martes, 27 de agosto de 2013

CHUPITO ECHEVARRÍA Y MARTIN AMÉZOLA,LLEGAN A PARÍS EN BICICLETA en Junio de 1926



caricatura de Chupito Echevarría,del periódico Excelsior
del 22 de Junio de 1926

En la noche del domingo último,a eso de las once y media de la noche el Bilbao nocturno,se vio sorprendido por un extraño y copioso movimiento de automóviles.
Los coches bajaban del Puente de Isabel II en dirección al Teatro Arriaga.Un gran autocar desbordando pasajeros en su amplísima bañera y con una bandera en la popa,navegaba hacia un lugar misterioso.
¿Que ocurría?
Algo pasaba en el Club Naútico,cuyo inmenso acuarium colgado de la fachada del teatro resplandecía como una ascua de oro.En el fondo de la apaisada cristalería se veían grandes banderas decorando los salones.
Sucedía sencillamente que se iba a despedir a esos bravos "chirrindularis"que se llamaban Eugenio Echevarría,más conocido en Bilbao por "Chupito Echevarría"y Martín Amézola,en su viaje a París en bicicleta.
Cuando la gente iba conociendo los motivos de aquél tráfico automovilístico y del movimiento inusitado de gentes junto al Club Náutico.Una charanga de bautizo,muy bien surtida de metal rasgó la frialdad de la noche con una terrible marcha guerrera,eran las doce menos cuarto de la noche en la villa.

LA DESPEDIDA:
Se organizó un banquete en el Club Nautico de despedida.El banquete fue suculento,pero Chupito no picó,solo comió una chuleta y un par de huevos.Llegó la banda de música tocando el Alirón,que fue coreada por un centenar de comensales.Terminada la cena se alzaron las copas en honor de Chupito Echevarría y en nombre de todos le abrazó Fernando Landecho.

Salieron después de cenar a emprender la carrera.El Cadillac de Chupito era conducido por el mecánico José Larrucea,hermano del pelotari de Amorebieta.Iba abordo el popular futbolista del Athletic Manuel López Llamosas(1900-1975)más conocido por "Travieso".
Un respetable socio del Nautico le dijo:Esto ha sido una broma,haga como que va a París,pero no siga.
Y Chupito muy indignado le contestó:¡Como embroma! yo soy un hombre de palabra.¡Iré a París!

En el Club hubo una discusión a cuenta de las posibilidades de llegar a buen término la hazaña.
Eugenio apostó cinco mil pesetas a su favor,el importe íntegro quedó en depositado en el Club.
Desde el principio la conversación entre los socios giraba entorno a la apuesta y las posibilidades de ganarla. Otras apuestas que se cruzaron entorno a la primera,y que deben ascender a varios miles de duros.
Pero todos, hayan apostado a favor o en contra,sienten deseos de que su consocio lleve a efecto ese recorrido,para el que se ha preparado concienzudamente.

Cuando Chupito y Martín Amézola descendieron del Club Náutico apenas pudieron abrirse paso entre la multitud que les esperaba en las inmediaciones del portal y la plaza.
La murga seguía tocando y los aplausos aislados al principio,se convirtieron luego en ovación cerrada al bajar del primer piso del Teatro Arriaga,donde estaba el Club.
Por fin tomaron asiento en el automóvil y a toda marcha se dirigieron al Alto de Santo Domingo,seguidos de unos cincuenta coches de admiradores y escolta,además de un autobús con una bandera que pertenecía al Indauchu,el glorioso club de fútbol que lo presidía Chupito Echevarría.
reunión social Chupito en el centro con pajarita y bigote
foto del Club Deportivo de Chupito

Este club se fundó en el año 1924 y Eugenio Echevarría fue su primer presidente,por idea de un gran sportman de aquella época llamado Josechu Allende hijo del señor Allende Plágaro rememorando los famosos Campos de Sport de Onchena(Indauchu) obra de su padre.
En Santo Domingo fue la "karaba",empleamos esta palabra griega no muy conocida para expresar lo sucedido en aquella cresta sobre el Bilbao dormido,en sus casas o en el Coliseo Albia......
Bengalas,iluminaciones,bailes,canciones,vivas.A las marchas de la banda de música se unían los sonidos de caramillos,acordeones y otros instrumentos de tortura.Unos sesenta automóviles se habían encaramado en el alto.Mucha se subió en bicicleta y otros escalaron el col de Saint Dimanche por atajos,contamos entre el público unas 1963 personas,todas muy animosas y alegres. 
Se habían congregado allí representaciones de la política,de la literatura,del comercio y de la industria,todo el Club Nautico,todo el Indauchu y un nutrido grupo del Oriente que había desertado del Coliseo Albia,donde tenían reunión,curiosos y gentes del pueblo.
Varios "indauchutarras"cantaban sin tregua:
PARÍS SE QUEMA
SE QUEMA PARÍS
PARÍS SE QUEMA
SE QUEMA PARÍS......
Con el acompañamiento de la fanfarre que era el perejil de todas las salsas.
Y una voz abaritonada preguntaba¿Porque se quema París?
y a coro respondían:Porque llegará Chupito,que es muy cañí.
en un café de Bayona con Ignacio Baroja,Martín Amézola,Travieso,
Chupito,Ignacio Otaño.
En la frontera francesa




LA SALIDA:
Llegó la hora de la salida,la hora emocionante,eran las doce y minutos.
Dos bellas aldeanas,vestidas con trajes típicos vascos como es costumbre,entregaron dos ramos de flores a los dos participantes dándoles al mismo tiempo la "acolade" de rigor entre una ovación inmensa.Chupito y Martín estaban muy emocionados,apunto de saltarles las lágrimas.
Ambos vestían pantalón corto y medias,el jersey de Chupito era blanco y sobre el se había puesto un chaleco-suplemento de camello.
Chupito estaba tocado con un choto de automovilista de orejeras y sobre su frente unos gruesos lentes que esperaban el momento de cumplir su misión,preservar sus ojos del sueño.
Martín Amézola lucía un maillot blanco con franjas rojas horizontal en el torso,boina y gafas.
Arreciaron los vivas,sonó una vez más la charanga......y pasando por debajo de la bandera del Indauchu,Chupito y Amézola se lanzaron a su vuelo más glorios,hacia París.
Muchos automóviles les siguieron al leader y a la linterna roja.
La sección ciclista del Indauchu también dio escolta a los campeones,se habían propuesto seguir con ellos hasta San Sebastián.

PRIMERA ETAPA 20 de Junio de 1926 Bilbao- San Sebastián -Bayona 170 km en total.
SEGUNDA ETAPA 21 de Junio de 1926 Bayona-Labouheyre 97 km.
TERCERA ETAPA 22 de Junio de 1926 Labouheyre-Burdeos 95 km.
CUARTA ETAPA 23 de Junio de 1926 Burdeos-Angouleme 131 km.
QUINTA ETAPA 24 de Junio de 1926 Angouleme-Poitiers 112 km.
SEXTA ETAPA 25 de Junio de 1926 Poitiers-Tours 103 km.
SÉPTIMA ETAPA 26 de Junio de 1926 Tours-Orleans 116 km.
OCTAVA ETAPA 27 de Junio de 1926 Orleans-París 132 km.

Chupito llevaba una bicicleta Selbach y una Peugeot de repuesto en el coche.
Martín Amézola montaba una bicicleta B.S.A
El automóvil seguidor,va detrás de los bravos ciclistas.Un automóvil Cadillac propiedad de Chupito Echevarría.En ese coche viaja Travieso el que fuera jugador del Athletic,haciendo las veces de masajista además del chauffeur,ambos en la parte delantera quedando la parte de atrás para maletas,cestas de provisiones "dinamita etiquetada",útiles para el masaje,repuestos de ruedas,tubulares,recambios etc...

