domingo, 23 de junio de 2013

LOS TOROS EN BILBAO-Pimera Parte

He recopilado unos artículos de periodistas y escritores del siglo XIX y
 principios del siglo XX,que hablan de las plazas de toros de Bilbao,historias de toreros,anécdotas y todo lo relacionado con la historia taurina
de Bilbao.


Plaza de toros de Indauchu-Revista Novedades,archivo La Sociedad Bilbaína
TOROS EN BILBAO
Las corridas de toros,con cuyo nombre se designaban todas las reses vacunas fueran o no de muerte son antiquísimas,son de tiempo inmemorial en Vizcaya pues desde que en los archivos así señoriales como municipales,comienzan aparecer libros de acuerdos,comienza también a encontrarse noticia de tales diversiones decretadas como regocijos públicos oficiales.
La noticia más circunstancial que yo he encontrado de corridas de toros,que naturalmente han de ocupar alguna página en el capítulo de la historia General de Vizcaya que dedico a las diversiones públicas del Señorío,es la de unas que se verificaron en el mes de Julio de 1591 con motivo de unas famosas  y singulares fiestas que el Señorío dedicó en la villa de Bilbao al Juez Mayor de Vizcaya que lo era el doctor Hernan Rodriguez,fiestas que en otro artículo daré a conocer pues su relato es curiosísimo.
Entonces había en Bilbao dos hombres cuya cooperación se consideraba indispensable en materia de toros;eran un escribano llamado Juan Ochoa de Legórburu y un vejete llamado San Pedro de Arcocha.Estos se encargaron de la compra y traída de los toros que fueron siete y costaron 27,910 maravedís.Trajeronles con ayuda de siete parejas de bueyes y las cuerdas para sujetarlos costaron seis ducados.Dos de ellos se regalaron después de la corrida a los alguaciles y pajes del Sr. Juez y los cinco restantes se los curó y envió a donde eran para venderlos si curaban de los rejonazos.No dice la crónica de donde eran los toros.Pero sospecho que bebían las aguas de Uzcorta y Abrisqueta,que ahora (y perdonen ustedes el modo de comparar)bebemos los bilbaínos.Calculese los rejones que llevarían los pobres animales sabiendo que el cerrajero Garcia de Gortaza llevó 24 reales por doscientos fierros de garrucha y otros 24 el carpintero Beltrán por doscientas astas para los mismos fierros.

Al escribano Legórburu no debían estarle muy agradecidos por el lote de toros de la fiesta que les había proporcionado,porque consta que el calcetero Juan Gazmuri tuvo que darle segundas calzas sin duda por haberle abierto los toros algunos puntos en las primeras.
Los tablados,palenque y barreras que hizo Juan de Urgarreta costaron 500 reales que ya era costar para aquél tiempo en que cuatro piernas de carnero que se picaron por Milia de Gallano(que era la Pepa Luqui de aquél tiempo)para hacer pasteles y pesaron 18 libras costaron 9,5 reales.
Las corridas que llamaremos regulares no empezaron en Bilbao hasta bien entrado el siglo XVIII.
La fiesta del Corpus sirvió de pretexto para ellas pues se daban durante el octavario que era la verdadera semana de jolgorio en Bilbao.Al principio había dos corridas,una de ellas el día de corpus compuesta de seis toros de Castilla y la otra el jueves siguiente,de 14 novillos castellanos también.Los toros eran de muerte,es decir morían en la plaza y su y carne se vendía a bajo precio,pero los novillos después de lidiados morían en el matadero y su carne se vendía al precio corriente.

Pocos años después se suprimieron los novillos y se aumentaron hasta 20 los toros,corriéndose en tres días y siendo todos de muerte.Hacia 1750 se trasladaron estas fiestas al mes de Agosto,creyéndolas impropias de asociarse a la festividad del Corpus.
Diez años después se suspendieron por que uno de los predicadores más afamados e influyentes de aquella época,las calificó de bárbaras e indignas de un país culto y piadoso,pero la gente joven y de rompe y rasga siguió clamando porque se restablecieran y otros diez años después lo consiguió a pesar de las predicaciones de los frailes de los Conventos de San Francisco y San Agustín de Bilbao.
No debían ser solo los jóvenes los que pugnaban por el restablecimiento de las corridas pues,aunque cueste repugnancia el decirlo,siempre hubo en Bilbao,Arcochas es decir viejos con un pié en la sepultura y otra en la plaza de toros.

