sábado, 18 de diciembre de 2010

SARASATE EN BILBAO - sus conciertos y algo de su infancia- Primera parte

sarasate


La salida de Sarasate para Bilbao fue precipitada,casi sin tiempo para hacer las maletas.
En la estación del ferrocarril,en Arrigorriaga muy cerca de Bilbao le salieron a esperar un grupo numeroso de gentes,de entre todos ellos Julio Enciso Robledo.Hombre polifacético y culto,gran aficionado a la música,de una interesante personalidad:Director literario de periódico Irurac-Bat,escribano del Juzgado de Primera Instancia de Bilbao,albacea y notario de Julián Gayarre,cronista de las guerras carlistas.También tuvo alguna actuación en el mundo empresarial,participó en la gerencia del tranvía de sangre(tracción animal) entre los pueblos costeros de Plencia y Gorliz en el año 1893.Este proyecto tenía por objeto llevar a los pasajeros sobre todo, en la temporada estival a las playas cercanas.
De Enciso se decía: ha sido el revelador del talento de Sarasate en España y se encargó ante la prensa de todo el país,de divulgar la vida y los trabajos del violinista.
También el joven director de orquesta Manuel Pérez,que quiere formar la orquesta de la compañía de ópera que actúa en Bilbao.
Sarasate vino a Bilbao con el comprimiso de dar dos conciertos,pero ante la gran afluencia de personas notables de Bilbao y las numerosas peticiones,se añadió un tercer concierto.Era la primera vez que actuaba en Bilbao

El primer concierto se celebró en el Teatro de La Villa(o teatro viejo) el jueves 24 de Junio de 1880,el concierto lo dirigió el joven director Manuel Pérez.
LA PRIMERA PARTE:
Sinfonía Tutti in Maschera de Pedrotti
Una canzonetta de Mendelssohn,ejecutada por los instrumentos de cuerda
Una Polonesa de Marqués
pasamos a la segunda parte:
La danza macabra de Saint-Saens
Fantasía de Macbetch de Verdi,arreglada por el Señor Pló.
en la última parte Obertura Paragraph tercera de Franz Von Suppé
valse lente Pizzicatti de los bailables de Sylvio,de Leo Delibes
un minueto de Boccherini y por terminar el concierto la marcha de las antorchas de Meyerbeer,ópera muy de moda en aquella época.
En ese mismo día el teatro tenía una función de ópera POLIUTO en tres actos.

La crítica especializada de Bilbao decía:que ha producido en nuestro público la admiración más completa.Jamás artista ha obtenido en nuestro teatro mayor ovación,ni hemos oído resonar las palmas con mayor entusiasmo y estrépito.
Se le hizo salir a escena tantas veces,que no sabemos el número y las señoras fueron sus más incondicionales y rendidas admiradoras.
El señor Sarasate no puede ser juzgado como artista y ejecutante de violín,es algo más que esto es un ser dotado de una inspiración y ejecución maravillosas,no hay otro que le iguale.
Cuando se le escucha el ánimo queda en suspenso y no se acierta a comprender como brota de su arco esas escalas tan sorprendentes.

El sábado día 26 Junio muy próximas las fiestas de Bilbao,tuvo lugar el segundo concierto el teatro estaba todo lo concurrido que le permitía su tamaño que no era mucho,para la población de la villa en rápido crecimiento,después de la ultima guerra.
PRIMERA PARTE:
Marcha de las antorchas,largo assai y al pié de la reja(serenata) tras quince minutos de descanso comenzó la segunda parte:una suite de violín,con acompañamiento de orquesta,ejecutado por el Señor Sarasate,preludio allegro,minuetto y moto perpetuo.
La parte final: una fantasía Sur Freychntz ,vals lento, pizzicato de los bailables y los famosos Aires Bohemios compuesta e interpretada por el mismo,con acompañamiento de piano.El público se entusiasmó con los Aires Bohemios que fue lo último que salió del violín Sarasate.
El concierto se celebró a las ocho y media de la tarde,la entrada de paraíso costaba cuatro reales y el abono de los tres conciertos,en los palcos entre ciento cuarenta y doscientos reales.

El violín en manos de Sarasate canta, llora y gime sublimemente y hace estallar de dolor o placer al que lo escucha.

Por fin el domingo día 27 de Junio de 1880,se despedía Sarasate de Bilbao el último concierto del genial artista:
La primera parte  poeta y aldeano y al pié de la reja(serenata) y un bouquet o tanda de valses por petición expresa del público y luego el consabido descanso.
vino la segunda parte un concierto de violín de Beethoven,con cadencia final escrita por Sarasate.
Luego vino la dificilísima fantasía,la suite de Raff sobre motivos de Freischutz.
Al final la balada y polonesa de Vieuxtemps ejecutada por el artista y acompañado por la orquesta.
De propina un scherzo de la octava sinfonía,dos piezas ejecutadas con acompañamiento de piano.
Las repeticiones fueron innumerables a cada repetición otra distinta,el entusiasmo del público no tenía límites.
joseph joachin(1831-1907)
Pérez y su orquesta hicieron prodigios y tocaron a la perfección.Sarasate felicitó al director de la orquesta.
Julio Enciso le obsequió con un banquete de homenaje a Sarasate,asistieron a parte de maestro,el director de la orquesta Señor Perez,Don Enrique Goldschmidt(hermano del empresario de Sarasate),Don Francisco Rasche y Don Gaspar de Leguina director del periódico Irurac-Bat.
El Señor Unzurrunzaga,abogado y concejal del Ayuntamiento de Bilbao,Unceta el pianista y el Señor Lope de Alaña profesor de violín y uno de los fundadores de la Sociedad Filarmónica de Bilbao junto con Juan Carlos de Gortazar,Javier Arisqueta y otros melómanos de Bilbao.
La comida era puramente española de las de aquella época, de quitar" el hambre atrasada:"Entremeses,sopa de fideos,arroz a la valenciana,menestra a la navarra,merluza frita a la bilbaina,bacalao a la vizcaina,solomillo,calamares en su tinta,Langosta a la vinagreta y Aves,para mojar todo esto,vino de Jerez,Navarro seco,Burdeos,Chacolí superior,vino de Rioja,licores variados,cigarros y flores."
El Señor Enciso supo estar a la altura de las circunstancias y dio un banquete de primer orden.A la hora de los postres empezaron los brindis,todos lo hicieron  muy entonados con momentos muy emotivos y de gran sentimiento.
El lunes día 28 de Junio se despidió al Maestro Sarasate,en el andén de la estación del tren, Bilbao ya no fue lo mismo todas estas gentes vivieron el momento histórico de presenciar sus conciertos y su partida de Bilbao.

Sarasate de joven,fotografía de Pasternak-Trust Org.

En los periódicos de Bilbao se anunciaban las corridas de toros,para las fiestas de Agosto :seis toros de Anastasio Rodriguez y los dos famosos espadas Lagartijo y Joseito.Con el descenso por la ría de embarcaciones engalanadas al estilo de la corte del Faraón del antiguo Egipto,una kermesse en el nuevo mercado de Bilbao y una función de teatro para los inundados de Murcia y desde La Sendeja al Campo Volantín el ferial con un arco anunciador del festejo,además la iluminación en el Paseo del Arenal.
Se espera la llegada de muchos forasteros,muchos hoteles se verán desbordados por la afluencia de turistas.
 La pelota mano,la pala y el remonte otro importante espectáculo durante las fiestas,en los frontones de Abando,La Estrella de Portugalete y el Frontón de Deusto.El palista bilbaino Juan Aguirre,hijo de una distinguida familia de Bilbao,Iturricha,Vega y Chiqui estos de remonte son las figuras del momento en Bilbao.

ALGO SOBRE EL SARASATE NIÑO:
Los primeros aplausos los oyó Sarasate a los seis años,en La Coruña donde dio un concierto al que asistió la Condesa de Espoz y Mina,tocó variaciones sobre motivos de La Gazza Ladra de Rossini, que le valió  una pensión para ampliar sus estudios en Madrid y París.Desde entonces no han cesado de resonar en sus oídos los aplausos y ovaciones.
Martín Sarasate nació en Pamplona el 10 de Marzo de 1844,a los cinco años su padre Miguel le enseñó solfeo,era músico mayor del Regimiento de Aragón.
Empieza estudiando violín con José Curtier,que era primer violinista de la Catedral de Santiago(Galicia)
Se fue extendiendo la fama de precoz niño violinista la Reina Cristina,le invitó para que diese un concierto ante ella en el Teatro de Aranjuez y el Teatro Real de Madrid,un niño llamado Campano( también pamplonica como él le acompañó al piano)este falleció prematuramente.

En Bayona,en esta villa francesa Sarasate vivió morir a su madre,víctima del cólera en muy pocas horas.
Fue Don Ignacio Garcia un alma generosa que le protegió y obtuvo de la Diputación de Navarra una beca para sus posteriores estudios.
Cuenta Arturo Campión una anécdota de Sarasate de su juventud,que merece ser referida donde se ve hasta donde apuntaba el genio del joven violinista:Cuando los amigos y protectores de Sarasate resolvieron enviarle a París,le pidieron a mi padre una carta de recomendación para Allard,amigo íntimo de mi padre( Don Jacinto) que se conocieron en el colegio de Bayona.
La dio mi padre de buen grado y el eminente profesor  de violín del Conservartorio parisino,dispensó a Sarasate una afectuosa acogida.
Meses después,hizo mi padre una visita a Allard y le preguntó por su recomendado.He aquí la contestación que le dio el que en aquella época era el primer violinista de Francia:
"Chico,cuando recibí tu carta con tan pomposos elogios a tu joven compatriota,me escamé un poco.Diariamente de provincias y del extranjero nos envían "prodigios" a quienes por primera providencia  les hacemos olvidar lo que saben.Nada de esto reza con tu amiguito;de buenas a primeras es un consumado maestro y yo no le he de enseñar nada.Conviene,no obstante que haya venido,porque aquí en París contemplara horizontes que no vislumbra desde España"
Es decir,que cuando Sarasate llegó a manos de Allard,era ya una personalidad artística con valor propio,a la cual no se le podía enseñar nada y es evidente que esa personalidad no se la pudo  transmitir Allard,el joven violinista ya era una eminencia.Mucho menos se les puede atribuir a los modestos profesores españoles que le enseñaron los rudimentos del violín.
En resumen Sarasate se creó así mismo,Don Jacinto el padre de Arturo Campión fue testigo de ello.

Va a París al Conservatorio de Música y Declamación,el día 8 de Diciembre de 1857 tuvo lugar la pública y solemne distribución de premios,como delegado del gobierno Mr. Blanche,secretario general del Ministerio de Estado.Acompañado de algunos funcionarios públicos y teniendo a su lado al compositor de música Hauber,director del Conservatorio y rodeado de los demás profesores.
Allí estaba Sarasate un chavalito de apenas catorce años, que había sobresalido en los exámenes de entre todos los alumnos.

El efecto que produjo en el mundo musical de París fue muy grande,podemos ver algunos comentarios:
La Gaceta Musical de París:No solo ha correspondido a lo que el público esperaba de él,sino que ha sobrepasado todas las espectativas-
Ha tocado con la habilidad de un maestro consumado.
Otra revista parisina:La fantasía compuesta por Mr. Alard y tocada por "Le jeune pettit garçon" Martín Sarasate discípulo de Alard y de una estatura que no pasa del tamaño de su violín.
Para él han sido todos los honores del concierto,tres veces se le ha ovacionado al niño y otras tantas veces le vemos sacarle "a viva fuerza" al escenario.Hemos visto lágrimas de emoción en sus ojos,es un instrumentista con gran afinación y pureza de sonido.
Raya tan alto la parte "Cantabile"como venciendo la mayoría de las dificultades.Cuando le hemos visto ejecutar los "Stacati" y "Sbalzi" con una limpieza y rapidez extraordinaria.
Sarasate de joven
Mi agradecimiento:
Archivo y Hemeroteca de la Diputación Foral de Bizkaia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada