jueves, 18 de octubre de 2012

LA COPA PAGASARRI,15 DE DICIEMBRE DE 1912





Medalla del Club Deportivo de Bilbao año 1912(familia Oñate)

AL PAGASARRI
Ceñudo Pagasarri,viejo amigo
de la tristeza de mis mocedades.
Tu soledá,amparó mis soledades.
Con tu rasa verdura como abrigo......
Miguel de Unamuno

Aprovechando el tirón de la próxima Copa Pagasarri y para todos los amigos entusiastas del deporte,el Club Deportivo ofrece una cuota de entrada de 25 pesetas para hacerse socio.Dentro de unos días la directiva subirá la cuota.
Como ya tenemos casi cuatrocientos socios en breve se exigirá una cuota disuasoria,firmaba la misiva."Vuestro compañero de fatigas Antonio Bandrés".
La Gaceta del Norte,dice que crece la expectación entre los socios para tomar parte en la Copa Pagasarri.La copa está expuesta en la casa Lux(del señor Torcida) en la calle Gran-Vía.
Se piensa dar cinco medallas de plata a los ganadores y cinco de bronce al segundo equipo.
El Noticiario Bilbaíno alaba las excelencias del alpinismo,es el mejor y más higiénico sport que pueda cultivarse en esta región y el que menos peligros presenta,estando al alcance de todos.





En el patio del Club Deportivo de izquierda a derecha ODRIOZOLA, DANIEL OÑATE ,JM DUÑABEITIA, ADARRAGA  y  COSME DUÑABEITIA(Archivo Bandrés)

El alpinismo todavía era desconocido en Bizkaia y al monte solo subían por necesidad los pastores y los cazadores en busca del abundante "Chimbo"ave ahora extinguida.
La emoción que despertaba la prueba fue inenarrable.Eran los tiempos felices,la gente era ingenua y sencilla,acudió mucha gente a presenciar lo desconocido para ellos.
Los niños de las escuelas vieron el espectáculo en primera fila por eso del valor didáctico del mismo y para inducirlos a la práctica del deporte.

Era una  carrera inédita en Bilbao y en Bizkaia,quizás también en el resto de España.
El Club Deportivo de Bilbao,se embarcó en esta aventura con doscientos chavales con el altisonante nombre de jurados de ruta,se distribuyeron en grupos de veinte con dos experimentados socios en cada grupo.
A cincuenta metros uno de otro,cubriendo así toda la marcha y señalando la dirección si era preciso en cada caso para evitar confusiones.
Un domingo,15 de Diciembre de 1912,la madrugada apretaba de frío y el cielo estaba cubierto.
Solo pueden competir los socios del Club,requisito imprescindible para presentarse a la carrera.
Las inscripciones se hacen por grupos o equipos de cinco individuos.
El recorrido empieza en la campa de Iralabarri,hasta las ruinas de las neveras de San Roque.
A las 7,30 de la mañana todo estaba preparado,pero ya había socios desde las siete de la mañana en el Puente de Cantalojas,junto al restaurante de Amorrortu listos para el gran día.



Revista Novedades,Copa Pagasarri 1912.Archivo  fotográfico La Sociedad Bilbaína
Las neveras del Pagasarri eran vestigios del siglo XVII,en las peñas de Gangoiti pero estaban en uso para la conservación de alimentos y elaboración o enfriamiento de bebidas sobre todo en verano.Así como solución en medicina de procesos febriles u otros de tratamiento médico.
Estas neveras eran de propiedad municipal y las arrendaban para su explotación privada.

Cada equipo iba con un brazalete de distinto color,iban atados o bien por los brazos o las muñecas con una cuerda.En ello radicaba la originalidad de la carrera,tenían que llevar una separación de un metro y quedaba descalificado el que suelte la cuerda o salga del grupo para correr.
Un juez árbitro acompaña a cada equipo y dará debida cuenta al jurado establecido arriba,en el Pagasarri de todas las incidencias si no cumplen las reglas.
El camino es oficial y los atajos están prohibidos.
Las salidas se producen cada diez minutos y los participantes irán provistos de una cartulina con la hora de salida,algo parecido salvando algunas diferencias con las marchas reguladas por montaña.El equipo entregará al jurado la cartulina una vez realizada la prueba.
Todos los componentes del equipo darán deportivamente la mano al presidente y antes se cronometrará la llegada.
En la meta el Club les obsequia con unos fiambres y refrescos a los participantes de la prueba.
Los exploradores eran socios del Club,cuerpo formado por Bandrés espiaban en la subida a los participantes y aveces hacían de cantineros ofreciendo bebidas a los corredores que así lo solicitan.Si ocurre algún percance o anomalía se lo notifican al juez de la carrera.Este era el mandato asignado a estos muchachos que hay que decirlo eran unos incondicionales de Antxón Bandrés.
Acompañaban como hemos dicho a los corredores e iban dando su grito de guerra ¡Un,dos,tres viva Bandrés!
La copa Pagasarri era el regalo para el ganador.Lo donaban Felipe Abrisqueta y Fernando Monje, tenían su negocio de relojería y joyería en el casco viejo 
Estos dos socios habían subido al Gorbea el 13 de Octubre de 1912,pertenecieron al Gimnasio Zamacois.
Felipe Abrisqueta cronometrador oficial de muchas pruebas deportivas. Felipe fue un culturista y un destacado gimnasta,un hombre que siempre rindió culto al cuerpo.
El Club Deportivo,repartió unas medallas de plata y bronce al primero y segundo equipo clasificado,con el escudo del Club,el nombre de los participantes y la fecha.