Don Juan Antonio de Zamácola,hermano del ilustre patricio que tanto ocupó la atención pública de Vizcaya y a principio de este siglo,dice en su Historia de las Naciones Vascas hablando de los bilbaínos:
Cuando entre ellos se anuncia alguna función de toros,admira ver salir a los viejos septuagenarios días antes hacia el camino de Castilla,para preguntar a los pasajeros si han visto los toros que deben correrse en Bilbao,que les han parecido,que nombres tienen,si son bien engallados y de astas rectas o corvas y de los toreros que vienen para lidiarlos son de aquellos que tienen el ímpetu del toro con la pica y le matan de la primera estocada que le dan en medio cerbiguillo.Es envidiable la vejez de un bilbaíno.
Es muy posible  que en esto anduviera  Zamácola algo exagerado con el objeto de deprimir a los bilbaínos de quienes tenía tan mal concepto que después de poner en la nubes a los demás vizcaínos,se lamentaba de que los bilbaínos no fuesen un poco mas parecidos a ellos.
El coste de los toros y novillos salía al principio del abasto de la carne a cuyo efecto los abastecedores u obligados daban a la villa 20.000 reales.Cuando se declaró libre el abasto de carnes,los 20.000 reales se gravaron sobre el derecho de sisa del vino forastero cuyos arrendatarios debían entregar aquella cantidad hubiese o no hubiese toros.
Hacia el año 1760 el producto de talanqueras y tendidos de la plaza no pasaba de seis o siete mil reales.Lo escaso de este producto se explica con la baratura de aquellas localidades y con la circunstancia de que se cerraba la plaza por la parte de la ría con un enverjado de hierro con el fin de que la gente pobre viese la fiesta sin coste alguno.


Biblioteca Nacional de Madrid
La verdadera fiesta popular estaba al otro lado del Ibaizabal;pues desde la orilla de este hasta las cimas de Mirabilla se escalonaba la muchedumbre y atronaba el populoso valle con la expresión de su loco júbilo,excitado no tanto por los lances taúricos como por las meriendas.
En Peru-Aranzaco había un bosquecillo de encinas seculares donde se establecieron las Chomin-Arrayo de aquél tiempo y aquél era el centro de la fiesta popular.
Después de la guerra civil continuaron las corridas de toros en la plaza vieja.Pasaron luego a una plaza de madera que se hizo donde está la estación del ferro-carril,a esta plaza sustituyó otra de madera también en el barrio de Mena a la parte de arriba del Palacio de los señores de Zabálburu y por último se construyó otra asimismo de madera,donde el año 1870 se levantó e inauguró la de mampostería y hierro que hoy existe.
El autor de estos ligeros apuntes celebraría mucho que fuesen desconocidas las corridas de toros y novillos en Vizcaya,pero no siente que se haya construido un circo sólido y vistoso con pretexto de estos desdichados espectáculos.
Si de todos modos había de haber toros y novillos en Bilbao,más vale que los haya en una plaza segura y decente que en una donde a los peligros propios de tales corridas se uniesen otros,y además en un  gran pueblo como lo es Bilbaao que cuenta con más de cuarenta mil almas,con las repúblicas que inmediatamente le rodean,un circo como el que aquí se ha levantado no sirve solo para dar espectáculos taurinos,que sirve para otros menos sangrientos. ANTONIO DE TRUEBA 20 de Abril de 1873




