martes, 3 de diciembre de 2013

EL CAFÉ LION D´OR DE BILBAO




terraza del cafe Lion D´Or
Aguilafuente es un municipio con categoría de villa,con una fiesta estival de la cerveza y una feria medieval.
Pocos se podían imaginar que en esa villa se iba ha encontrar un incunable.El primer libro impreso que se conserva desde el año 1472.
Salió de la imprenta Gutenberg en  España.
El libro contiene las actas y documentos de un Sínodo Diocesano que tuvo lugar en Aguilafuente.
El incunable se conserva y custodia en el Archivo Catedralicio de Segovia y descubrió su existencia en el año 1930, el canónigo archivero Cristino Valverde.
Por tal motivo todos los años el municipio de Aguilafuente recrea tan feliz acontecimiento.


Iglesia de Santa María de Aguilafuente


Corría el año 1859 y en esa villa de Aguilafuente,nació un treinta de setiembre un niño llamado Jerónimo Merino Alonso y correteaba de adolescente entre las hoces y pinares de la villa segoviana.
El joven Jerómino al parecer era un experto en caballerías y buen jinete,lo mismo que su paisano Sebastián de la Fuente Martín el de las tiendas de coloniales se vino a Bilbao para labrarse un futuro y formar una familia.
Jerónimo tenía un hermano algo más joven que él,llamado Manuel que trabajaba de camarero en Bilbao.
Don Jerónimo Merino y su señora

EN LA ANTEIGLESIA DE ABANDO
El 10 de noviembre de 1889 don Jerónimo se casa con una joven bilbaína llamada Lucia Ajuria Urcelay en la Iglesia de San Nicolas de Bari en el Arenal.
La joven había nacido el año 1866 y la familia residía en la calle Hurtado de Amézaga,que entonces pertenecía a la Anteiglesia de Abando.
Jerónimo Merino trabajaba en la casa de los señores de Zabálburu en el Palacio de Mena donde hoy estan las torres de Zabálburu.
Los señores se llamaban Francisco Zabálburu Martínez de Lejarza y doña Segunda Basabe y Gordia,una señora caritativa y entregada al prójimo.
Esta era una familia rentista y terrateniente,no implicada en actividades industriales o comerciales,generadas desde el sector industrial.Dedicándose a la administración,cobro de rentas de inquilinos de fincas y a la explotación agraria de terrenos en Granada,Murcia y Almería,también al cultivo del chacolí en Vizcaya.
En un principio vivían en el Arenal y de allí pasaron Abando.
Desconocemos cuando se edificó el palacio,pero en el año 1865 se denuncia el robo de unas aves en la huerta del palacio y en el año 1866 se incendia la tejavana de la cochera de palacio.Es posible que antes que palacio fuera una finca de recreo hacia los años 1835.

*En los terrenos que hoy ocupa el palacio de Mena,existían en el año 1801 dos caseríos Urizar y Molingo,también había una ermita solitaria,a la que solían acudir los bilbaínos de las siete calles de peregrinación.Era para ellos un lugar muy lejano,allí se postraban a los pies del venerado Santo Cristo de Mena,nombre del barrio también llamado Mena.
En aquellas fechas los Zabálburu adquirieron los terrenos y años después en la parte más alta edificaron el palacio.
En el año 1819 ya era frecuentado por los grandes personajes que llegaban a la villa.
Le cantaban los bilbainitos a la reina madre María Cristina esta coplilla:
Disen que viene reina
visitar Bilborá
y el príncipe chiquito
con ella venerá.*





Don Francisco Zabálburu,mecenas de Julián Gayarre


En ese mismo año la familia Zabálburu ceden unos terrenos para el camino que va en linea recta desde el palacio a la plaza de Isabel II(lo que hoy es la calle Hurtado Amézaga hasta la Plaza Circular)
En los años 1874 y 1875 hubo escaramuzas militares entre los carlistas y las tropas leales al gobierno.
En el año 1878 los Zabálburu dirigen un escrito al corregidor detallando los daños sufridos durante la última guerra y la ocupación temporal de sótanos,caballerizas y porterías.
Se fija una indemnización de 11 reales diarios.
Las crónicas dicen que bajo el palacio de los Zabálburu se domina la carretera que va a Balmaseda y Portugalete y 
ese es el motivo por el que estaban las tropas gubernamentales.





casa natal de los Zabálburu,en Gordexola

También hay un listado de obras en el palacio por un valor de 1.184.839,35 reales pero sin concretar fecha.