Revista Novedades,archivo fotográfico La Sociedad Bilbaína

Unos días antes el periódico El Nervión en un artículo en primera plana comentaba la modalidad de carrera y sus curiosas características desconocidas en Bilbao.
En Bilbao a principios del siglo XX,ya se veían carreras pedestres por la villa.En junio de 1912 con motivo de la inauguración del Club Deportivo de Bilbao y sus fiestas,una carrera en el Campo Volantín que era el lugar de los espectáculos deportivos.

Los periódicos hablan de numeroso público,personas apiñadas a lo largo de todo el trayecto.Daban voces, gritos y se prodigaban los aplausos.
Los caseríos cercanos a la carrera estaban engalanados para tal ocasión con mucho gusto y esmero y se veían colgaduras dando ánimo y apoyo al Club.
Eran cinco los equipos participantes,con brazaletes de distintos colores:rojo,negro,verde,amarillo y azul.
El equipo rojo empleó en la ascensión 45 minutos,detrás el equipo negro,verde,amarillo y el equipo azul el último empleó 55 minutos.
El equipo vencedor,el rojo lo formaban los siguientes socios:Alfredo García Razquin,Roberto Dieguez,Estanislao Aretxabaleta,Pedro Cabezuelo y Benito Fernández.Eran jóvenes de unos 20 a 25 años en plena forma,curtidos en la gimnasia y el deporte diario.
El equipo negro,el número 3 lo formaban Odriozola,Oñate,Duñabeitia J.M.,Adarraga y Cosme Duñabeitia.Los Duñabeitia eran hijos de J.P. Duñabeitia un histórico de la montaña,el federado número uno.
Finalizada la prueba los discursos  del presidente Bandrés,la arenga a las masas de Duñabeitia.Allí estaba don Federico Moyua alcalde de Bilbao y sus concejales invitados por el Club.

No podía faltar un propagandista práctico de las bondades del alpinismo mr. Audrain,crítico musical de la Gaceta del Norte y un chiflado de la montaña.
Desde la altura del muro del nevero,pronunció un discurso enalteciendo la bondad del alpinismo y con su elocuencia llegó a las masas.Habló de su vida en las montañas y las condiciones que han de tener las chozas que sirven de refugio a los caminantes.
La casa francesa Pathé Freres inmortalizó todo el acto deportivo en una cinta cinematográfica.
En la cumbre los socios jugaron al Joku-On(pelotón higiénico),al soka-tira y no podía faltar al aire puro de la montaña la gimnasia sueca.
Unos días después el día 18 de octubre, El Nervión Ilustrado firmaba un artículo  Alejandro y resumiendo decía esto:Con cuanto entusiasmo fue acogido por el elemento joven la idea del Club Deportivo.



Revista Novedades,archivo fotográfico La Sociedad Bilbaína

Juntar los atractivos que ofrece nuestra naturaleza y destacar el carácter activo y laborioso de los vascos,que se ven obligados a cultivar en laderas y cimas de montes,todo artísticamente sembrado y dispuesto en mil caprichosos cuadros.
Alaba la labor del Club en la divulgación de la montaña,como ya se hace en otros países de Europa.
La grata impresión que le causa al periodista y describe el paisaje que se ofrece ante su vista.Cuando llegamos a la cima y el coloso  ya está humillado a nuestros pies,se ven caseríos,barrancos,humildes chozas y todo en medio del silencio y el aire impregnado de sutiles fragancias.
Termina el periodista el artículo diciendo que estas excursiones,que con tanto entusiasmo son acogidas por los jóvenes tienen capital importancia bajo el punto de vista tanto moral,como físico e instructivo.


FIN de la Primera Copa Pagasarri
Archivo Club Deportivo de Bilbao
Hemeroteca Diputación Foral de Bizkaia
El Pagasarri,BBK Juanjo San Sebastián

No hay comentarios:

Publicar un comentario