EN 1859 BILBAO TUVO DOS PLAZAS DE TOROS
La historia de las plazas d toros de Bilbao tiene unas cuantas zonas oscuras que van de 1848 a 1865,las cuales es preciso ir aclarando para evitar confusiones y errores de precisión. Lo malo es que las fuentes documentales se muestran bastante parcas y reacias a felicitarnos la tarea.El archivo de la anteiglesia de Abando sobre todo,en donde debiera estar la clave de tales oscuridades,todavía no nos ha dicho apenas nada,a pesar de nuestra búsqueda y demanda.Porque lo de Bilbao no tiene dificultad alguna.Hasta 1848 la única plaza y coso taurino de la villa,fue la plaza pública,plaza vieja,plaza mayor o plaza del mercado junto a San Antón.Es decir que Bilbao no tuvo nunca un edificio o plaza de toros propiamente dicha.Las primeras construcciones o cosos taurinos se levantaron fuera de Bilbao,en Abando al otro lado de la ría a partir de 1848,en que se hizo una plaza de toros en la Concordia allí seguía estando el año 1859.Esta plaza estaba después del actual puente del Arenal(Isabel II) donde hoy está la estación del ferrocarril aproximadamente.Se derribó con la inauguración del ferrocarril Tudela-Bilbao el año 1865.
En el año 1859 había otra plaza de toros en Abando que es a la que vamos a referirnos.
¿Había dos plazas de toros en Bilbao-Abando?No puedo afirmarlo categóricamente.En el año 1857 José Antonio de Elizalde construyó una plaza de toros en la zona de Mena,que es la misma zona donde se hizo la otra plaza el año 1859.El 25 de Agosto de 1852 el picador Charpa resultó cogido en esta plaza.
Tenemos una noticia del 23 de Agosto de 1860:El inconveniente que presenta la distancia desde Bilbao a la plaza de toros,ha mejorado bastante.El camino desde la campa de Mena que sube hasta la plaza,se está reformando y ensanchando.Se nos ha dicho que los señores de Zabálburu permitirán estos días el paso por sus propiedades para ir a la plaza de toros,noticia que si es cierta acortará grandemente el camino y se recibirá con alborozo por los aficionados.
Otra plaza de toros en Abando del 24 de Noviembre de 1862 y dice así:
Hace algún tiempo que nos ocupamos del proyecto de erección de una gran plaza de toros,que se destinará a otros menesteres.Se edificará en el barrio de Ibarra,en la vecina anteiglesia de Abando este proyecto pasará a ser una realidad y los dueños del terreno se han propuesto hermosearlo,construyendo edificios en los puntos mas adecuados.Para tal fin se han calculado 1.000 acciones de 2.000 reales cada una para poder llevar a cabo la obra.
La plaza estaba en Fernández del Campo,aquí actuaron los diestros Cayetano Sanz y Antonio Carmona "el Gordito"
En el año 1870 fue anexionada parte de la anteíglesia de Abando a la villa de Bilbao y la plaza de toros entró en la anexión a la villa.En este año se levantó unos muros de fábrica hasta la altura de los palcos,presentando un bello aspecto teniendo cabida para 9.000 espectadores.


Esto acredita la buena y constante afición a la fiesta taurina.Me refiero a la plaza del Recreo inaugurada en 1892 en los terrenos de la actual Álhondiga y coetánea con la de Vista Alegre,lo mismo que la plaza de Indauchu del Marqués de Villagodio,abierta en 1909 donde debutó Zacarías Lecumberri(ver su vida en este Blog).
Plaza de vida efímera y sin gran categoría taurina.En el año 1882 el día de la inauguración de la plaza de toros de Vista-Alegre seguía funcionando la plaza de Hurtado Amézaga.
Por la zona de Zabalburu y Mena han andado varias plazas y preludiando a la de Vista-Alegre que eclipsó a todas.
La plaza de toros de Mena se comenzó a construir en Marzo de 1859.Nos dice su gacetilla local,el cronista del Irurac-Bat:Ya han comenzado la construcción de la nueva plaza de toros de Abando,en el barrio de Mena que es propiedad de don Agustín de Goitia.
El crítico taurino Desperdicios de jovencito,en su despacho del periódico




El 24 de Abril de 1859 se inauguró dicha plaza,se hizo en un mes lo que nos demuestra lo endeble de su estructura y la provisionalidad de la misma.Las corridas de Agosto se celebraron en la plaza vieja.La nueva se dedicó a funciones ecuestres, números gimnásticos y de equilibrios.En esta plaza actuó en su mocedad don Felipe Serrate,que era un consumado gimnasta.
También se celebró una función en el mes de Junio,con perros,monos sabios y una hiena.
Cúchares actuó en Agosto al otro lado del puente de Isabel II,en la plaza vieja.Donde una ondulante muchedumbre esparcida por calles y plazas acudía a San Antón a la primitiva plaza de Bilbao.MANUEL BASAS 18 de Agosto de 1959.



LA AFICIÓN TAURINA EN BILBAO:
¿Nos hace usted,amigo Desperdicios,la merced de unas notas rapidísimas sobre la afición en este simpático Bilbao que tanto gusta de la fiesta por excelencia?
"Dadme un punto de apoyo y moveré la tierra" dijo con la solemnidad con que de ordinario se dicen las estupendas tonterías el precursor de Maura en el arte sublime de la frase.
!La afición de Bilbao¡ Se dice pronto mis distinguidos amigos.Yo creo que no hay semejante en ninguna parte del mundo.Ya no es afición,es locura.Hay síntomas populares que lo atestiguan.
Los muchachos que pregonan periódicos jamás le venderán a usted uno sin haberle dado antes un pase de pecho con el ejemplar.Y si protesta de la osadía,peor.Se juntan todos y colean al parroquiano.
Existe todavía un diario local que tuvo que expulsar a su administrador porque de acuerdo  con otro empleado,se empeñaba en poner banderillas al sesgo a los anunciantes.El cómplice,pegando con la mano en el marco de la ventanilla de suscripciones,llamaba la atención de la víctima y entonces el administrador con un par marcaba la suerte.
El consejo de administración no tuvo más remedio que echarle al corral.En las peluquerías,en los cafés,en el teatro en todas partes  os sale al paso la afición.Con decir que el alcalde señor Moyua,para llamar al orden a los concejales agita un cencerro,queda patente la voluntad popular.
A mi mismo me sucede.La criada de mi casa de huéspedes me despierta todas las mañanas tocando un clarín y un timbal.Así es que salgo del cuarto rematando en tablas.
Existe en Vizcaya que yo conozca:La Tertulia Taurina,con muchos años de existencia con más de mil socios,El Club Torquito,La Tertulia Taurina de Sestao,El Club Zacarías Lecumberri en Amorebieta,e infinidad de tertulias sueltas con su idolillo y su cabeza de toro correspondientes.
¿Toreros? Aparte de los conocidos,muchedumbre.
¡Cuántas veces he creído yo que estaba hablando con un director de un banco local o con el presidente de la Diputación y me he encontrado con que el interlocutor me pedía con los ojos bajos,las mejillas sonrosadas por el rubor y la voz balbuciente,que dijese cuatro palabras en el periódico en que presto mis servicios para que las empresas le sacasen,cuando menos en el paseo!
Son toreros sui géneris distintos de los demás.Se dejan coleta porque no van a llevar la moña pegada con engrudo.Fuera de este detalle capilar,no hay quien les saque por la pinta.Se les ha metido en la cabeza que para matar toros ni es necesario vestir pantalones de odalisca,ni ponerse en la cabeza un cilindro con alas.

Querido amigo al salir de Bilbao me encuentro dos establecimientos antitéticos que me recuerdan al epigrama de Iglesias:
El señor don Juan de Robres,
con caridad sin igual,
hizo este santo hospital
y también hizo los pobres.
Los establecimientos que aludo son una gran plaza de toros y una gran casa de beneficencia.Probablemente ampara la segunda a algunos a quienes haya contribuido arruinar la primera.Por descontado  yo conozco alguna familia falta hasta del pan cotidiano,cuyo jefe llevado de su furiosa afición a los toros,empleó lo suyo y aún lo ajeno en acciones de la susodicha plaza.
La plaza de toros se levantó estos últimos años en Vista-Alegre,jurisdicción de Abando,orilla derecha del riachuelo que baja de Iturrigorri.Es un edificio suntuoso y digno destino más noble que el que tiene.
Desde Vista-Alegre a Basurto se va formando,una gran calle que ya tiene la base de edificios muy notables.En su primer término osea hasta el crucero de Iturrigorri.Antonio Trueba 5 de Julio de 1885.



El marqués de Villagodio y sus hijos Alfredo y Eduardo Echevarria



AQUELLA PLAZA DE TOROS DE INDAUCHU
La presentación de Arrue y Mogrovejo y el debut triunfal de Zacarías Lecumberri.
Por Luis Uruñuela
E n la popular barriada de Indauchu,a la que dieron gran impulso las familias de los Allende,con sus Campos de Sport y la Iglesia Nuestra Señora del Carmen,estuvo hace años instalada una plaza de toros que fue durante algún tiempo la alegría de los aficionados bilbaínos,al contar con la plaza de toros de Vista Alegre,que tanta fama alcanzó con el prestigio tradicional de las corridas de la feria de Agosto.
En aquella barriada de Indauchu con sus numerosos chalets y los Campos de Sport con el hermoso frontón,cuya fundación se debe a don José Allende,se contaba también con un velódromo y luego un campo de fútbol Onchena en terrenos cercanos del actual Teatro Ayala,sin olvidar el típico chacolí de Tablas,la Cervecera de Indauchu y el Circo Gallístico.
Para dar ambiente al barrio de tanta popularidad,se construyó una plaza de toros con capacidad para ocho mil espectadores.Estuvo instalada entre las actuales calles de Alameda Urquijo,Gregorio de la Revilla y Licenciado Poza y era propietario de la misma el prestigioso ganadero don José Echevarría,Marqués de Villagodio.
La construcción del citado coso fue planeada y dirigida por el arquitecto don Leonardo Rucabado al cual se debe también,la obra del magnífico chalet propiedad de don Jaime Olaso.
La plaza de toros de Indauchu de estilo mudéjar se proyecto para hacerla cubierta y estaba dividida en ocho tendidos y cuatro de sombra y en su piso superior hubo varios palcos y una hermosa galería o terraza desde la cual se divisaba un panorama encantador,en aquellos años caseríos y arbolado por sus entornos.

