domingo, 16 de junio de 2013

EL MONT-BALNC- JOSÉ MARÍA DE ANZOLA Y EGUIDAZU-SEGUNDA PARTE



Fotos de José María de Anzola y Eguidazu,Mont-Blanc año 1930




Fotos de la expedición Mont-Blanc año 1930
Archivo Club Deportivo de Bilbao
Se nos va mostrando un gran panorama,pero no estamos para ocuparnos de él,tenemos que ir con toda la atención viendo el suelo que pisamos.
Ahora pasamos a la parte francesa y nos da un tanto de vértigo,nos cruzamos con una caravana que baja.No intercambiamos ni una palabra con ellos,no es lugar para ello quieren bajar cuanto antes al refugio.
Tenemos libertad de movimientos,las mochilas han quedado en Vallot tomando el sol.El sol nos da en la cara y parece que nos espera en la misma cumbre,nos ciega a pesar de las gafas ahumadas.

Son las 9,45 de la mañana cuando nos encontramos  en la cúspide máxima de Europa 4.807 metros de altura,podemos ver los cortes profundisimos que tiene la arista por donde hemos subido.
Nos abrazamos todos.Hemos efectuado felizmente la primera parte de la excursión.
Salen de mi pecho unos hurras potentísimos,con los que saludo a mi querida Euskalerría,a mi muy mio Aldatz-Gora,al Athletic,a la Federación Vasco-Navarra de Montaña y a mi tacita de plata......Bilbao.
Estoy orgulloso de haber contribuido con mi esfuerzo a levantar el prestigio alpino de mi pueblo,poniéndolo a la altura del internacional.¡Gora Aldatz-Gora! ¡GORAAAAAA!
Estoy poseído de una emoción tremenda.Me encuentro sobre el rey de los Alpes.Casi no lo puedo creer.Esta vida es un relámpago.La continua obsesión mía ha sido satisfecha,creí que nunca iba ha llegar ese día.
En este momento estoy muy cerca del cielo,el campo de visión desde la cumbre alcanza la cifra de 240 kilómetros de radio.El día es claro y espléndido,se ve Suiza donde destaca claramente el Cervino,Monte Rosa,en fin toda la cadena de los Alpes,franceses,suizos e italianos.La grandiosidad del lago de Ginebra o Lemman se ve claramente.Por la parte italiana el Gran San Bernardo,vemos la Aguja del Gigante,la Aguja Verde y Dru.La Aguja de Jorasses,debajo nuestro la Aguja de Midi,Montes Malditos,Dome de Gouter etc......Y al fondo,muy al fondo el valle de Chamonix,desde donde los curiosos seguirán nuestros movimientos con potentes prismático o telescopios que hay en la calle a tal efecto.
Algún burgués barrigudo le dirá a su consorte cuanto nos cuesta subir,bien ignorante de lo que son estas jibitas de ratón,digo de elefantes........
No me canso de contemplar este vastísimo panorama que desde aquí se domina.En la cumbre ya no queda nada del refugio-observatorio construido por el profesor Janssen el año 1892.Solo hemos visto unas botellas vacías,que por supuesto las han dejado, los que nos precedieron que pronto serán enterradas por la nieve.
¡Cuantas satisfacciones da el alpinismo bien practicado! Soy el hombre más feliz de la tierra en estos momentos y a todo el mundo quisiera contagiar estas aficiones que reportan placeres y alegrías tan sanas y espirituales.
 No hay más remedio que bajar,cojo mi piolet y uno detrás de otro encordados nos ponemos en marcha.Antes de abandonar la cima,me trago las vistas de este vastísimo paisaje.No lo volveré a contemplar jamás y doy un salto para subir todavía más arriba y mirar hacia allí.........donde he dejado tantos cariños.
Estamos otra vez en la arista que baja hasta Vallot,si al subir presenta peligro al bajar es todavía mucho peor.Bajamos con multitud de precauciones.La nieve por efecto del sol se halla algo reblandecida,lo que quita bastante dureza al piso y por consiguiente el pie entra mejor.
Vamos como los chiquillos pisando todos por las mismas huellas.No podemos evitar varios resbalones,pero afortunadamente sin consecuencias.
Llegamos a los Bosses y bajamos el fortísimo desnivel que presenta este lugar tan peligroso.El viento ha calmado y nos aligeramos la ropa.Vallot presenta  un aspecto animadísimo.Hay mucha gente,uno de mis compañeros es alemán y se llama Frederic,Havas habla español pues ha estado mucho tiempo en Buenos Aires.
Hay algunos muchachos que se ahorran los guías siguiendo la caravana o las huellas de los alpinistas.
Cuanto más viajamos la nieve se encuentra en peores condiciones,en el Gran Plateau la blandura dificulta la marcha enormemente,los grampones son inservibles y nos caemos en más de una ocasión.
En las grandes pendientes glisamos de esta forma la bajada es más rápida y cómoda.