La Gran Via el año 1905


La calle de la Estación el año 1926,desde la Plaza Circular


El edificio los describe un periódico El Imparcial de Madrid,del 27 de julio de 1887,ocupa una posición bellísima en las afueras de la villa.Aunque no es un edificio de gran capacidad,pero es rico y acústico,rodeado de frondosos jardines.
Disponía de amplias instalaciones y un edificio anexo,con portería,cochera,establo,leñera y carbonera y también un hermoso patio de caballos donde ejercitarse y recibir clases de hípica.
Don Jerónimo cuidaba las caballerías y fue maestro de equitación de las gentiles damiselas de la familia y amigas.
Tuvo trato con don Antonio Arluciaga que era administrador de la familia,el encargado de las cuentas y trámites oficiales.
El origen de esta familia está en Gordexola y hay noticias de un Martín Zabálburu  en el año 1574.
Allí tenían el mayorazgo,molino,caseríos,viñedos,arbolado y explotación propia en el año 1799.
Todos están bautizados en la Iglesia La Degollación,San Juan Bautista y figuran como grandes propietarios en Gordexola.
Donde estaba el palacio de Mena de los Zabálburu,existió el llamado "Arbolar de Mena"el mayor, más que el del Arenal y Ripa.
Había regatillos,arroyuelos el principal el de Iturrigorri y un afluente muy conocido en Bilbao el Elguera.Había casas de campo y fincas de recreo.En ese idílico lugar construyeron el Palacio de Mena los Zabálburu.Estos datos figuran en un plano de 1835, y en un libro titulado Miscelánea de la Historia Bilbaína de Manuel Basas.

Don Francisco y doña Segunda tuvieron seis hijos(Francisco,María Teresa,Juan,Antonio,Mariano y Feliz Pascual)cinco vivos.Pero nos vamos a ocupar de José,Francisco y Mariano.
Estos tres hermanos dedicados a los negocios,figuran en la lista de pudientes de Bizkaia y elegibles a senadores.Se publicó en el Iruc-Bat del año 1875.
Doña Segunda muere el año 1863,dicen los periódicos de la época que era una de las señoras más caritativas y respetables de Bilbao.Frecuentaba las ciudades Burdeos,París y Madrid.
Los bilbaínos no olvidan su amabilidad y dulzura.
En tono paternal el periódico La España del 21 de Enero de 1863,decía:Han perdido una madre y los establecimientos de caridad una fuente continua de dádivas.

Por el palacio de los Zabálburu pasaron personajes de relevancia social,reinas, príncipes y princesas.La reina regente María Cristina desembarca en la Salve con sus hijas María de las Mercedes,María Teresa,el rey Alfonso XII.Un tedeun en Santiago y la recepción en el palacio, las fiestas se comentaron en todo Bilbao y los periódicos lo destacaron en sus noticias sociales.
Don Jerónimo conoció todo ese mundo de la buena sociedad de Bilbao y de España,por su relación de proximidad con muchos de ellos.

Los viajes de Jerónimo en el coche de caballos del palacio al casco antiguo de Bilbao o al mercado de la Ribera.Los domingos a San Vicente Mártir de Abando y el recreo los días de buen tiempo por la Campa de Albia.
San Nicolás o la catedral de Santiago y el paseo por el Arenal.Era el mundo por donde se movía el auriga de los Zabálburu y de  camino por Hurtado Amezaga a Villa Mena,intimó con la que sería su esposa y matrimonió con ella. 

UNA NUEVA PROFESIÓN
Deja la casa de los señores de Zabálburu y se establece por su cuenta,en el mundo de los negocios de la mano de su cuñado.
Antonio Ajuria tenía una alquiler de carruajes en la calle de La Sierra(hoy Buenos Aires)en el número nueve.Era familiar de su mujer,por aquellos años una carrera por Bilbao se cobraba o,75 pesetas y dos pesetas por cada hora.
Abre una taberna en Colón de Larreategui,letra Z que luego la traspasaría.
Con Hilario Ajuria,forma una sociedad Ajuria-Merino con un depósito doméstico en Hurtado Amézaga en el número cuatro el año 1894.Es un establecimiento expendedor de bebidas.También disponen de varios carruajes con caballerías para el transporte de viajeros.
Más tarde abren una fonda en el mismo sitio de Hurtado Amézaga el primer piso,con un rótulo publicitario a finales del siglo XIX.
El matrimonio tiene tres hijos:Jerónimo,Josefa y Ricardo el continuador del negocio.
En el año 1900 tiene un almacén de paja y cereales en la calle Berástegui.
Poco tiempo duró la fonda de Jerónimo,en una carta del consistorio bilbaíno le comunican el derribo del edificio.
La especulación inmobiliaria acaba con sus aspiraciones de negocio.Como más adelante se verá lucho siempre contra la especulación inmobiliaria y la defensa de los derechos de los inquilinos.