Se inauguró la plaza de toros de Indauchu,después de una suspensión por lluvia el 15 de Agosto de 1909,y actuaron en una novillada con picadores,los diestros Ostioncito,Recajo y Reverte II.Se lidiaron tres novillos del Marqués de Villagodio y otros tres de Clairac,siendo los mejores los de Villagodio que hicieron una excelente pelea y fueron aplaudidos en el arrastre.El más bravo y noble,el que abrió la plaza.Quedaron muertos ocho caballos,lo que demuestra el poderío de las reses.Destacó la actuación de Reverte II,que cortó las orejas de sus dos novillos y al final salió a hombros.Ostioncito estubo bien y superior clavando banderillas estupendamente.La faena a su segundo fue muy buena y pasaporto al burel de un pinchazo y una estocada entera cortando una oreja.Recajo,se mostró valiente y voluntarioso.

A pesar del mal tiempo hubo una gran entrada,ya que la fiesta fue a beneficio de la Asociación Vizcaína de Caridad y del Colegio de Ciegos y Sordomudos.Durante la lidia del quinto y sexto novillo,cayó un verdadero diluvio y los espectadores en parte tuvieron que refugiarse en los pasillos amplios de la plaza.
El 27 de Agosto de ese año torearon Punteret y Pacomio Peribañez,que se las vieron con seis novillos de Bañuelos,muy desiguales,siendo el primero y el sexto foguedos.Dejaron para el arrastre seis caballos.
Tanto Punteret como Pacomio,no hicieron nada destacable y lo mejor de la tarde fue la estocada que Peribañez recetó al cuarto novillo y que le valió la oreja.
Hubo otra novillada el 29 de Agosto con tres de Clairac y uno de Halcón para Pulguita chico y Roudeño,que tuvieron de todo,Pulguita se llevó una oreja al matar de una estocada en lo alto.
El bilbaíno Ocejito II se presentó en unión de Mirandito el 5 de Setiembre.No faltaron revolcones.
También se exhibió una colección de fieras salvajes del popular Mallen,estos espectáculos estaban muy de moda aquellos años.

En la fiesta popular del 10 de Octubre se presentó el célebre creador del toreo bufo,Lucio Vicario "Botines"
que despachó una vaca del país con pleno regocijo y algarada.
Se habló mucho en las tertulias bilbaínas de la novillada del 17 de Octubre,en la cual tomaron parte el pintor Arrue y el escultor Mogrovejo,dos jóvenes artistas de tanto porvenir,que quisieron probar sus aptitudes dedicándose al difícil arte del toreo.
Una fecha célebre,en los anales de aquella plaza de Indauchu,fue la del 24 de Octubre de 1909.Aquella tarde debutó como torero,el entonces oficial de la marina mercante,Zacarías Lecumberri,que llenó la plaza.Llovió más de la debido y la plaza se convirtió en una laguna.
Los novillos eran de Tertuliano Fernández de Valladolid y sobresalió por su bravura y nobleza.El primer toro dejó para el arrastre a tres caballos.
Alternó con Lecumberri,el popular diestro Luciano Bilbao"Botines"que no pudo lucirse.
El triunfador de la tarde fue Zacarías Lecumberri,que hizo alardes de gran valor y mató un toro de un estocazo.Salió volteado pero ileso,le dieron una oreja entre las aclamaciones de entusiasmo.En el segundo toro se tuvo que suspender el festejo por la lluvia.
El siete de Noviembre alternaron cartel Lunares y Lecumberri,los dos salieron a hombros,los pasearon a hombros por las calles de Bilbao hasta la plaza de Toros de Zabálburu.

El 1 de Agosto de 1919,se celebró la última corrida a cargo de los diestros Luis Gómez(Agualimpia) e Isidoro Garcia(Jaro) estoquearon con picadores,los cuatro novillos del Marqués de Villagodio,bravos y nobles.
Salió de sobresaliente Martín Agüero y Ereño que estuvo muy bien y escucho muchos aplausos.
La plaza de Indauchu estuvo durante nueve años dedicado a garaje y almacenes y en el mes de Marzo del año 1929,fue derribada para edificar en sus terrenos una barriada de casas.Las alegres plazas de toros tienen al final momentos tristes.

FIN DE LA PRIMERA PARTE



,

No hay comentarios:

Publicar un comentario