Ahora recuerdo algunas desgracias,terribles accidentes como el de la expedición del dr. Hamel,en la que perecieron tres guías alcanzados por una avalancha cerca de Rochers-Rouges,sus cuerpos desmenbrados aparecieron en el fondo del Glaciar de Bossons 41 años más tarde.
Más tarde aparecieron en el mismo lugar el cadáver del capitán Arkwrigt y el famoso guía Michel Simond y otros dos porteadores,sus cuerpos tardaron en aparecer 31 años después cerca del Chalet de Bossons.
Tremenda fue la catástrofe en la que perecieron 7 componentes de la caravana de J. Bean,perdidos en medio de una tormente,por las horribles condiciones de muerte reveladas al leer el carnet de notas de uno de ellos.
Este año han perecido 8 alpinistas en los Alpes,más que monte Blanco se debía llamar monte Negro por todas las vidas que en él han acaecido.
Nos vemos obligados muchas veces a dar frenazos repentinos para evitar precipitarnos en una grieta,bién tirándonos a un lado  o haciendo cuña con el piolet.La pendiente y el estado de la nieve dan muy poca seguridad en la marcha.Vamos distanciados uno del otro para en caso necesario prestars ayuda al compañero y con mucha cuerda tendida.De esta forma dará tiempo al compañero asegurarse y clavar el piolet,todo lo fuerte que se pueda y bastante profundo y pasar enseguida la cuerda alrededor del mango del piolet lo más bajo posible con varias vueltas.
Estamos cerca del Pico Wilson y dando vista a Grand-Mulet.Descendemos por una fuerte pendiente y llegamos a la base de la roca en que se asienta este refugio.Este continuo caer y levantarnos nos ha cansado bastante,así que el descanso al sol en el balcón de Grand-Mulet nos ha sabido a poco.Es a la una del medio-día cuando llegamos.Me limito a tomar una limonada.Estoy asustado de la "esponja" que tengo,es tremenda la sed que sufro cada vez con más fuerza.
Hemos encontrado aquí a la americana y su guía,que ha bajado mientras estábamos en la cumbre,se marchan al poco de llegar nosotros.
Contento me hubiese quedado en este lugar tan bello,pero no tengo más remedio que seguir,pues aquí le despluman a uno sin darse cuenta.

Me despido de la mujer y bajamos otra vez al glaciar.Nos sobra tiempo pensamos coger el funicular en Les Pelerins,sacamos varias fotos para que se vean los sitios que tenemos que franquear.
Estamos otra vez en la tremenda Jonctión,es un laberinto de hielo donde no se ve más que grietas y más grietas custodiadas por los seracs que infunden respeto.Pasamos las tres escaleras rudimentarias de ayer,que entrañan cierto peligro.Más vale no mirar para abajo,da vértigo mirar por donde pasas y no se entiende como estas escaleras con la humedad y el uso aguantan sin romperse,acarreando una gran catástrofe.
Encuentro más peligro al bajar que al subir,varios estirones de cuerda no evitan meter la pata.El guía acostumbrado a este terreno lo domina bien.
De grieta a grieta se forman una especie de puentes que se suelen hundir al paso de las caravanas,a mi me fallaron dos,quedándome hundido hasta la cintura y sujeto por la voluminosa mochila.La cuerda que me une con el guía me salva de estos compromisos.
Por fin después de 24 horas dejamos de pisar nieve,Vamos debajo de la Aguja de Midi y caminamos bastante deprisa,caen continuamente piedras de la altura.Una de ellas casi nos alcanza.El fino olfato de nuestro guía las evita y nos hace resguardarnos debajo de una gran roca que nos protege.
Cogemos el funicular a las 5,30,es un descenso mu bonito que nos deja en la estación de Bossons.
Tengo una calentura tremenda,la sed me devora y la cara la tengo abrasada por la refracción del hielo y del sol.