LA APUESTA:
Recordamos que en esta expedicción Bilbao-París en bicicleta,había por medio una apuesta de 5.000 pesetas,entre Chupito y un grupo de socios del Club Naútico.Martín Amézola lo acompaña sin ninguna obligación.
El plazo concedido para llevar a término la apuesta es de nueve días,pero ellos lo van hacer en ocho días tal como lo vamos ha narrar.

LA PRIMERA ETAPA:
Chupito y Amézola han terminado la primera etapa a las dos de la tarde.Bilbao-Bayona de 170 km.
Este es el detalle de la misma:Salieron del Alto de Santo Domingo a las doce de la noche,los bravos chirrindularris se lanzaron por la cuesta abajo,como unos demonios seguidos del Cadillac y llevando de escolta a los ciclistas del Indauchu.
José Aldecoa y José de los Bueis les acompañan hasta San Sebastian.
El primer trozo de etapa no tiene grandes dificultades,llegados a Derio tomaron la carretera a Larrabezua,que va a empalmar con la general de San Sebastian en Erleches.
La noche estaba fresca y la carburación de los dos expedicionarios no podía ser más perfecta.
Los dos ciclistas se tragaban la la llanura,cejando unas miajas de su impetuosidad al presentar algún repecho.
La suavísima montaña rusa que les llevó hasta Amorebieta,fue recibida como quien lava.
En Amorebieta, a donde llegaron a la una y media de la madrugada,un grupo de amigos detuvo la caravana.
!Abajo las máquinas se gritó¡
Hay que tomar las cosas en serio,exclamó Chupito haciendo un dificilísimo "sur place"para no atropellar alguno de sus admiradores.Tenemos que seguir.......
A la fuerza se les hizo desmontar de sus burras y los dos bravos ciclistas tuvieron que beberse unas copas de champagne.
Pero Chupito temiendo una celada,ocultó la copa y lanzó el espumoso al suelo,por miedo a perder el equilibrio y lanzarse contra algún guarda-cantón en la curva durante la noche.En un movimiento habilidoso se deshizo de la copa sin que sus admiradores se percatasen del hecho.
Ovación y a seguir hasta Durango donde se repitió corregido y aumentado lo de Amorebieta.
Por fin enfilaron hacia Guipúzcoa,donde iban a rodar más facilmente.En Zaldivar junto al mismo manicomio,donde por cierto hay encerrado más de un chirrindularri,cambiaron de multiplicación y poco a poco fueron reservando sus energías para los últimos tramos más duros.Coronaron el alto de Ermua donde hicieron un alto  por a Martín se le había atravesado la cuesta en la garganta.Un poco de dinamita de tres cepas y se solucionó el conflicto.

Y luego Eibar,Elgoibar,Deva.......y la cuesta de Iciar.
Fue esta cuesta una terrible pendiente y con curvas violentísimas,donde Chupito demostró sus condiciones de "grimpeur".
!A mi con las curvas¡ exclamó
y arranco hecho un bravo hacia la cresta.
El resto del pelotón,Martín y los dos Joses quedaron rezagados seguidos del Cadillac.
Chupito les esperaba en la cima de Iciar,viendo tranquilamente como las primeras luces del alba teñían de rosa el mar,que se extendía a sus pies.
Martín Amézola llegó un poco cansado al alto y Chupito le animó:
!Adelante Martinchu que somos dos chavales¡
Y vino luego el descenso y por último los trozos casi llanos,con pequeñas jibas que los ciclistas salvaron llenos de humor.
Zumaya,Zarauz,Orio etc.........



Los documentos del desafío.
del Club  Deportivo de Chupito Echevarría

A las nueve en punto pasan junto a la Concha de San Sebastian.El sol lucía con todo su esplendor.
Inmediatamente se trasladaron al Hotel María Cristina donde tomaron un baño y un buen masaje.Esto último proporcionado por el masajista de la Real Sociedad,que es capaz de hacer encaje de bolillos con un tripezoide.
Llegaron tan frescos a San Sebastian que decidieron seguir hasta Bayona,sin tomarse en la capital donostiarra las horas previstas de reposo.
El proyecto era dormir unas horas saliendo para Bayona a la caída de la tarde.
Vamos a seguir,exclamó Chupito de esta forma nos quitamos de un golpe la primera etapa.
Señores de las cinco mil "lupercias"después de este gesto de don Eugenio,me parece que ha sonado el primer aviso para el desembolso.Un hombre si no está bien entrenado llega a San Sebastian,se mete a la cama y hay que levantarle del lecho con una grúa.
Chupito dijo:¡A Bayona¡
¿Han oído ustedes? a Bayona y a pagar.
A las diez y media salieron para la capital vasco-francesa,después de hacer acopio de material alimenticio y de cambio de ropa.
Pusieron varios telegramas unos de ellos a el Excelsior y se despidieron de sus dos acompañantes del Indauchu,que tomaron el camino de vuelta a Bilbao.
El despacho que enviaron al Excelsior decía:
Un viaje delicioso,acompañados por los simpáticos chirrindularis del Indauchu.Llegamos en nueve horas hechos unos reyes y seguimos a Bayona,donde pensamos estar a la hora de comer,saludos Martín y Chupito.Y a la hora estuvieron en Bayona.
EL REGRESO:
En Bayona en el café Farnier lleno de gente,se comentaba la llegada de los dos ciclistas.
Chupito,Martín Amézola y Travieso toman unos bocks,que como decía aquél aldeano:se asemejan mucho a la "servesa".
Encuentro emocionante,preguntas,respuestas,enhorabuenas......
El periodista del Excelsior,se sienta junto a ellos y comienza el diálogo:
¿Que tal la excursión?
Espléndida pero tuvimos que luchar buena parte  del viaje contra el viento.Hubo momentos que vimos difícil llegar a París.Llegamos a Poitiers con vientos en contra y fuertes cuestas.
Llega el camarero y Travieso demuestra sus progresos en el idioma de Lamartine y Victor Hugo.
La pronunciación es perfecta,me pide una cerveza y vuelve el camarero con un chocolate con pan tostado y un vaso de leche.
Risas.......
Chupito entrando en París,
del Club Deportivo Chupito Echevarría
¿Habéis adelgazado?
Yo no,dice Martín pero Chupito a perdido un kilo.Tienen que agradecer los masajes de Travieso al final de cada etapa.
Nos daba unos masajes formidables,pero un día en Tours,desapareció del hotel.......
Martín le da un codazo a Chupito y quiere impedir que cuente lo sucedido,por lo visto es muy grave......
Pero no se detiene y los suelta:Travieso desapareció y entonces llamamos al dueño del hotel,pidiendo que llamara a un masajista de la ciudad.Mientras tanto nos bañábamos y después tendidos en la cama, limpios y relajados esperando al profesional que nos iba a soltar los músculos.
Cuando llama a la puerta el botones y nos dice:Una señora pregunta por ustedes y nos pasó la siguiente nota Madame Dupont,viuda de la Academia de Belleza Dupont.
Se habían confundido,no era ese el masaje que nosotros queríamos,el masaje fácil.Era todo lo contrario,en aquél momento de confusión se presento Travieso.
Contaron detalles pintorescos,como que no se habían quitado la ropa hasta París,emulando a Isabel la Católica.
 Esta mañana salieron de San Sebastian para Bilbao,montados en sus respectivas bicicletas.Los famosos chirrindularis Chupito Echevarría y Martín Amézola.Hicieron una parada en Deva para almorzar,siendo aclamados por todos los veraneantes.
El día 6 de Julio llegaron a Bilbao hacia las nueve de la noche.
Con una parada técnica en Amorebieta,donde llegaron a las seis y media de la tarde.
En esta localidad veranea don Fernando Jáuregui,ex-presidente de la Diputación de Vizcaya.Este señor les obsequió con una copa de champagne,mientras la banda de música tocaba por las calles del pueblo,también los numerosos veraneantes y los vecinos de Amorebieta salieron a recibirles,fue un acto muy emotivo y simpático.
A las cinco y media de la tarde salieron para Bilbao,dos autocares de socios del Indauchu les acompañaron hasta bilbao.También particulares en buen número con sus coches,socios del Náutico,del Club Cocherito y Oriente capitaneados por el popular Mario Ugarte.

Al límite de Basauri con Bilbao,en el puente de piedra nuevo le fueron entregadas las cinco mil pesetas que ganaron con la apuesta.
En el paseo del Corregidos(alto de Miraflores)les esperaba una banda de música, numerosas personas y algunas comisiones.
A las siete de la tarde ya estaban en la Plaza del Teatro Arriaga.
Allí estaban los de la Sociedad Ciclista Bilbaína con todos sus socios.Ciclistas famosos como Lorenzo Oca,Espinosa.
Chupito Echevarría tomó la burra al hombro y la subió al Náutico,entre los aplausos y vivas del respetable.El señor Amézola se había escondido entre los ciclistas.
Eugenio tuvo que corresponder al numeroso público allí congregado,salió al mirador para dar las gracias a todos y decir ¡Viva Bilbao!
En sus rostros no se reflejaba el cansancio del viaje.También habló Martín Amézola,muy emocionado con palabras muy sentidas.



Hoy es un día grande,seis de Julio de 1926.Como todos los acontecimientos importantes terminan en banquete.Se dio un banquete homenaje a Chupito Echevarría y a Martín Amézola los héroes del momento por el Raid Bilbao-París en bicicleta y fue en el Club Náutico.
El menú fue el siguiente:
Entremeses variados
Sopa de cangrejos
Mero cocido en salsa de Orleans-París
Lomo de buey asado con puré Saint German
Fiambre variado con gelatina al Oporto
Ensalada mimosa
Helado bomba marquesa
Pastas variadas
Quesos y frutas.
VINOS:
Blanco Borgoña Bernard
Blanco Chablis Ler
Tinto Burdeos de Listrac
Tinto Burdeos Pey Arnaud
Tinto Burdeos Saint Emilion
Tinto Ugalde gran reserva
Cafés,licores y habanos
Música,tamboril y buen humor.
Eugenio Echevarría Zuricalday,era socio del Club Deportivo Bilbao con el número 779,el año 1933 y tenía un local comercial en la calle Gran-Via,27-bajo.
Martín Amézola Aspizua vivía en la calle Gran Vía,43-6º en ese mismo año y también fue socio del Club Deportivo Bilbao.


Eugenio Echevarría Zuricalday era hijo de don Federico Echevarría y de Felipa María Zuricalday.Eugenio nació el 21 de Octubre de 1881 en Bilbao.
Martín Amézola Aspizua fue bautizado en Bilbao el 13 de Noviembre de 1885,sus padres se llamaban José Amézola Biriga y Catalina Aspizua Martínez.Fue socio del Club Deportivo de Bilbao desde sus inicios.
Hemeroteca y Archivo de la Diputación Foral de Bizkaia
Archivo BBVA,Marisol



2 comentarios:

  1. Muchisimas gracias Cesar, por el relato de mi abuelo Chupito. Gracias y cualquier cosa q necesites, no dudes en mandarme correo. La verdad q seria de justicia q un dia se le haga un hoemnaje en condiciones. De todas formas, yo tengo un reto en el 2026, q es hacer el mismo recorrido q mi abuelo Chupito, Bilbao-Paris. Soy gracias a mi abuelo un gran aficionado al ciclismo. Tambien en su honor, he formado un club con su nombre, CLUB DEPORTIVO CHUPITO ECHEVARRIA. Este es el link de FACEBOOCK https://www.facebook.com/ChupitoEchevarria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperamos poder verte realizar la "proeza". Animo.

      Eliminar