dibujo de la tertulia Lion D ´Or

EL LION D´OR
La Gran Vía es una calle ancha como una avenida de Nueva-York.El paseante sube del Arenal a la Plaza de Isabel II(Circular).Demasiada calle para el Bilbao de principios del siglo XX.
Se acaba de inaugurar un nuevo café el Lion D´Or,al principio de la calle,pero no puede tener éxito,no puede durar.
No hay quien suba diariamente desde el Arenal hacia la Gran-Vía para tomar café.
El paseo las señoras elegantes de Bilbao,lo hacen en el Arenal.Las confiterías de la calle Correo,la Suiza,el Buen Gusto.
Para los caballeros socios del Sitio,también es incómodo subir.Habrá que hacerlo cualquiera se resiste a no ser cliente del Lion D´Or.Un café bilbaíno con nombre parisino y con buen café.
A comienzos del año 1903 comienzan las obras para asfaltar y levantar tabiques.En la planta baja de la casa número cinco de la Gran Vía.Edificio que esta pared con pared con el Banco Vizcaya.
El consistorio le autoriza a colocar un toldo y anular la anterior licencia de la taberna de Hurtado Amézaga y poder elevar a la categoría de restaurante el café de la Gran Vía.
Se instalan los veladores en la acera del café,que tanta vida y animación dieron a Bilbao.
En ese mismo año se inaugura el nuevo edificio del Banco Vizcaya,pegando con el café de don Jerónimo.
Fue un sábado 11 de Abril de 1903,curiosamente ese mismo día en el paseo del Arenal se celebró la feria de jamones,tocinos y embutidos.




Se formaron cuatro filas de vendedores,donde abundó el jamón,los chorizos sin faltar las longanizas,despojos de cerdo y otros manjares para reponer fuerzas perdidas durante las vigilias y ayunos.
El jamón de primera estaba a 3,25 pesetas kilo y el de segunda a 2,50 pesetas.El veterinario señor Guerricabeitia,giró una rigurosa visita al ferial inutilizando género por estar en mal estado.

El día 8 de Abril,se pudo leer en los periódicos de la villa el anuncio de apertura al público:Una gran confitería,pastelería y repostería con el nombre de Lion D´Or.En el número cinco de Gran Vía junto al colegio del Sagrado Corazón.El titular del negocio se llama Don Jerónimo Merino y la pureza y de los géneros,la inteligencia del personal que en los obradores tiene el señor Merino y el buen gusto con que está hecha la instalación harán que sea el punto de encuentro de nuestro buena sociedad,donde se surta de los exquisitos y apetitosos artículos que allí se expenderán.El anuncio se publicó tres días en la prensa.

La Gran Vía en aquellos años daba pasos decididos hacia su modernidad y expansión decidida hacia a lo que se llamaba Abando.
La Gran-Vía empezaba en la Plaza Circular con los Bancos Vizcaya en el número uno,el Español del Rio de la Plata,en el número cuatro y el Crédito de la Unión Minera en el número dos. En la misma plaza en un piso la compañía de Seguros Aurora.(La fiebre de las Auroras)
La calle terminaba en el barrio de Indauchu en los dominios de la familia Allende.
 Bilbao en el año 1910 tenía 40 faroleros,personal del consistorio y un cabo con mando sobre dicho gremio.
El doctor don Juan Larrazabal estrenaba su elegante consulta de odontólogo en el número tres de la Gran-Vía en el segundo piso.
Más arriba estaba el cine Olimpia en el local estaba el Dossi-Be que vendía fiambres,repostería,tostadero de café,pastelería y confitería su dueño se llamaba Jaime Ceruti.
Se iban llenando de comercio la arteria vial mejor y más ancha.La librería de Eleuterio Villar,La Cocina,Delclaux y Cia.El primero vendía artículos de cocina,loza y porcelana y el segundo reproducci ones artísticas,molduras,estampas también tenían talleres de vidrio.
La farmacia de Ramiro Pinedo con la venta de su vino quinado reconstituyente de igual nombre para deportistas,en Gran-Vía 14.
La Unión Española de Explosivos en el primer número de la Gran-Vía.
También la Instaladora General en Gran-Vía 24,empezaba a trabajar haciendo las primeras instalaciones eléctricas en los hogares bilbaínos.
Un rival directo del Lion D´Or era el café de Enrique García,que en una lonja vecina vendía pianos,guitarras,bandurrias y toda clase de instrumentos musicales,además de las partituras.
El café de Enrique García estaba en Gran-Vía 8 y hacía esquina con la calle Berástegui.Antes hubo otro café en el mismo número, llamado el café Vasco- Navarro.
El café de García se fundó el año 1896,tenía una amplia terraza con toldo.En este café se reunían los socios del Gimnasio Zamacois,aquí se fundó el Athletic de Bilbao y había una peña de Joselito y el Gallo,llamada "la Gallera".
Café con mucha marcha y donde se vendía buena cerveza y había animadas tertulias.

LA TERTULIA DEL LION D´OR:
El doctor don Enrique Areilza venía de la tertulia de café Boulevard(el antiguo café Suizo)en el Arenal haciendo esquina con la calle Correo,debajo del elegante hotel D´Anglaterra.Había perdido contertulios y la gente subía hacia la Gran-Vía,se le veía al café algo mustio y aburrido.
El doctor se pasó al café de García que era el que estaba de modo,con una variedad de gentes y de personajes de todo tipo.En ese momento estaba en plena ebullición.

Justo enfrente estaba el nuevo rival,el café de don Jerónimo Merino.Entre el capital y la religión,queremos decir entre el Banco Vizcaya y el Colegio de las Monjas del Sagrado Corazón terminaba el colegio en la esquina de la calle Alameda Urquijo donde estaba el patio y una puerta metálica de salida.Era sabido por todo Bilbao que las niñas "bien" entraban por la Gran-Vía y las pobres por la calle Ayala.



Palacio de los Zabálburu,antes de su demolición


PERSONAJES DEL CAFÉ:*Antonio Ergoyen,no era su verdadero nombre se llamaba Antonio Olascoaga era periodista y nos hace una detallada crónica de aquella tertulia.
Tuve la fortuna de asistir a la tertulia de intelectuales del café Lion D´Or.Había comenzado la gran guerra europea de 1914 y la tertulia se había partido en dos bandos germanófilos y anglófilos,solo se hablaba de la guerra la tertulia estaba en su mejor momento,aquello parecía un congreso de intelectuales.
Mi callada actitud que mantuve por algunos años me permitió ser un observador privilegiado.
A primeras horas de la tarde cuando se servía el humeante "moka".El discordante era Ramón Olascoaga con su copita de coñac y vaso de agua.Aguantaba desde las tres de la tarde hasta el anochecer.
El café de Garcia se trasladó años después en la misma calle al edificio donde hoy está el Banco Bilbao.
Este café fue el periodo de lactancia de las tertulias para pasar luego al café de don Jerónimo.
El Lión D´Or era un local elegante para la época.pero incómodo y desapacible.Unas mesas de mármol veteadas gris y verde,con broncíneas y relucientes figuras,unas sillas de duro asiento y más duro respaldo.Unos Panneaux algunos de la primera época de Gustavo Maeztu,de chillones colorines y temas bastante estrafalarios y otros de un cierto "pintorcete" que cayó por Bilbao cuando se montó el café.
Estaban enmarcados con un frío empanelado al gusto francés de principios de siglo de fina caoba y de biselados cristales con dibujos áureos.
Sin faltar los espejos grandotes y antipáticos que denunciaban al que entraba,la corbata torcida,si iba mal peinado y lo que es peor su edad.

Un amplio ventanal desde donde se veía la calle y también los transeúntes,se podía ver las discusiones de los tertulianos.
Cuando salía danzando una tetera y se llegaba a las manos.Entonces se corría el visillo,pero era en muy contadas ocasiones.
Don Jerónimo Merino con sus ahorrillos y alguna ayuda montó el negocio.Vio con agrado como se instalaban los intelectuales en su café,aunque el gasto en muchas ocasiones no solía ser grande.Un café y un vaso de agua toda la tarde.
Entre los camareros había uno llamado Txomin,que diariamente se hacía un prodigio de peinado.Ocultando su descomunal calva.Lo que hoy en día llamamos ingeniería capilar.Tenía una catarata de cabellos en el cogote,pero como suele ocurrir nada arriba.
Txomin no se molestaba por la presencia de tantos implacables abstemios.Cuando los intelectuales levantaban la voz,un siseo del camarero bastaba para remansar las aguas.

Estos son algunos de los parroquianos habituales del café.
Don Pedro de Eguillor,Ramón Olascoaga,Felix de Lequerica,Juan de la Cruz,Sanchez Mazas,Ramón Basterra(el poeta),Joaquín Zuazagoitia,Fernando de la Quadra Salcedo,Ricardo Mestre,Manolo Aranaz Castellanos,Calle Iturrino,Guillermo Wakonigg,Gregorio Balparda........
El doctor don Enrique Areilza era el padre intelectual de la tertulia.Un hombre de gran prestigio y honestidad.
Por aquel entonces su fama se conocía en toda España por su labor médica.
Se dice que por este café pasó don Vicente Blasco Ibañez,para ambientar su novela del Intruso(doctor Luis Aresti año 1904) que tenía alguna semejanza con el doctor Areilza.La novela era incendiaria y escandalosa para aquella época curil y pacata. 
Don Enrique Areilza era el más constante y entrañable contradictor,de espíritu analítico,de rara finura.Escuchaba con la mano inclinada sobre el pecho.Dejaba caer las palabras como gotas de agua fría.
En sus primeros tiempos acudió al café Adolfo Guiard,haciendo despilfarro y alboroto de su ingenio francés,traducido al lenguaje de las siete calles.

Otro que no dejaba de acudir a la tertulia era don Miguel de Unamuno,nada más pisar Bilbao.En este café se leyeron los tercetos del Cristo de Velázquez a los tertulianos.
Se llevaba más de un berrinche,pues como buen ególatra exigía que le oyeran y prestaran atención.Odiaba oír a los demás y se escuchaba así mismo.
Amasaba bolitas con migas de pan y cuando se le agotaban las provisiones hacía pajaritas de papel.
No gritaba nunca,pero cuando habría la boca se hacía un silencio  sepulcral.
Había un tertuliano que le sacaba de sus casillas,era Pedro Eguillor.Nunca iban acordes con sus pensamientos,pero tenían una vieja y entrañable amistad y no reñían.
En más de una ocasión se lanzaban furibundas miradas con sus ojos claros,entre azules y grises como el cielo de Vasconia.
Don Pedro con sus melenas espeluznadas,de rostro amplio y rosáceo.Con cierto aspecto rabeliano o volteriano y mirada ardiente como las chispas.
Nunca coincidían don Miguel y él en sus opiniones y juicios.
Acabó por decir irónicamente,con socarronería no exenta de afecto,siempre que le nombraba:"El difunto don Pedro"
Al aludido esta intemperancia unamunesca le resbalaba,sobre sus anchas espaldas sin ningún efecto aparente.

El diálogo entre el doctor Areilza y don Miguel era otra cosa.
El doctor tenía un cerebro genial,sabía preguntar a sus interlocutores y adentrarse en lo más recóndito de su alma,como si fuera un minucioso bisturí.
Lograba réplicas admirables entre la gente más inocua o lerda.
Se le veía por Bilbao,enfundado en un impermeable negro y con unas botas de monte,recuerdo de sus tiempos de trabajo en las minas y de sus paseos higiénicos por el monte.
También se le podía ver en un departamento de tercera,en el tren.Donde viajaba para ir a su casa en Portugalete.
Don Enrique era un sempiterno curiosón,todo le interesaba o indagaba para archivar en su prodigiosa memoria.  




Hacía trampa en la tertulia,ponía temas que acababa de leer lo hacía como sin querer y todos picaban,entonces sentaba cátedra y nos aturdía con su erudición e ingenio.
No faltaban en la tertulia cuando estaban en Bilbao,los hermanos Maeztu Gustavo y Ramiro y otros como José María Salaverría,Francisco Grandmontagne,el joven Antonio Zunzunegui el benjamín de la tertulia y cronista de la ría,también Jacinto Miquelarena y Joaquín Adan Satue.
Los Maeztu venían de un fuerte viraje político sobre todo Gustavo,que ofrecía facetas intelectuales muy originales,irrespetuosas y hasta divertidas.
Los Maeztu congeniaban con don Pedro Eguillor,él y Ramiro emprendían verdaderos duos que aburrían al respetable.

