisky,bebió y después paso la mano por su frente y nos dijo:
Tengo 62 años y estoy acabado.........os he dado ejemplo y hoy ya soy una ruina.......
Continuó:Mi padre murió a los noventa años, pero yo estoy perdido,ya no volveré a ver mis montañas,estoy herido en el corazón.
Todo esto lo decía lentamente,con largas pausas entre sus palabras.
Luego nos habló de la muerte,de la muerte que teme,después de haberla desafiado tantas veces.......

Nos confesó que detenía a los ancianos,preguntándoles su edad.
¿Conoceís a un hombre de cien años?
Usted los vivirá seguramente le dije yo.
¡Ca! yo estoy agotado y todas las noches,sin faltar una,veo a mis compañeros bajar de espaldas,como el día fatal.......
Se dijo ,insinuó uno de nosotros que fue el guía Taugwalder padre el que había cortado la cuerda.
¡Falso! gritó Whymper,no podía cortar la cuerda,estaba en malas condiciones.¿Porqué fue elegida y por quién?.
Esto es lo que yo no se y es espantoso...............

Se levantó el viejo tembloroso,saludó con nobleza,lenta y penosamente.Se alejó rozando las paredes,avergonzado de su encorvada espalda.
El glorioso vencedor de las cimas vírgenes,entre las puntas magníficamente verdecidas por la luna..........

Edward Whymper murió en Chamonix el 16 de Setiembre de 1911.




En el año 1922 se estrenó la Cruz del Cervino,película interpretada por Jacques Beranger y Marcel Grosnier.
En el año 1928 la Paramount de París estrenó el Drama del Monte Cervino,con Lous Trenker y Marcella Albani.

FIN

Excelsius 22 de Abril de 1932.
Georges Casella,Setiembre 1911.
Hemeroteca Nacional de Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada