miércoles, 18 de abril de 2012

LOS PIRINEOS,EN MOTOCICLETA-AGOSTO 1929

Vignemale



EL MAPA Y NUESTRO INQUIETO ESPÍRITU
Somos de espíritu inquieto,es cierto;ansiamos siempre rodar sin descanso a lo largo de la interminable cinta más o menos blanca de la carretera o más reposadamente pero con el propio esfuerzo,escalando canchales y picachos lejos del polvo y del tumulto.Nuestra carpeta de excursiones está repleta de proyectos e itinerarios que no sabemos cuando,ni como llegarán a realizarse.
No importa,son extractos bien madurados de nuestro libro de poemas,como llama uno de los nuestros al mapa Michelín.
Sobre estas grandes hojas blancas emborronadas de rayas rojas y amarillas,puntos negros y manchones verdes o azules,nuestra imaginación perfectamente turista ha volado mil veces a través de las bravas montañas e interminables planicies que en aquellas grandes hojas están condensadas,y luego en las noches de invierno,al calor de la estufa volvemos a excursionar en nuestra mente,evocando escenas y paisajes a lo largo de una de aquellas rayas rojas que el dedo sigue con emoción.

ESTA VEZ EN EL PIRINEO
Entre los papelotes de aquella carpeta había unas hojas que acariciábamos frecuentemente tituladas La Route des  Pyrenées,cuando las trazábamos,hace ya bastante tiempo,no éramos todavía motoristas;era la época en que vimos las nuevas tierras a golpe de pedal y de bota claveteada y para aquél medio de locomoción estaba trazado en principio nuestro itinerario.No hemos abandonado el pedal y menos la bota de clavos ¡Dios nos libre de hacerlo!,pero un nuevo rato sobre el mapa y el plan quedó rápidamente motorizado,pero sin olvidar la montaña que es nuestro mayor entusiasmo.En moto sí,pero a la montaña y por la montaña.
Hace ya bastantes años que tuvimos nuestro primer contacto con la maravillosa cadena que separa Francia de España;fue entonces por el lado de esta última cuando morral al hombro y botas de clavos recorrimos sus mas deliciosos rincones y escalmos alguno de sus más importantes picachos,desde entonces ansiábamos una visión de conjunto de la sin par cadena y esta había de ser necesariamente  desde la vertiente opuesta,pues desgraciadamente,del lado de España no existen carreteras paralelas a la frontera.
Premuras de tiempo nos han impedido abarcar también el Pirineo Catalán,otra vez será.





Circo de Gavarnie
CAMINO DE LAS MONTAÑAS
Días grises y brumosos impropios de agosto,envuelven más de la mitad de nuestro itinerario;la visión de conjunto que ansiábamos no se ha realizado en todo su esplendor.Paciencia.
La cornisa vasca siempre incomparable primero;un alto en Biarritz siempre alegre y mundana,para saturarme de aires marinos antes de lanzarnos por las sendas de montaña y en una mañana gris devoramos suavemente la espléndida carretera de Pau.
Hacemos un alto para almorzar en esta elegante antesala del Pirineo,aquí donde siempre nos parece domingo.Luego de comer hacemos rumbo a Lourdes por la ruta de Bétharram;en realidad nos gusta más el otro camino el de Pontacq por ser más despejado;pero es que queremos visitar esta vez las maravillosas grutas subterráneas de Betharram.
En Lourdes nos da el único rayo de sol de esta jornada y solo por un momento,mientras hacemos la obligada y rápida visita a la basílica y gruta milagrosa.Lourdes con sus calles y explanadas siempre saturadas de gentes abigarradas;modestia y humildad,¡que contraste con Biarritz!Momentos después,bajo el pie Duler,hacemos frente al Pirineo remontando el Gave de Pau,camino del bello Aubisque,que hoy dejamos de lado,el horizonte se va estrechando penetramos el reino de las sublimes montañas.
Despues de Pierrefitte escalamos entre dos luces la empinada pendiente que dominando espléndidamente el valle de la Gave de Pau,con sus risueños pueblecillos remonta luego la estrecha garganta mano a mano con el ferrocarril eléctrico.
Es ya de noche cuando entramos en Cauterets.Un manto espeso de niebla húmeda envuelve las montañas y el nido de Cauterets está francamente desapacible,es todo un ambiente invernal.
Al día siguiente las nieblas siguen envolviendo amenazadoras las empinadas laderas que dominan el delicioso retiro termal.El dia no anima ciertamente para hacer excursiones,pero como hemos venido de inspección y desde aquí nos toca ver el macizo de Vignemale,hemos de llevar a cabo por lo menos la clásica excursión a Pont d´Espagne y el lago de Gaube.
Después del cremallera de la Railliere seis o siete kilómetros de bonita carretera cerrada a vehículos de motor,que hacemos a pie en suave paseo.Encantador vallón que la carreterita remonta en lazos y repechos engañadores,dominando siempre el torrente desde su margen derecho,bellas y numerosas cascadas,bosques de hayas,pinos y abetos,las cumbres invisibles en su manto de nieblas.En la Hotellerie de  Pont d´Espagne almorzamos.Están muy bien atendidos en Francia todos los servicios del turismo.Y almorzamos con música,una música un tanto monótona ensordecedora,que procede de una hermosa cascada a cien pasos nuestra mesa.
Bajo la espesa niebla ascendemos en poco más  de media hora hasta el hermoso lago de Gaube,el sendero de la montaña áspero y tortuoso está lleno de turistas,turistas en tenue de ciudad,que contrasta absurdamente con este escenario de salvaje montaña.El lago de Gaube es soberbio uno de los más amplios del Pirineo,sus aguas de un azul tan profundo que casi parece negro se conducen suavemente ante la brisa tibia que por Marcadau nos viene de España,esta brisa que a ratos rasga los espesos nubarrones dejándonos ver en visión relámpago las bravas cimas que dominan el lago y allí arriba,solo un instante el altivo Vignemale con su corona de nieves perpetuas.
Damos un gran paseo en barca sobre el lago en compañía de un bravo cazador,para quién esas breñas no tienen secretos;nos relata aventuras más o menos pintorescas de sus correrías detrás del jabalí y del sarrio,habla con entusiasmo contagioso de esas emociones pirenaicas que a nosotros nos son desconocidas.
Cesó la brisa de España y una lluvia menuda e impertinente nos envuelve durante nuestro rápido descenso a Cauterets donde entramos al oscurecer,bien empapados de agua.





GAVARNIE
Lo frío triste y desapacible que amanece el nuevo día no impide que los turistas que en avalancha invaden el Pirineo,dejen de madrugar.Aún es temprano y sin embargo nuestro descenso a Pierrefitte,para incorporarse a la ruta de Gavarnie,los autocares nos cruzan a docenas.
Después de Pierrefitte seguimos remontando el suave valle de la Gave de Pau hasta Luz aquí dejamos a nuestra izquierda  la carretera de la subida al Tourmalet y pronto empieza la pronunciada cuesta que conduce hasta Gavarnie,una de las avanzadas que del lado de Francia han logrado penetrar hasta el corazón mismo de la cordillera.Saint Sauveur ofrece un bonito golpe de vista,con sus casitas coquetonas,hoteles y balneario a media ladera de la montaña escarpada;enseguida el airoso Pont Napoleón,Gédre rincón delicioso y después del Chaos en un recodo la aldehuela de Gavarnie.
El paseo hasta el circo después de almorzar,la niebla nos impide ver esta única maravilla del Pirineo.Adivinamos más bien que vemos la gran cascada y para ello tenemos que aproximarnos tanto que nos retiramos mojados.Y pensar que allí arriba lucirá el brillante sol de España,lo mismo que aquella noche inolvidable que a la luz cálida de la luna contemplábamos este mismo circo de Gavarnie;también lo envolvía una niebla lechosa,espesa que llega amortiguar el ruido de las cascadas,dejaba reinar en las alturas el silencio soberano de las altas cumbres.
Noche de frio y lluvia,en el hotel nos hemos quedado solos y Gavarnie esta noche parece recobrar su vida propia,su vida de largas noches invernales.


Lourdes
LA RUTA DE LOS PIRINEOS
No había amanecido aún cuando dejábamos atrás el Chaos de Coumély.Queremos hacer esta mañana la etapa de los cols(Tourmalets,Aspin y Peyresourde)y llegar a Luchon a buena hora.
Hasta Luz el camino es el de ayer,pero aquí empieza la dura pendiente del Tourmalet,un alto en Baréges con sus casitas alineadas a ambos lados de la empinada calle-carretera.Hace frío,el cielo sigue encapotado y nada veremos en Tourmalet.Un copioso desayuno nos abriga por dentro y nos hace un tanto optimistas;por fuera chaquetones de hule,bufandas,cascos.¿Estamos en Agosto?.Entre brumas espesas y despejados intermitentes,empezamos la ascensión de la humilde y empinada carreterita prados y peñascales y de cuando en cuando,un claro momentáneo de la niebla nos permite vislumbrar sobre nuestras cabezas,una serie de zigs-zags ascendentes y por encima de estos,los paredones parduscos que sostienen al Pic du Midi de Bigorre.
Los pequeños motores zumban con regularidad,no piden descanso y antes de que nos demos cuenta,una placa sobre un poste a la entrada de una trincherita donde la carretera inicia un brusco descenso,nos dice Col du Tourmalet 2.115 metros.
Sin embargo no vemos nada,la negra niebla lo envuelve todo y a pesar de ello los turistas en coches y autocares.
Al poco de iniciar el descenso del otro lado despeja rápidamente y por fin podemos contemplar a nuestro gusto el pintoresco valle del Alto Adour de Gripp con sus bosques y cascadas.
No han transcurrido muchos minutos cuando dejado atrás el camino de Bagneres de Bigorre,estamos escalando de nuevo,esta vez son las suaves pendientes del pintoresco col d´Aspin a través de pinares deliciosos.En la cima afortunadamente no hay niebla y frente a la mesa de orientación de T.C.F. a 1.407 metros podemos instruirnos un rato sobre el Pirineo.El descenso hasta Arreau es largo y monótomo y luego solo nos queda salvar el Peyresourde rodeado de suaves praderas que nos recuerdan a nuestra tierra.El descenso es largo y pintoresco y más movido a su final,donde se precipita en fuertes rampas y numerosos zigs zags bajo un túnel de follaje hasta  Bagnéres de Luchon donde llegamos a primeras horas de la tarde.



valle de Lys
LA REINA DE LOS PIRINEOS
Aprovechamos el resto de la tarde para subir a Superbagnéres en el espléndido ferrocarril de cremallera,con sus cuarenta y cinco minutos de recorrido verdaderamente maravillosos gozando de un panorama incomparable.Sobre las verdes praderas de la meseta de Superbagnéres a 1.800 metros de altura,se alza uno de los hoteles más soberbios y lujosos de Europa.
En algunos de nosotros estos lugares evocan nostalgias invernales;¡Aquellas tardes de febrero del ski al dancing caldeado!.
Hoy es un manto verde y no blaco el que cubre las alturas,pero sin embargo también hace frio y el mismo camino es nuestro refuguio.El cielo plomizo no nos deja ver los soberbios ventanales del espléndido hotel las cumbres  siempre blancas de la Madaleta.

UN SALUDO A LOS MONTES MALDITOS
¡Al fin! Un cielo azul y un sol espléndido nos dan los buenos días en nuestro primer despertar en la bella Luchon.En la mañana fresca y risueña la carreterita modesta pero empinada !Hasta el 18%¡bajo un verdadero túnel de robles y hayas,nos conduce 13 kilómetros hasta el apartado Hospice de France,al pie del puerto de Benasque.La ascensión a este es un delicioso paseo de montaña de poco más de dos horas por empinada pero espléndidamente conservada camino que,con sus cientos de zigs-zags remonta un canchal a primera vista inaccesible.Cerca del puerto,los tres hermosos lagos de Boums con sus aguas azuladas que reflejan los erguidos paredones de Salvaguardia y la Mina,centinelas inconmovibles del puerto de Benasque y desde este 2.417 metros,volvemos a contemplar una vez más la visión incomparable y única,de los Montes Malditos.Ahí los tenemos,nuevamente,como hace ocho años,los inmensos glaciares del Aneto y Maladeta,al parecer inmóviles pero con vida llena de misterios,leyendas y aventuras.Sus hielos ¿serán los mismos que pisamos aquella lejana mañana?.Seguramente no,el glaciar tiene vida,tiene movimiento.Aquellas nieves que pisamos se fueron ya al mar y otras nieves han caido y seguiran cayendo eternamente sobre aquellas sublimes alturas.Sobre el cielo azul de Aragón,!que bien se dibujan los perfiles bravíos de la Madaleta,de Coronas,de Aneto¡Antes de abandonar estas breñas pirenaicas veremos por última vez los Montes Malditos,será desde otro mirador como este,pero más adentro en tierra de España,sera desde la Bonaigua.
Las horas del dulce atardecer las aprovechamos para llegar al Valle de Lys un verdadero paraíso,con sus bellísimas cascadas.
Por la noche en el Casino ,confirmamos una vez más la justeza del título de Reina de los Pirineos,que orgullosamente ostenta nuestra villa termal.

VALLE DE ARAN CAMINO DE ESPAÑA
A media mañana de un verdadero día agosteño regresamos a España por la de Luchon-Marignac-Pont du Roi,en las cálidas horas del mediodía desfilan ante nuestros ojos las deliciosas perspectivas del dulce Valle de Arán,Les Bossost,Viella,pueblos típicos de la alta montaña pirenaica,pulcros coquetones,simpáticos,que mirando siempre a Francia son españoles de corazón.
El valle de Arán es singularmente interesante por su extraña situación geográfica forma parte de la provincia de Lérida,se halla situado en la vertiente septentrional de los Pirineos y hasta hace pocos años se hallaba prácticamente incomunicado con el resto de España hasta que se construyó hace seis años la pintoresca y atrevida carretera que salvando la divisoria en el Port de la Bonaigua(2.072 metros) lo pone en comunicación directa con Lérida a lo largo del rio Noguera Pallares.Sin embargo durante los meses de invierno,de noviembre a mayo,el puerto se halla cerrado por las nieves y para evitar este aislamiento invernal se construye ahora una nueva carretera desde Viella,con un túnel de cinco kilómetros,maravillosa obra de ingeniería que tuvimos ocasión de visitar,cuya construcción por debajo del puerto de Viella se está llevando a cabo con la mayor actividad,que dará una salida permanente al pintoresco valle pirenaico a lo largo del Noguera Ribagorzana.

EL PIRINEO CATALÁN Y EL ALTO PALLARESA,LÉRIDA
Mañana espléndida también cuando dejamos atrás Viella y siguiendo la espina dorsal del valle,vamos en busca de la vertiente mediterránea por la Bonaigua.
Después de Salardú,la carretera estrecha y medianeja,sube violentamente las laderas que dominan por su margen derecha el Garona apenas nacido.El panorama de altas montañas es espléndido.
Desde el alto del puerto salvaje como pocos,damos vista por  última vez al Valle de Arán y montañas que lo rodean;decimos adiós también a nuestros montes Malditos que se contemplan espléndidamente hacia el Oeste.Las brumas de estos días han despejado y llegamos a ver hasta el Macizo Cálcareo allá,en la lejanía.
Anuestra izquierda las cumbres sombrías de los Encantats,Biziberri,Sabouredo,con sus múltiples lagos,rincones de lo más maravillosos del incomparable Pirineo.Hemos de volver,Dios mediante,por estos breñales del alto Aran,botas de clavos y morral al hombre.
Del otro lado del puerto,el viento cálido de las riberas del Ebro nos azota el rostro;el descenso es larguísimo y por detrás pintoresco,la carretera como obra moderna,tiene un trazado suave y muy interesante.
Valencia de Aneo,Esterri de Aneo ya estamos metidos en el valle del Alto Pallaresa,cuyo surco seguiremos durante todo el día.Se acabó el verdor de las montañas del Pirineo septentrional,ahora es el Pirineo de España,más bravo que el otro,pero por eso mismo,más árido y salvaje.La carretera cuyo piso no está malo se desliza suavemente junto al rio.Más pueblecillos de montaña:Escaló,Llavorsí,Rialp,centros estos últimos del montañismo catalán.
En efecto,sobre unos rojizos murallones que dominan el barranco,por donde ahora se deslizan río y carretera,vemos emerger la airosa cresta del Montseny.
Después de Sort,kilómetros y más kilómetros de monótono itinerario,que recorremos medio adormilados bajo el sol de fuego que nos envuelve,sólo el pintoresco desfiladero de Collegats,después de Gerri con sus inmensas salinas desplegadas a un lado de la carretera distrae un poco la atención del viajero.En Pobla de Segur,el horizonte se dilata sobre inmensa mancha azulada del pantano de Tremp.
En Tremp hacemos alto para almorzar y en las horas caliginosas de la tarde proseguimos la marcha hacia Lérida.El Paso de los Terradets,estrecho desfiladero a cuya salida se inicia el largo embalse del Salto de Camarasa,distrae nuevamente nuestra atención.Luego más kilómetros de monotonía a través de campos amarillos salpicados de olivares,la montaña quedó atrás muy lejos y ahora es la meseta catalana,como la alto aragonesa,cálida,inacabable.Después de 27 kilómetros de una carretera por demás monótona y deficiente desde Balaguer,entramos en Lérida a las siete de la tarde.Calor,mucho calor.

EL REGRESO
Es preciso cruzar todo el Alto Aragón para reintegrarnos a Bilbao,etapas duras e ingratas,sobre todo la de Lérida a Jaca por Huesca, a través de la cálida meseta bajo un sol sahariano,por carreteras horribles llenas de polvo y piedras.En Jaca la caravana se divide:unos siguen directamente a Bilbao,via Pamplona,otros volvemos a entrar en Francia por el Somport en busca del Port-Vieux de Biarritz que nos recompensa de las fatigas  y calores pasados en la ingrata travesía de la meseta alto-aragonesa.Las nieblas  de los pasados dias,desaparecieron hoy,todas las cimas pirenaicas brillan orgullosas bajo un  diluvio de luz.
Al caer la tarde nuestros pequeños motores devoran ansiosos el familiar alquitranado de nuestras soberbias carreteras;buscan un descanso que lo tienen bien ganado.

LOS SEIS TURISTAS DEL CLUB DEPORTIVO DE BILBAO
Notas informativas,vehículos dos motocicletas de 350 c.c. y dos de 250 c.c.más un coche de 7 HP.Comportamiento excelente de todos los vehículos a través de los 1.400 kilómetros,aproximadamente de  recorrido,sin más contratiempo,que tres leves pinchazos.Carreteras,muy buenas y muy malas en Francia las carreteras generales y las rutas de turismo se hallan muy bien conservadas y casi todas alquitranadas,no así las secundarias y transversales.
Del lado de España,el alquitranado es escasísimo,pisos duros y descarnados por Aragón y Cataluña,las carreteras transversales,algunas en estado deplorable.
15 y 21 de Setiembre de 1929 Excelsior


No hay comentarios:

Publicar un comentario