Salaverría era un infatigable curioso,la sordera le jugaba malas pasadas.Ansiaba oir todo lo que se hablaba.
Juan de la Cruz gran director del Pueblo Vasco,agilísimo con la pluma.Salaverría y él se defendían mutuamente como buenos guipuzcoanos.
En los primeros tiempos de la tertulia acudía Gutierrez Abascal,fino y cultivado espíritu,que popularizó sus juicios y críticas de arte con el seudónimo "Juan de la Encina".Era callado y pensativo,años después se instaló en Madrid y ya se le veía muy poco por Bilbao.



interior del café

Francisco Grandmontagne,hacía algunas escapadas a Bilbao.Vivía como pez en el agua,en el Gran Casino de San Sebastián,la ruleta y sus víctimas constituían su dilecto pasatiempo.Era un gran discutidor y un poco fanfarrón,intercambiaba palabrotas y tacos.
Federico García Sanchiz,el charlista con su alado sombrero y sus rizos,sus ojillos vivarachos,con toda su verborrea.En Bilbao gozaba de amplias simpatías.
Luego estaba la joven promoción bilbaína:Los Sanchez Mazas,Lequerica,Mourlane,Zuazagoitia......
Sanchez Mazas,era íntimo amigo de Pedro Mourlane que aunque irunés vino muy joven a Bilbao.
Mourlane era fino,ceremonioso y sutil capitaneaba la tertulia del Boulevard frecuentada por pintores y escultores y algún  literato poco propicio acudir al café Lion D´Or.
José Felix de Lequerica,ya era un hombre hecho y derecho,con un temperamento muy fuerte.Rigurosamente vestido de Picadilly de pies a cabeza llenaba el café.
Lo colmaba con su diestra oratoria,constreñida por el verbo que a los vascos nos acorrala de lacerante ingenio,si se veía empitonado soltaba algunas andanadas graciosas y mordientes.
Lequerica era una lumbrera que asombraba por sus caudalosos conocimientos históricos y versados en el dominio de las artes políticas.

Mientras tanto Eguillor y Olascoaga tenían divertidas disputas culinarias sobre:"habitas frescas"y el famoso besugo navideño,tradicional en los hogares bilbaínos.
Joaquín Zuazagoitia con su enorme bagaje científico adquirido en el extranjero desde sus años mozos,gran conocedor de Europa.Era certero,incisivo y aveces corrosivo como los ácidos.
Era campechano y culto.Rendía adoración a la amistad y a la camaradería.
No podía sustraerse de los modales y maneras aprendidos con los jesuitas en Loyola.

Fernando de la Quadra Salcedo tenía una cultura firmemente aprendida y desarrollada en su breve etapa ignaciana.Era un espíritu bohemio y pueril,suave y entonado.Hablaba de lo que él sabía.Era también poeta,un poco áspero y seco en la forma.

Por la primavera de 1914 ya no estaba el farmaceútico Ramiro Pinedo,se hallaba en la Abadía de Silos y hacía sus votos en una misa solemne.Allí buscó sosiego y descanso de su vida azarosa. 
Manolo Aranaz Castellanos deportista y organizador deportivo,hombre excesivamente pudoroso y caballeresco.Cuando se vio envuelto en la quiebra del Crédito de la Unión Minera sin que nadie lo advirtiera,en un día triste y lluvioso se descerrajó un tiro en la fuente de Iturrigorri.Fue un hecho doloroso en la sociedad bilbaína,que también conmocionó a toda la familia deportiva.
 El doctor Areilza cuando divisaba algún pelmazo que pasaba por la cristalera en dirección al café,tomaba el "tole-tole" y se daba el "piro".
Ante los gritos y aspavientos de don Pedro Eguillor que tenía la manía de meter extraños en la tertulia e invitarles a tomar algo.
Un día apareció un muchacho templado,espabilado y seguro de si mismo,locuaz,agradable.Se llamaba Juan Antonio Zunzunegui,que debutó como periodista con el seudónimo de "Zalacaín".
Estaban Calle Iturrino,fogoso,exaltado y fácil poeta.
López Becerra "Desperdicios"crítico taurino,director de la Gaceta del Norte,ingenioso y dicharachero.
Ricardo Mestre con su voz atronaba el café,era un notable abogado.
Y el escudero espiritual de Pedro Eguillor,Luis Diez funcionario de hacienda.*





Banco Vizcaya y a la derecha la Gran-Vía,a la izquierda Hurtado Amézaga
se puede ver la casa del café.


Don Jerónimo Merino vivía encima del café,en el segundo piso.En el primer piso estaba la famosa Academia Almi que preparaba oposiciones.Con un rótula en la fachada haciéndose el reclamo,con el trasiego continuo de los jóvenes opositores.
Lucía Ajuria ayudaba a su marido en el negocio.Dice Joaquín Zuazagoitia: que era una valiente y hermosa mujer española, de las que se unen al marido para ayudarle en todo lo arduo y no entorpecer en lo fácil.
Entre los dos fundaron el café y trabajaron con el ahinco que asegura el acierto y el éxito de la empresa.

El Lion D´Or en sus comienzos fue café y salón de té para señoras que atendía solícita doña Lucia,además de la confitería y cada departamento por separado.
Allí acudían las señoras más encopetadas de la villa,tomaban más chocolate que té.
Chocolate con agua y azucarillos,al buen español el té siempre la ha parecido una "botica".
Los caballeros con su indumentaria,que acentuaba la gravedad de su porte y los novios mundanos con sus incipientes y veladas ternuras,en aquel salón de té con la mirada opaca y famélica de la señorita de compañía o "carabina".
Doña Lucía reinaba en la cafetería,de mientras en la calle los chicos del Instituto corrían detrás de las chicas del Sagrado Corazón a la salida de clase.

EL EMPRENDEDOR
El día 29 de abril de 1914 se inaugura un  nuevo café.Lo que les distingue de otros es su ambiente,a la antigua usanza del don Juan Tenorio y su decorado de época.
Está situado entre la calle de la Estación(Navarra) y esquina con la calle Amistad.Es obra del reconocido arquitecto Leonardo Rucabado,sus promotores   son el señor Paulino y don Jerónimo Merino,el dueño del Lion D´Or.
El café recibe el nombre de la Hosteria del Laurel,está dividido en dos departamentos uno de ellos estilo gótico español y el otro la transición al renacimiento.

En el año 1918 el señor Merino tenía una parada de carruajes en la acera de su café y algunos años después en 1929 ya había pasado a tener seis licencias de taxis.

En el año 1920 Jerónimo Merino,es el representante de los dueños de cafés y bares de esta villa.Proponiendo en representación de sus asociados una nueva ley de inquilinato,que ponga coto a los desmanes y abusos de los propietarios de fincas urbanas.
"Ha llegado a tales extremos la codicia de los propietarios y la penuria de los locales para comercios,industrias y viviendas.
Suele ser frecuente que después de realizar grandes desembolsos para ornato y adecuación de los locales,que han de servir de cafés y bares se ven despedidos de la lonja por el desaprensivo propietario sin reparar daños y perjuicios,matando el negocio y dejando en el arroyo a la familia".

El señor Merino sigue derrochando energía y vitalidad,es un hombre dinámico y emprendedor.Tiene una fábrica de chocolate y bombones,en un antiguo local suyo en la calle Berástegui en el número tres.También montó una pastelería y un obrador en la calle Ledesma y posteriormente alguna más por Bilbao.

Terminada la guerra en el año 1939,en un informe comercial se dice de él:El señor Merino ahora es lento,antes trabajaba mucho.Posee valores bursátiles en bastante cantidad,pero muy depreciados.En los pagos cumple bien.Sus negocios son el café León de Oro y la fabricación de chocolate y pastelería.
El 20 de Mayo de 1940,sale en el BOE una disposición sobre denominaciones de marcas y rótulos en idioma extranjero.
Quedando prohibida la rotulación en idioma extranjero,el café pasa a llamarse LEÓN DE ORO.

FINAL:
El 25 de febrero de 1945 muere doña Lucia Ajuria,fiel colaboradora de Jerónimo Merino,dejando tres hijos Jerónimo,Josefa y Ricardo el continuador del negocio del padre.
Pero el dueño,don Jerónimo no quiso descansar ni al llegar a la senectud.Su espíritu dinámico le hizo seguir en la brecha hasta una avanzada edad.
Cuatro años después le seguía don Jerónimo Merino a punto de cumplir los noventa años,era un 15 de enero de 1949.
Llevaron sus restos mortales desde su vivienda en Gran-Via,5 hasta la iglesia de San Vicente Martir,era una persona muy conocida en Bilbao y se congregaron muchos bilbaínos para despedir a este segoviano,pero de corazón bilbaíno.



Cierre del café,Revista Gran-Via

DESPUÉS DE DON JERÓNIMO:
Al morir don Jerónimo,su hijo Ricardo dejó la abogacia para dedicarse al mundo de la hostelería,hasta el cierre definitivo.
Reformaron algo el local,dándole un estilo más novedoso y actual.Una barra americana grande,se vendía mucha repostería y buen café.Con mesas ambos lados,daban platos combinados y tartas.
De este café salieron buenos profesionales,Andrés el dueño del Politena en la calle Arbieto,su hermano Aquilino el dueño del Mesón de la calle General Concha.

La piqueta de la demolición cayó sobre el Lion D´Or,para construir el nuevo Banco Vizcaya.
Don Ricardo se llevó algunos enseres del antiguo café a uno nuevo el Manila,entre la calle Elcano y Licenciado Poza.Después cambió de nombre por el de Rívoli,con nuevo dueño el señor Urréjola y su señora,este era un antiguo empleado del Lion D´Or.
Don Ricardo Merino montó en la prolongación de la Gran-Via el famoso Arizona,restaurante y sala de fiestas.¿Quién al oir su nombre,no lo asocia a bellos recuerdos?banquetes de boda,celebraciones,bailes.

El Lion D´Or se cerró el 3 de Mayo viernes de 1957,un escueto aviso en las paredes del café anunciando su final.
Este café parada y fonda de toreros,artistas,viajantes o simples turistas.
Por las tardes caniculares de agosto en la terraza era un observatorio perfecto,porque según decía un norteamericano:"Una tarde de verano con la brisa norteña,acariciando el rostro pasaba un espectacular desfile de mujeres guapas,a cual mejor vestidas y las añas con sus elegantes vestidos y sus pendientes auríferos,de la mano de los niños con una pulcritud sin par."
Según decían donde mejor se viste de España,que distinto de ahora donde vamos todos uniformados.
Algún día saldrá por ahí un biógrafo al que demos trabajo,si quiere ser realista en la evocación,ya que sin realismo la estampa sería pálida y dificilmente servible.
"VIEJAS Y QUERIDAS SOMBRAS 
DEL LION D´OR,BILBAO NO OS DEBE OLVIDAR"

En los terrenos de los Zabálburu,se construyó la Quinta Parroquia, y se puso la primera piedra el 30 de junio de 1890.
El Convento de las Madres Reparadoras,se demolió en el año 1966,estaba contiguo a la Quinta Parroquia y permaneció durante 57 años.También los terrenos eran de la familia Zabálburu.
En el año 1938 se instalan las Jesuitinas(Colegio de la Inmaculada),en el palacio de los Zabálburu(Villa Mena) y se marcharon entre 1966 y 1967,con el derribo y posterior construcción del complejo de las torres de Zabálburu.


FIN
Hemeroteca Nacional de Madrid
Archivo La Sociedad Bilbaína
Hemeroteca Diputación Foral de Bizkaia
Archivo Diputación Foral de Bizkaia
Juan Manuel Lumbreras
Revista Gran Vía(Luciano Rincón 6-6- 1957)
*La Estafeta Literaria 15 de junio de 1944(Madrid)
Archivo Histórico Banco Bilbao-Vizcaya










6 comentarios:

  1. ¿Y me cuntas que el cochero y su buena mujer hacían unos pasteles y chocolates que atrajeron a la alta burguesia bilbaina?

    Se te esta pasando por alto el primer negocio que hubo en Gran Via Nº 5 anterior al Lión D'or

    Mucho ruido y pocas nueces

    ResponderEliminar
  2. ¿Aporta tu las nueces,listillo? te estoy esperando.

    ResponderEliminar
  3. Me ha agradado conocer parte de la vida de mi abuelo. Soy hijo de Ricardo, el continuador del Lion d'Or.

    ResponderEliminar
  4. Magnifico reportaje sobre mis bisabuelos. Gracias por todo

    ResponderEliminar
  5. Magnifico. Gracias por tan gran reportaje.

    ResponderEliminar
  6. Mi abuelo trabajo alli, buscaba informacion sobre el cafe desde hace tiempo. Me he sentido reconfortads. Nuchas gracias.

    ResponderEliminar