Llego al hotel y me mudo.Ya limpio y con el calzado adecuado y más ligero,me encamino a la oficina de guías donde liquido mi cuenta y encargo el certificado de la ascensión.Después voy a la bonita iglesia que está en la misma calle,donde doy gracias a la Virgen por la protección que me ha deparado en estos días.Rezo el rosario y la novena,luego me encamino al hotel.Paso por los cafés donde las orquestas tocan bellas piezas musicales,me recreo oyéndolas.
En el hotel me miran,debo tener la cara abrasada y todo el mundo sabe que he subido al Mont-Blanc,me preguntan si estoy fatigado.Desde ayer a la noche no he tomado alimento de fundamento.
Me acuesto muy satisfecho por todo lo que me ha pasado y ya libre de toda preocupación me duermo al de muy poco tiempo.
Solo quiero tranquilizar pronto a los que estarán preocupados en mi querido Bilbao.

Martes 12 de Agosto
Son las siete cuando me despierto,el motivo ha sido el ruido que mete la lluvia torrencial que está cayendo.He tenido una suerte loca con el tiempo.Ha cambiado y hay una cerrazón tremenda,ya no me apura  me vuelvo a la cama otra vez.
Quería ir al Mer de Glace y al Pico Brevant,excursiones pensadas para hoy,desisto por el tiempo.Voy haciendo compras y preparando la maleta para mi vuelta.Como sigue la lluvia voy al Mont-Blanc Cinema,he visto varias películas alpinas que me han gustado mucho.
Recorro las calles de la villa alpina para despedirme de ella.Mañana en el primer tren me marcharé,siento unos deseos de encontrarme entre los míos.
Miercoles 13 de Agosto
Unos golpecitos discretos en la puerta me indican que he de abandonar mis bellos sueños.El tiempo sigue tan malo como ayer.Hace mucho frío,voy recogiendo todos mis bártulos y me despido de este agradable hotel,completamente familiar donde estoy como en casa.Veo sobre el armario de mi habitación un belén con su niñito Jesús al que contemplan la Virgen y San José.Me viene a la memoria aquellos días felices de Navidad durante mi infancia,cuando ponía el belén con mi querida amatxu la cual me reprendía por querer cambiar continuamente los caminitos de serrín y ensuciaba todo el suelo.
Salgo a la calle,esta desierta,cae una lluvia helada.Las nubes tapan completamente al Mont-Blanc,no lo puedo ver por última vez.A las 6,10 de la mañana sale el tren eléctrico para Saint-Gervais.Abandono Chamonix que está dormido todavía con una pena tremenda ¡Me encuentro tan en mi ambiente aquí!

Salimos de Saint-Gervais en tren directo para Lyon a las ocho de la mañana por el mismo recorrido.El tiempo es tan mala que desluce los bonitos parajes que se pueden encontrar.
A las 2 de la tarde llegamos a Lyon,tengo casi tres horas de espera aprovecho para darme un barniz de cultura en la segunda población de Francia.Lo primero que me choca son los 25 puentes,la mayor parte de ellos soberbios.Forman una península en el centro de la ciudad.
Paso por la bonita plaza de Carnot,donde existe una estatua representativa de la República.Luego sigo el curso del Ródano para luego pasar al Saona por el puente de Tilsitt.Me llama la atención de Saint-Jean hermosa iglesia  del románico-gótico del siglo XIV al XV.
El tren se pone en marcha hacia Burdeos,después de haber visto la hermosa ciudad de Lyon.En el tren un tercera no hay sitio para moverse.Tengo un rinconcito donde pasar la noche por suerte para mí.
El tren vuela más que corre,tengo ganas de llegar a Bilbao.A pesar de mis esfuerzos no he podido pegar ojo durante toda la noche.
A las 6,35 llego a Burdeos con bastante retraso,lo que impide dar un paseo por la ciudad.Los cuatro francos que me quedan los hago polvo con el desayuno,los únicos que me quedaban de la razzia de los franceses.
A las 7,40 salimos camino de Hendaya,hago conocimiento con unos españoles que van camino de Bilbao.Es un recorrido bastante monótono.
A la 1 llegamos a Hendaya,veo a los vistas de Aduana,pasado el puente internacional ya estamos en España.A la 1,30 en San Sebastián.Siento una alegría de estar tan cerca de Bilbao y de reunirme con los mios.
Aviso a mi padre por teléfono de mi llegada a Bilbao,a las tres de la tarde salgo de San Sebastian y a la 6,20 llego a la estación de Achuri.Me encuentro con mi madre y le doy unos besos zalameros y engañadores,le cuento un poco todas mis aventuras y salgo más tarde a Begoña a dar las gracias a la Amatxu de Begoña.
Mi padre me recibe muy cariñoso,duermo en mi camita, duermo pensando en aquella cima tan blanca,tan inmaculada,tan divina.
Bilbao, Setiembre de 1930

FIN DE LA SEGUNDA PARTE
Archivo Club Deportivo de Bilbao

No hay comentarios:

Publicar un comentario